las12

Viernes, 29 de agosto de 2014

PANTALLA PLANA

Radio Bangkok

La ficción de Sebastián Ortega se zambulle en el mundo del rock de ayer, de hoy y de siempre en clave de pasado más sincero y con una fe casi adolescente en el amor.

 Por Marina Yuszczuk

Los noventa son los nuevos ochenta: con un verano del ’92 como paraíso perdido (y de paso, ¿en qué momento los noventa se volvieron pasado? Dios, ¡estamos viejos!), la historia de Viudas e hijos del rock and roll arranca con un amor nacido al calor de las fogatas nocturnas y el espíritu “rockero” de unas vacaciones en Villa Gesell. Mucha campera de jean, mucho shorcito y zapatillas de lona, mucho idealismo adolescente y aires rollingas marcaron el comienzo del idilio entre Miranda (Paola Barrientos) y Diego (Damián de Santo), dos adultos disfrazados de algún estereotipo difuso de época que sin embargo, cuando logran un momento de intimidad o se dejan llevar por la cursilería, son bastante encantadores. Miranda y Diego, los protagonistas de la nueva ficción de Underground (Telefe) se conocieron y se enamoraron en la playa, pero como todo verano tiene fin, ella lo despidió en la terminal al grito de “¡Te amooo, boludoooo!”, y con la promesa de volver a encontrarse en Buenos Aires. Es que los chicos (digamos) no tuvieron mejor idea que tatuarse unos obeliscos y arreglar una cita en el corazón del turismo porteño al mejor estilo Antes del amanecer, en la que por supuesto se desencontraron. Ella esperó bajo la lluvia, él no llegó a entregarle el compilado que le había grabado en un cassette con la foto de los dos como portada, y ahí se terminó la juventud para Miranda: no más creer en el amor, no más rock ni canciones llenas de mentiras.

Esa misma noche Miranda conoció al niño bien con el que formaría una familia acomodada (Juan Minujín), la clásica de clase alta: él lleva veinte años sin salir del closet pero se calienta con los empleados del campo donde juega al polo; ella usa tacos y corte carré, y no quiere saber nada del rock ni del pasado. El rechazo, también, incluyó el desengaño con un padre que se pasó de rockero con su actitud cool y sin reglas, y se cogió a la mejor amiga de Miranda, Sandra (Julieta Ortega). El presente de Viudas e hijos empieza con la muerte de ese padre, Roby Bettini (Lalo Mir), que le dejó a Miranda una herencia indeseada de la que ella tendrá que hacerse cargo: una radio llamada Zrock, especie de meca que patrocinó a los grandes músicos de antes y que mantiene viva la llama de un pasado hermoso. Así se vio por lo menos en el velorio de Roby, en el que los Bersuit le daban a “Rasguña las piedras”, mientras Lerner y Sandra Mihanovich movían las cabezas. Después, Iván Noble le daba consejos a Diego sobre cómo colarse en el velorio, mientras Juanse cerraba con “Rock del gato”, los mozos repartían champán entre los invitados exclusivísimos y un patovica resguardaba la entrada del Edén rockero.

Después del efectivo retorno a los ochenta de Graduados, Viudas e hijos busca conectar un presente de yuppismo, cinismo y otros ismos no demasiado buenos a un pasado más sincero, y de paso reparte por acá y allá algunas reflexiones confusas pero contundentes sobre rock nacional, como para abrir el debate. Así, después de la cortina de Tan Biónica y del popurrí playero del primer capítulo, se pudo escuchar como primera canción del presente “Amigo piedra”, de El Mató a un Policía Motorizado, en el aire de Zrock. Algunos capítulos después, una locutora de esa misma estación comentó al aire que para Charly el rock nacional de ahora es una garcha y ese monumento vivo hijo de Moris que es Antonio Birabent contestó a todo pulmón y sin dudarlo que la idea le parecía una pelotudez. Fernán “Tanguito” Mirás y Damián de Santo también siguen creyendo en el rock y lo demuestran con camperas, zapatillas de lona entrados los cuarenta, y una fe casi intacta en el amor, que tendrán que poner en juego para conquistar a las hijas de Bettini mientras ellas se disputan toda una herencia rockera empresarial, y Paola Barrientos –que puede ser una gran comediante– lucha por encontrar un personaje contra el fantasma gritón y delirante de María Elena Fuseneco.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.