las12

Viernes, 16 de mayo de 2014

ESCENAS

El interior también existe

Un concurso de poesía interzonal se convierte en campo de batalla. La palabra, la identidad y la reivindicación de un arte no menor en El origen, de Silvia Gómez Giusto.

 Por Carolina Selicki Acevedo

Un grupo de vecinos de la pequeña localidad de Verónica (pero que podría ser cualquier otra) está reunido en el club. Tienen un sueño: ganar el concurso de poesía interzonal, pero quedan pocos días y aún no logran resolver quién será el que represente al pueblo. El primer conflicto se instala y será Chicha (gran interpretación de Vanesa Weimberg) quien intentará resolverlo imponiendo a su hijo Pablito (Agustín Daulte) a cualquier precio. La obra aborda con ironía y momentos más dramáticos la búsqueda de reconocimiento del pueblo (que no deja de ser identitaria) por parte de localidades vecinas y profundiza en los secretos de siete miembros de esta comunidad rural, que confirmarán que hay mucha tierra escondida bajo la alfombra.

El origen va por su segunda temporada en El Portón de Sánchez, bajo la dirección y dramaturgia de Silvia Gómez Giusto (formada también en danza contemporánea y clásica. Anteriormente llevó a escena Irreal (2010/2011), actuó en numerosas obras teatrales, coreográficas, en cine y TV. Es curadora y productora artística del Festival Ciudanza desde 2009). “La idea surgió en un taller de Javier Daulte. Comencé relacionando un texto breve con mi experiencia como declamadora (en Pringles con Arturo Carrera y Vivi Tellas) y la corta estadía que tuve en Verónica, donde encontré un contraste muy notorio con la vida en ciudades como Capital Federal. Además, yo venía de acompañar a mi esposo en la ruta del arquitecto Francisco de Salamone, por distintas localidades, que resultó de gran ayuda para trazar un mapa. La intención fue representar la intimidad de un pueblo y su construcción de identidad, intentando alejarme del prejuicio. Así, aparecen las instituciones y las voces variadas que conforman el grupo y que reivindican la poesía, género que en los últimos años volvió a emerger.”

El carnicero Abel (Rafael Solano); Orly, un empleado bancario con problemas de dicción y timidez (Diego Brizuela); Inés (Lisette García Grau), ama de casa y madre que carga con la mirada constante de su esposo; Beatriz (Viviana Vázquez), acusada de un amor con otra mujer, y Sere (Lucía Villanueva), la joven que animará más allá del concurso a Pablito. Cada uno tendrá su momento para que la luz se pose sobre él. El club los oprime como el pueblo, también sus ocultamientos. Chicha está decidida a ganar, lo necesita. Para ella la poesía eleva el espíritu, quién dice que no pueda elevar a Verónica, sacarlos de la pérdida de ganado o cosechas, de la resignación. Ve a su hijo como su prolongación y le otorga el honor de recitar un poema de su autoría. Este no tiene mucha habilidad, pero no tiene margen para desobedecer.

La obra funciona como una gran construcción poética –compuesta de equívocos–. Entre los poemas falsos circula un fragmento del escritor Pedro Mairal. Con buenas actuaciones y pequeños momentos donde se luce el trabajo corporal y coreográfico, el espacio es también protagonista. Todo transcurre entre esas paredes. Los sonidos externos apenas se oyen. Todo invita al acercamiento, a la intimidad. Gómez Giusto rescata la declamación, considerada desde sus inicios un arte que busca cautivar al auditorio y donde la rítmica, el tono y la interpretación son fundamentales. “Siempre se lo relacionó más con las mujeres, por eso decidí invertir la situación y que sean los hombres los que declamen”, resalta la directora y a su vez se pregunta: “¿Qué significa el hecho de ganar para los personajes? ¿Implica un cambio real? Los más jóvenes son los más alejados de esta competencia voraz. ¿Decidirán cortar con el supuesto destino, alejarse del origen?”. La palabra en primer plano. Al comienzo a través de la poesía, luego con situaciones límite que irá atravesando cada uno hasta convertirse en una masa que es conducida y amenazada y finalmente, no les quedará más remedio que la confesión, otro de los resabios de una religiosidad que se respira en cada rincón, pero que no exime del pecado. El silencio es castigado. La libertad sólo será para los que se atrevan a verbalizar, a expresar sus verdades y deseos.

El origen. Viernes a las 20.30 en El Portón de Sánchez, Sánchez de Bustamante 1034. Reservas: 4863-2848. Entrada: $90 Descuentos a jubilados y estudiantes.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared