las12

Viernes, 15 de diciembre de 2006

MONDO FISHON

Celebraciones en veredas elegantes

 Por Victoria Lescano

Desde hace una década la diseñadora Aída Sirinian acostumbra trabajar en diseños de ropa de noche y novias desde ateliers puertas adentro, y el último jueves celebró un cambio en sus costumbres con la apertura de su primer local situado en Gorriti 5868, cuya vidriera exhibe un vestido verde esmeralda con capas y pompones junto a un cisne de murano, y en los percheros, una vasta producción de vestidos y básicos inspirados en trajes de noche del archivo de diseño propio.

El festejo, que no tuvo gestiones de grupos de rr.pp. pero sí auspicio de la revista consagrada a vinos El Conocedor, contó, junto a un centro de mesa con jazmines y perlas bordados por las costureras de su equipo, con delicias armenias. En la vereda y en las diversas salas se reunieron los amigos de Aída, pero también usuarias de sus vestidos para bodas y cocktails.

El interiorismo de tienda elegante y con prendas más bajadas al uso cotidiano se extendió a un showroom con chaise longue incluida, una alfombra antique en rosa y verde, y un sitio rara avis codiciado por los asistentes al festejo, el salón dedicado a los trajes de novia a medida con apariencia de tocador chiquérrimo (contiene antiguos espejos art déco, silloncitos, cortinas de sublime caída) que exhibe telas y muestrario de posible trajes para bodas.

“El proyecto tiene mucho que ver con mis abuelos maternos, quienes eran anticuarios y cuya casa estaba llena de objetos con mucha historia. La caja de vidriera en madera de petiribí es una reproducción de una vidriera de farmacia antigua del barrio que me fascinaba y con la arquitecta Laura Kelly logramos que se convierta en algo que parece que hubiera estado ahí desde hace tiempo”, contaba Sirinian a los presentes, mientras Bomba, su perro bulldog negro, se subía a un taxi, cansado del festín y ansioso por marcharse a su casa.

El martes, otra vereda, la de la calle Parera 157, y la de los edificios chetos de los aledaños devino pista de festejo para la firma Ay not dead, que inauguró su segundo local.

Noel y Diego Romero y Angie Chevallier, creadores de la marca, brindaban con el scotch premium auspiciante junto a elegantes víctimas de la moda, algunos de los músicos que suelen usar sus ropas, drag queens con súper looks y alguna vecina vedette (Graciela Alfano). El espacio diseñado por el estudio Trion (Cantón y Trivellloni) exhibe sus paredes picadas cual obra en construcción, cañerías a la vista y sistema de andamios oficiando de percheros para la colección rica en prints de cerezas, rayas y petit cuchillos. Auténtica patada a las convenciones de estilo francés que abundan en esa zona. Atentos a sus vinculaciones con el arte, los probadores son a la vez pantalla de proyección de cortos de Ruy Krigier, y en la vidriera un conejo inflable, firmado por el artista Eduardo Navarro y accionado por un secador de pelo, bailaba al ritmo de los sonidos del dj Mascarpone.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.