las12

Viernes, 26 de junio de 2015

CINE II

Recursos humanos

Reimon, la película de Rodrigo Moreno que narra el trabajo de una mujer como empleada doméstica en la casa de una pareja joven que lee El Capital.

 Por Marina Yuszczuk

“¿Quién limpia tu casa?” es una pregunta que se le podría hacer a todo el mundo y sorprenderse con las respuestas: “Mi señora”, “Yo”, “Nadie”, “La empleada doméstica”. Para esta última, una serie de denominaciones marca el mayor o menor nivel de seriedad o contacto personal que se le da al asunto, y así puede haber “muchachas”, “la chica que limpia”, “la señora que trabaja por horas”. Que puede estar en negro o en blanco, y que puede cobrar –no es lo mismo– treinta y cinco o cincuenta pesos la hora, a veces menos, a veces más. Reimon, Ramona, es una de esas mujeres que se contratan para hacer las tareas domésticas de lxs otrxs, o mejor dicho en las casas de lxs otrxs (aunque decirlo de una u otra forma cambia algo: ¿a quién le corresponden esas tareas?). Y Reimon, la película de Rodrigo Moreno que lleva su nombre, la sigue de la casa al trabajo y del trabajo a la casa para meter una púa, por intermedio de ella, en las relaciones laborales nada simples que unen a la clase media con ese ejército de personas que les cuidan lxs chicxs, les limpian las casas, les preparan la comida.

La clase alta no parece tener esos conflictos; la inferioridad de lxs empleadxs domésticxs está muy clara, el uniforme los marca como tales y les impide salir del rol incluso cuando no están haciendo nada. Pero para los de clase media es otra cosa: los empleadores de Ramona (Esteban Bigliardi y Cecilia Rainiero) son estudiantes o algo así, de ocupación algo indefinida, aunque pueden caracterizarse como treintañerxs cultxs que escuchan vinilos y leen a Marx. Y por alguna razón, ya que el tiempo libre no parece faltarles (pero la necesidad imperiosa de trabajar hizo disponible toda una multitud de personas dispuestas a contratarse por unos pocos pesos y la tentación es fuerte), reciben a Ramona algunos días a la semana para que les limpie mientras ellxs no están, o están leyendo o escuchando música. Después, le dejan la plata arriba de la mesa, porque dar la plata en la mano es demasiado concreto y a esa parte del intercambio parece que es mejor despersonalizarla.

Ramona (interpretada por Marcela Días) es silenciosa y discreta, y ellos son amables con ella: le comentan lo rica que le salió la comida, le ofrecen la ropa que ya no usan más, o incluso el patrón, en piyama, la saca a bailar unos pasos que ella sigue con todo el torbellino de la duda que le endurece el cuerpo: ¿puedo bailar con el patrón o no puedo?, ¿tengo que bailar?, ¿es parte de mi trabajo?, ¿si le digo que no se enojará?, parece decir el cuerpo tieso de Ramona, ese mismo cuerpo que se libera cuando ellos no están, se acomoda en un sillón, pone música. Marcela Días es Ramona y por ella Reimon excede sus propias premisas de plantear las relaciones laborales entre patrones y empleadxs a través de El capital de Marx, del que Bigliardi y Rainiero leen fragmentos, para llenarse de misterio. Porque perseguir a Ramona con una cámara desde el centro hasta Constitución, y del tren que la lleva a Florencio Varela hasta la casa, o acompañarla a caminar esas cuadras del conurbano por las que pasea al perro, no explica nada. A lo sumo, registra el impacto físico de la presencia de lxs patrones, de la ciudad, de la cercanía con la familia, en el cuerpo de Ramona, que es morocha y esbelta y no deja de estar llena de pequeños detalles excéntricos: va a todas partes con sombrero, escucha en la casa la misma música que pone en la de sus patrones, casi nunca dice nada y hace que la película levante vuelo, de verdad, como un pájaro magnífico, cuando la cotidianidad de una autopista mirada por sus ojos ficcionales se vuelve música junto con la música que ella está escuchando. Reimon tiene aires de ensayo, de estudio, pero lo mejor que tiene es el contraste de sus planteos con una protagonista que con su sola presencia se les resiste.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.