las12

Viernes, 6 de febrero de 2015

MUSICA

Puente

Yusa culmina sus presentaciones en Argentina y sella el vínculo que la une a gran parte de sus influencias musicales a las que les rindió homenaje en su último disco, Libro de cabecera en las tardes de café.

Por Carolina Selicki Acevedo

Yusa se ha criado frente al mar, en Buena Vista, La Habana, y es el mar el elegido como telón de fondo para sus presentaciones en nuestro país en 2015. Las ciudades de Villa Gesell y Mar del Plata son las primeras paradas de una gira que la lleva por Olavarría, La Plata, Ciudad de Buenos Aires, La Rioja, San Juan, para luego despegar hacia Francia. Se ha ganado no sólo seguidores del otro lado del océano sino también grandes lazos artísticos, como sucede con Hugo Fattoruso, Hilda Lizarazu, Raly Barrionuevo, Liliana Herrero. Previamente a sus presentaciones, Las12 pudo conversar con la artista y multiinstrumentista cubana.

Carismática, chistosa y con una puesta que más allá del excelente nivel musical logra, a través de una “pedagogía teatral”, introducir géneros de su Cuba natal y su apropiación, que va desde la fusión con el funk, el soul hasta el folklore. Arriba del escenario Yusa despliega un abanico de temas de sus discos anteriores: Yusa (2001), Breathe (2004), Haiku (2008) por Tumi Music, Yusa Vivo (2010) –Tumi Music-Vinilo Records–, del más reciente y adelanta algunos del próximo. “Es la apropiación de los géneros norteamericanos pero no mimetizados sino convertidos en la propia música cubana”, dice.

Es la primera mujer recibida de “tresera” en toda Cuba. Su especialización en el tres cubano –instrumento similar a la guitarra, con tres cuerdas– derivó de su admiración por varios musicólogos que intentaban integrar instrumentos tradicionales en la música clásica. “Yo quería hacer música como la del pianista afrocubano Chucho Valdez y Leo Brouwer, que integraban los elementos de la colonia.” En cuanto a su relación con su país natal Yusa aclara: “El país que más me gusta es Cuba y quiero verla próspera, como cuando era niña. Ahora está un poco deteriorada con el embargo que ha afectado la economía y la cultura, pero con la reapertura se abre una puerta a un momento que hace mucho debía llegar. Yo sigo viviendo allí pese a los viajes laborales, es donde produzco los discos, aunque también valoro conocer otros países. De niña escuchaba a Mercedes Sosa, León Gieco, entre otros. Mi madre es economista, aunque con estudios en Artes plásticas, y mi padre es marino mercante, sin embargo, se escuchó mucha música en casa. A los cuatro años ya tenía mi guitarra y si volviera a nacer elegiría la misma profesión. Me hace sentir libre”. Su último disco Libro de cabecera en tardes de café (2012, Yusa) nació de su camino por Argentina. “Se gestó de mi necesidad de agradecer. Es el primer disco donde las canciones son de otros y nunca lo hubiese hecho si no hubiera venido”, destaca.

2015 la encuentra “en paz”. Afirma no pensar mucho en el futuro. “Dedicarme a lo que me apasiona y ser útil a los demás es la clave. Cuando eso sucede los proyectos se hacen más grandes. En los últimos años Yusa no sólo se ha convertido en una artista sólida y mundialmente reconocida –en Latinoamérica, Francia y Japón, por nombrar algunos– sino que ha duplicado la apuesta lanzando su propio sello discográfico, Yusa Records. “De Telmary Díaz, rapera cubana, fui productora de su disco y ahora queremos presentarlo acá, además estoy trabajando con otros artistas. Convocar a los que tienen que ver con mi música será el nuevo legado. Estoy feliz de volver a Buenos Aires con el brasileño Felipe Catto. Admiro su voz, además de que es un artista muy comprometido. Después de la gira por estas tierras me voy para Europa.”

Yusa se presentará nuevamente en Café Vinilo, Gorriti 3780, el 20 de febrero. Anticipadas cafevinilo.com.ar

Más info:


yusamusic.com

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.