las12

Viernes, 28 de enero de 2005

CONSEJITOS DE MARU BON BON

Deje que el azar decida sobre eso que Ud. no puede

Amiguito/a/s! ¡Querídisimas/os/es! ¡Cositas lindas todos y todas aunque estos ojos míos no puedan contemplar el paisaje de sus bonitos/as rostros/caras! Por si no lo habían notado, el verano ha estallado y con él su fiebre de azares y coincidencias, de jugadores/as empedernidas/os y de los/las otr/os/as. Y es que lo sé de cierto, no hay cómo resistirse a las tentaciones, más cuando éstas se presentan en días de reposo y poca meditación. ¿Y por qué habría que negarse?, ¿eh? Hay juegos para los que no se necesita monto mínimo sino ánimo máximo y es de esos de los que nos ocuparemos a continuación:
El as de espadas: Se trata de un ejemplar humano proclive a los cortes de plano, agresivo/a, siempre dispuesto por lo noble de sus materiales (que no se ha visto hasta ahora derretirse al bronce bajo el calor del verano) y con aires de ganador/a. A su embate se responderá ofreciendo buenas tajadas de las que sacar jamón y estuches ajustados como vainas. ¿Y hará las veces de ancho/a? Sólo distribuya las cartas y ¡que el azar decida!
El as de oro: También conocido como culo sucio, este espécimen debe convencerse –es un juego, che– de todo lo que tienen para dar sus dos caras. De frente o de espaldas, adelante o atrás, lo que relumbra es oro y si no, qué importa, alcanza con que el/la/lo susodicha/etc se crea lo suficientemente valioso/a/uf/e como para echarse a rodar y que Ud. persiga. ¿contraseña? Uno/a le quita cartas al/la otra/o y forma pares, como el as de espada ya lo retiramos, quien quede con el de oro ¡pues será reversible!
Ancho de bastos: Particular espécimen de cualquier género, dado/a al juego rudo –ay, amiguetes, siempre hay que volver sobre el punto porque hay puntos que se pierden y creen que de verdad tienen que ser rudos–, las pocas palabras e incluso la torpeza. Se lo/la reconoce fácil porque hace pareja con la copa, aunque no se recomienda la inmersión, que para que este basto tenga algo de florido es necesario que por lo menos le quede la conciencia.
Copas para todis: Esta baraja dada al jolgorio, los baños de espuma, la burbuja y el chapoteo es signo de todo lo que acabo de enumerar. ¡Sea feliz si es agraciado/a con esta bendición que después de dos o tres lo que estaba cerrado se abre aun cuando haya bastos de pronto convertidos en arbustos. Al menos le queda a UD. el placer de haber bebido, de haber probado y por qué no, de haber chupado. ¡Salud!

Compartir: 

Twitter
 

Habiendo tantos lugares donde guardar un as, ¿por qué tiene que ser en la manga?
 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.