las12

Viernes, 12 de noviembre de 2004

CONSEJITOS DE MARU BON BON

De cómo una buena autoestima deriva en cosas buenas

Chicas, chicos, estimados/as, queridísimas/os/es, sépanlo desde el vamos: ¡Quien no sepa mirarse con amor mal puede recibir lo propio de terceros/as/es! Mucho menos de segundos/as o múltiples/os. Pues ya lo dice la máxima que nuestro buen señor don José SM nos ha heredado: primero lo primero y después en bolas y a los gritos, siempre que esto/a sea necesario, prudente o gustoso/a ¿y qué es lo primero/a? pues ámate a ti misma/e/o y verás cómo el resto se aviene a compartir ese lindo sentimiento. Pero, ya lo sé, que no soy tonta, no siempre esto/a es sencillo, aunque lo será si Uds. tienen en cuenta algunas cosillas:

1. Sitúe el espejo donde mejor le convenga: ¿Qué es esa desagradable manía de estar poniendo el ojo donde no entran balas? ¿Que ese lunar está mal puesto por madre naturaleza? ¿Que tal protuberancia quedaría mejor en otro lugar y no donde aparece en el espejo? Pues no mire donde no hay que mirar y haga foco en esos detalles de los que siempre se ha sentido orgulloso/a. Hay, siempre hay una/o.

2. Pregunte lo que no sabe: Autoestima no es soberbia, mis queridísimos/as. Téngalo en cuenta a la hora de buscar algún alimento para su hambre de autovaloración. Alguien habrá por allí que tenga de Ud. un recuerdo imborrable, una marca indeleble, cuando menos una cicatriz que seguramente hablará de eso que Ud. debería saber para estar contenta/o de sí. Sí, las madres valen a este efecto, y hasta los hijos/as, siempre que sean menores de diez años –los/las mayores dicen cosas horribles–, o bien acaben de recibir un regalo.

3. Recurra a aquel/lla camisa blanca y/o vestidito negro: ¿La ropa no le sienta? ¿Se ha sentado Ud. sobre sus prendas? ¿Alguien más lo ha hecho? ¿Ha quedado/a atascada/o en el probador? ¡no importa! Nada mejor que los básicos para devolver esa seguridad que queda tan bien en los propios ojos. Este consejo es aplicable a ropa interior, y hasta esa manera particular que tiene Ud. para enroscarse la sábana y que queda tan sugestivo.

4. ¡Amese más de lo que ama al/la próxima/o!: Y no estamos hablando de metáforas sino de esas lindas artimañas que la experiencia dona para que cualquier experiencia sea dichosa. No tema poner los deditos ahí, no se sienta mal por ese artero tirón del enchufe que por fin hace la noche en donde todos/as los/as gatas/os son como una/o las quiere. Sepa que quien no sabe darse lo que merece mal puede dárselo a otro/a/e. Y lo que no consigue ¡cómprelo hecho! Que la gente bien pagada sabe mentir como a una/o le gusta.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.