las12

Viernes, 3 de enero de 2014

WWW

Cocínate a ti misma

A partir de recetas simples, sanas, caseras, riquísimas y originales, Natalia Kiako, cocinera aficionada y autodidacta, inspira y anima desde su blog Kiako, The Cook a volver a disfrutar de la comida y a comprender la importancia de preparar nuestros propios alimentos.

 Por Malena Rey

¿Cómo disfrutar del placer de cocinar y comer bien cuando al final del día, con el cansancio a cuestas, tenemos que usar las pocas energías que nos quedan al servicio del hambre que tenemos, o de la familia que hay que alimentar? Pues bien, parece que una de nosotras tiene algo que demostrarnos: Natalia Kiako, licenciada en Letras y agente de promoción cultural, apostó por un pequeño proyecto que dos años después es casi ineludible para aquellas que buscamos alimentarnos bien y comer rico sin que se nos vaya la vida en eso. Su blog, Kiako, the Cook, conjuga excelentes recetas –fáciles, con pocos ingredientes, sin azúcar ni harina blanca–, con una escritura juguetona, desafiante, que logra sus objetivos: arengar, entusiasmar, y que logres encontrar ese momento para cocinar, sintiendo que, si lo puede hacer ella, también podés hacerlo vos.

La historia de Natalia y las recetas se remonta a los sabores maternos, entre la cocina judía y la turca, y se encauza con la idea de abandonar el perfil Doña Petrona de lo frito y lo pesado para comer más sano. Luego de un breve paso por la alimentación macrobiótica y sus restricciones, que le sirvieron como campo de maniobras para probar nuevos ingredientes y combinaciones, lo que cocinaba “estaba para la foto”. Y de las fotos al blog hubo un solo paso. Y un gran salto, porque ahora la emociona que muchísimas personas le manden las fotos de sus propias recetas recreadas, y que 42 mil seguidores lean desde lugares remotos sus actualizaciones.

Y aquí hay que hacer un importante paréntesis para referirse a la escritura de Kiako, porque el tono y el registro de sus recetas es clave para bajar a la tierra platos que pueden sonar difíciles, como los hongos portobello rellenos, los riquísimos bollos de mijo, el porridge de avena y los helados. Nada de secretos: lo que Natalia va probando lo transmite de una forma tan amena y divertida que lo más fácil es inspirarse con su experiencia y querer replicarla. Reconociéndose completamente autodidacta, observadora y curiosa, es un ejemplo clarísimo de cómo se puede llevar el hazlo-tú-misma a un buen puerto, sin presumir ni creerse la gran chef, en un momento en que la “experiencia gourmet” está tan sobrevaluada, sino acercando sus saberes para que todos podamos apropiarnos de ellos.

“Siento que hay algo muy especial en nuestra generación: nuestras madres son las que marcaron un corte al salir de la cocina, al salir de la máquina de coser y trabajar fuera de casa, y se los agradezco profundamente. Pero hay también un trabajo en todas nosotras que somos más jóvenes de volver a hacerlo por gusto y con ganas. Reconectar con esas experiencias artesanales no desde el lugar de la tarea doméstica, sino pensando que también puede ser expresivo y artístico. Después de trabajar mucho, ponerme a cocinar algo rico me conecta con lo manual, con lo intuitivo, y es muy importante para mí”, dice convencida. Y posicionada en relación con la alimentación saludable, no baja línea ni milita el vegetarianismo ni el veganismo, aunque en su blog haya gran cantidad de este tipo de recetas, así como entradas dedicadas a cómo comprar en el Barrio Chino (sin perderse en el intento). De lo que se trata para Natalia es de reflexionar sobre la importancia de cocinar nuestros propios alimentos, de dedicarnos ese momento con resultados tan gratificantes: “Estamos muy convencidos de que no hay tiempo para cocinar y no es tan así. No tardás tanto. Además, preparando tu propio alimento le hacés al mundo un bien importante: cortás una cadena de intermediarios que gasta recursos y dinero. La gente siente mucho respeto por la cocina, a veces demasiado, quizá por la moda gourmet, o por los canales de cocina, que generan distancia. Lo que yo hago es sencillo, lo puede hacer cualquiera, Y mi idea es que cambien mis recetas: no quiero que me sigan al pie de la letra”. Coma y comente.

Para buscar las recetas, visitar kiakocooks.tumblr.com o www.facebook.com/kiako-cooks

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Catalina Bartolome
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.