las12

Viernes, 26 de junio de 2015

Ellas contra los dinosaurios

INTERNACIONALES Un aire nuevo se respira luego de las últimas elecciones municipales del Estado español el 24 de mayo pasado. Es que a la derrota de la derecha más conservadora y también la más neoliberal en las elecciones municipales y autonómicas se suman las nuevas representaciones ganadas por mujeres, algunas ya posicionadas en la esfera pública, que ratifican su espacio ganado, y otras que desde nuevas prácticas se han empoderado desde lo colectivo.

 Por Nancy Garín

Desde Barcelona

La participación de las mujeres en la esfera pública no es nueva pero sí trabajosa en términos de cupos y muchas veces en las prácticas diarias que convierten su tarea en más ardua que para sus pares varones. Vale recordar el episodio reciente de Camila Vallejo en Chile, criticada por llevar a su beba a las sesiones parlamentarias, o la lupa constante que se levanta sobre los “looks” de ellas a la hora de aparecer públicamente.

En España, la entrada de numerosas mujeres a cargos de elección popular ha habilitado, además de poner en la agenda temas de género, el debilitamiento de la derecha y el conservadurismo, así como también las viejas formas de pensar la política. Nombres como los de Ada Colau, Manuela Carmena, Mónica Oltra, Paulina Ezquerra, Ysabel Torralbo, Victoria Rodríguez, entre otras, se desmarcan con una fuerza que hace pensar que una nueva manera de hacer política es posible.

Las elecciones municipales han sido un vuelco de timón interesante e inesperado y muestran una arista de lo que posiblemente pueda suceder en las próximas elecciones parlamentarias y las presidenciales que se realizarán en diciembre. Uno de los factores que se toman en los análisis de politólogos es que hay un renacer de la política y que eso se evidencia en que muchos de lxs anteriores desencantadxs hoy han expresado su posición a través de nuevas alternativas.

Si bien los porcentajes de participación no han sido superiores a las de elecciones pasadas (65 por ciento), la tendencia de anulación o voto en blanco sí cambió. Las encuestas de las semanas anteriores a las elecciones ya daban indicios de una importante caída de los dos partidos tradicionales (PP y PSOE), y con ellos el bipartidismo reinante durante todo el posfranquismo. Por primera vez en décadas tenían frente a sí una gama de posibilidades políticas nacidas del avance de la confluencia ciudadanista y de la izquierda.

Los resultados fueron mucho más allá de lo esperado, abriendo un nuevo ciclo en la lucha política española y la posibilidad de instalar desde espacios de poder debates tan fundamentales como el poder ciudadano, las desigualdades en relación a las minorías y por supuesto las reivindicaciones sobre los derechos de la mujer y lxs migrantes, un tema con una fuerte carga política que genera inquietud en Europa.

Madrid y la Manuela

Madrid es la capital del Estado español y por lo tanto todo lo que ocurre allí se transforma en un espejo del resto del país. Por esto tiene suma relevancia quién esté a la cabeza de su alcaldía. Aunque hasta el momento el timón lo llevaba una mujer, sus políticas no fueron proderechos de los sectores más afectados por la crisis y la desigualdad, entre ellos las mujeres.

La aparición, hace unos meses, de Manuela Carmena (1944), abogada laborista y jueza, fue un respiro que inyectó a los madrileños un optimismo inusitado. Hoy, con un pacto que suma a todas las fuerzas de izquierda y el PSOE, se prepara para asumir la alcaldía de la capital española. Miembro del Partido Comunista de España por varios años, durante la dictadura de Franco se dedicó a la defensoría de trabajadores y presxs políticxs.

Como jueza recibió el Premio Nacional de Derechos Humanos en 1986 y en los ’90 funda la Asociación Jueces para la Democracia. Además es presidenta relatora para el trabajo de Naciones Unidas sobre Detención Arbitraria. Comenzó su candidatura a pocos meses de las elecciones, como representante de Ahora Madrid (Podemos y Ganemos Madrid), obteniendo el 63 por ciento de votos en las primarias. Rápidamente, tanto su nombre como su imagen comenzaron a recorrer las redes y los espacios sociales que vieron en ella la contrincante ideal frente a la imagen autoritaria de la alcaldesa del Partido Popular, Esperanza Aguirre. Miles de imágenes plagaron las redes sociales, las calles, las paredes que numerosxs artistas visuales y diseñadores desarrollaron para configurar el imaginario que Manuela era capaz de potenciar. La mujer que no tiene coche, sino que viaja en trasporte público o en bicicleta, que le gusta cocinar magdalenas para regalar a sus más queridxs como una forma de evitar el “consumo” inútil, luce con sencillez pero no se deja doblegar ni manipular, incluso por quienes forman parte de su propio grupo político.

Su apuesta ciudadanista se resume en el programa que busca frenar los desahucios y desalojos, garantizar soluciones habitacionales, parar la privatización de los servicios públicos, la externalización de servicios municipales a grandes empresas y la venta de patrimonio público; garantizar los suministros básicos (luz y agua) a los que no puedan pagar, garantizar el acceso a la salud y lograr un plan urgente de inserción laboral de jóvenes y desocupados.

La gran vencedora

El perfil de la recién elegida alcaldesa de Barcelona Ada Colau es muy diferente al de Manuela Carmena, aunque las une la misma apuesta “ciudadanista y desde abajo”.

Ada Colau Ballano (Barcelona, 1974) se crió en un ambiente de barrio que ha marcado su trabajo político y su vida. Madre de un niño de 4 años, junto a su pareja Adrià Alemany comparten también la militancia.

Estudió filosofía y su carrera política no ha sido “convencional”, así como la propia fuerza que hoy la ha llevado a ser la primera alcaldesa de Barcelona. Porque aunque Barcelona figura en la historia política de España como una ciudad progresista, jamás una mujer había accedido a la alcaldía.

Ella misma se declara una activista y sus comienzos se remontan a las grandes movilizaciones contra la Guerra del Golfo y las realizadas contra el Banco Mundial. Le siguió su participación en espacios como Miles de Viviendas o Espai Social Magdalenas. Vinculada a diferentes espacios del movimiento okupa, en el 2006 participó del Movimiento por una Vivienda Digna en España, así como el Taller contra la Violencia Inmobiliaria. La crisis económica y la explosión de la llamada “burbuja inmobiliaria” en todo el Estado español llevó a miles de familias y ciudadanos a quedar sin trabajo y perder su vivienda, al no poder pagar las hipotecas en manos de los bancos. Frente a esta situación, en el 2009 nace Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), de la cual Ada Colau es una de las fundadoras. El trabajo de la PAH se extendió por todo el Estado español, así como la campaña activa Stop Desahucios. Ada participó del Movimiento 15M en Barcelona, sumándose al amplio movimiento social que recorrió España y ganando mucha visibilidad.

Todo este trabajo la llevó a ser la candidata natural del conglomerado En Comu, compuesto por varias fuerzas políticas y ciudadanas, para alcaldesa de Barcelona y llegar por fin a ese cargo.

Prostitutas a la alcaldía

Cataluña, y especialmente Barcelona, fueron dos de los espacios más disputados de estas elecciones municipales. El protagonismo de las mujeres no sólo estuvo de la mano de Ada Colau, sino de numerosas otras que lograron espacios de representación local dentro de la alcaldía de la capital catalana.

La argentina nacionalizada española Paulina Ezquerra ha sido una de ellas, que junto a la lista de la CUP (Candidatura de d’Unitat Popular) como representante de su colectivo Prostitutas Indignadas logró por primera vez el puesto de consellera para una trabajadora sexual.

Nacida en Buenos Aires, su historia política y de activista se remonta a su llegada a Barcelona, a fines de los ’90, cuando intentó realizar un nuevo camino que la alejara del trabajo sexual. Sin embargo, en 2005 es invitada a participar en un Encuentro de Trabajo Sexual en Bélgica, donde descubre la potencia de los discursos de Laura Agustín, investigadora feminista que borró del todo la postura abolicionista respecto de la prostitución que hasta ese momento tenía.

Más adelante participará en la asociación Genera, espacio de lucha permanente por los derechos de las mujeres. De la mano de Clarisa Velocci, también argentina, activista de las trabajadoras sexuales, pelearán contra la Ley Cívica de Barcelona, que logra afectar las libertades civiles en el espacio público en pro de “mejorar la ciudad” para atraer mayores inversiones.

De este recorrido nace Prostitutas Indignadas, un espacio desde donde se lucha por los derechos de las trabajadoras sexuales. Ezquerra afirma convencida que los cambios son fundamentales, sobre todo los que tienen que ver con desarrollar discusiones cívicas en torno de los problemas que producen la marginalidad, la exclusión y el maltrato. “Para lograr empoderarse es fundamental dar voz a todas esas compañeras que no la tienen.”

Prostitutas Indignadas decidió ir a las elecciones municipales aceptando la invitación de la CUP de formar parte de su lista. Por decisión asamblearia, Paulina fue la candidata y –para sorpresa de todos– la CUP no sólo logró mantener su representación anterior, sino que triplicó su número de representantes llevándola a ser conseller por el barrio de Ciudad Vella, el más central de los distritos de la ciudad de Barcelona y donde se concentra el turismo, la especulación inmobiliaria, la gentrificación y, claro está, los espacios donde se desarrolla la actividad de las trabajadoras sexuales.

Ganemos Málaga

El triunfo de la activista Ysabel Torralbo fue un reconocimiento a su permanente trabajo social en Málaga. En este municipio la primacía del Partido Popular se había mantenido intacta durante las últimas décadas, como en muchas de las ciudades y provincias del sur. Sin embargo, en estas municipales hubo cambios a través de Ganemos Málaga (Equo y Podemos) con Ysabel al frente. Del activismo y el trabajo en la calle nace el liderazgo de esta abogada de profesión, que a los 43 años, al igual que varias de las ya mencionadas, ganó en las urnas con casi un 40 por ciento de la votación, presidiendo una lista que contó con al menos dos mujeres más. Portavoz desde los comienzos de Ganemos Málaga, su trayectoria está vinculada con espacios como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (La PHA) y su trabajo en iniciativas sociales como el centro social La Casa Invisible, donde trabajó en numerosas iniciativas de cultura libre, cultura haker y nuevas tecnologías, así como varios festivales culturales.

Es posible que su perfil marcadamente social, lejos de los desprestigiados “profesionales” de la política, haya sido su mejor carta de presentación para una ciudadanía cansada de la corrupción y la escasa transparencia.

Recuperar la Navarra de todxs

Uxue Barkos Berruezo será la nueva presidenta del gobierno de Navarra si los pactos de todas las fuerzas progresistas lo permiten. Diputada en el Congreso desde 2004, también ha sido portavoz de Nafarroa Bai (Navarra Sí) en el Ayuntamiento de Pamplona desde 2007 hasta 2011. Desde septiembre de 2011 lidera la asociación Zabaltzen (Extender en Euskera) y fue parte de Geroa Bai, coalición por la que fue elegida diputada ese mismo año y con la que hoy llega a la presidencia del gobierno Navarro.

Es licenciada en Ciencias de la Información y ha trabajado como locutora en varios canales de televisión estatal y local, así como en varios medios escritos en el ámbito local.

Uxue Barkos ha sido una diputada tremendamente activa. Su actuación en la promoción del euskera en Navarra, las políticas sociales de esta comunidad y su preocupación por sostener negociaciones permanentes dentro del conflicto vasco han sido sus banderas, generando críticas entre los nacionalistas de derecha como en sectores más radicales del independentismo vasco. “Recuperar la Navarra de todos y todas” fue la línea de su campaña para las elecciones municipales. No estuvo exenta de ataques de la oposición que la acusaron de “usar su enfermedad”, un cáncer de mamas que le detectaron en 2011, para hacer campaña. Pero lo cierto es que su promesa de trabajar en la recuperación de la soberanía fiscal, social e incluso energética de Navarra logró destronar al UPN (Unión del Pueblo Navarro) luego de 19 años de reinado.

ADA COLAU

Compartir: 

Twitter
 

MANUELA CARMENA
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.