las12

Viernes, 13 de junio de 2014

EL MEGAFONO

Las mujeres con VIH tenemos derecho a decidir si queremos ser madres

 Por María Eugenia Gilligan *

Carina no sabe muy bien en qué momento le dieron ganas de ser madre. Pero como hacía tres años que estaba en pareja y se sentía bien, quiso empezar a pensar en el proyecto de una familia. Decidió ir a ver a su médico, ya que vive con VIH desde hace un tiempo. Lo que pretendía ser una consulta para algo que le generaba felicidad se convirtió en una sesión de maltrato. El médico no sólo no le informó el modo en el que podía tener su bebé sin transmitirle el virus, sino que le cuestionó la decisión de ser madre.

No es un caso aislado. De acuerdo con los resultados del estudio “Caracterización de las mujeres recientemente diagnosticadas con VIH en la Argentina”, en el que se entrevistó a 465 mujeres de todo el país en 2012, más de 100 percibieron una actitud poco favorable por parte del médico consultado al manifestar su deseo de ser madres. El 35 por ciento de las mujeres con VIH en edad fértil tiene claros deseos de ser madre. Además, sólo al 11 por ciento de las entrevistadas se les sugirió hacer una consulta sobre salud sexual y/o planificación familiar.

Por estas y otras cuestiones, en la Argentina todavía nacen todos los años al menos 100 niños y niñas con VIH y el número viene en aumento. En la actualidad, una mujer con VIH puede tener hijos sin transmitirle el virus a su bebé, haciendo el tratamiento gratuito y los controles durante el embarazo, parto y lactancia.

En 2001 se sancionó la ley 25.543 para obligar a todos los médicos a ofrecer el test de VIH a las embarazadas, con consentimiento expreso e informado. Si bien esta política tuvo un fuerte impacto en la baja de la transmisión vertical, hoy es necesario redoblar esfuerzos, ya que se están produciendo nuevos casos.

Desde hace dos años, en los hospitales y la sede central de la Red Argentina de Mujeres Viviendo con VIH-sida recibimos a mujeres que adquirieron el virus durante la lactancia y se lo transmitieron a sus bebés por esta vía. Sería muy importante que los médicos citaran a las parejas de las mujeres embarazadas para explicarles la necesidad de realizarles el test de VIH a ellos también.

Las mujeres somos mucho más vulnerables a adquirir el VIH que los hombres por cuestiones que tienen que ver con el género, la desigualdad cultural que existe entre hombres y mujeres. Para muchas mujeres, negociar el uso del preservativo con sus parejas es imposible por diversos motivos y, por lo tanto, se encuentran expuestas a adquirir infecciones de transmisión sexual.

Las mujeres con VIH tenemos los mismos derechos que cualquier otra a tener hijos o no tenerlos, y ésta es una decisión que tomamos nosotras; sólo necesitamos el acompañamiento de los equipos de salud, que no seamos discriminadas, que no se ejerza la violencia institucional al decirle a una mujer como Carina que no va a poder tener hijos, ya que estas conductas son las que expulsan a las personas de los servicios de salud.

* Integrante de la Red Argentina de Mujeres con VIH-sida.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.