libero

Lunes, 26 de noviembre de 2007

FUTBOL › LANUS, UN PUNTO SEGUIDO DE ESPERANZA

Lanús, un punto seguido de esperanza

No terminó en la victoria que los hinchas esperaban, pero la derrota de Boca llenó de alegría las tribunas y el empate final no supo mal. Argentinos planteó bien el partido y el puntero no encontró los espacios para doblegarlo, pero cuando faltan dos fechas le lleva tres puntos a Tigre y cuatro a Boca.

 Por Mariano Verrina

Faltaban pocos minutos para que se concretara la derrota de Boca y todo Lanús saltaba a los gritos. No era para menos. Aquellos cabezazos de San Martín y Gómez dejaban el sueño de campeonato al alcance de la mano.

A un costado, un hombre bastante mayor continuó escuchando el final del partido en Sarandí. Con una radio de proporciones extrañas para una época en la que los mp4 se multiplican y con una musculosa granate prestó atención hasta el pitazo final de Lunati en Sarandí mientras a su lado todo era una locura.

Debía tener unos 70 años de hincha. Y en medio de tanto piberío alegre, él, que ya había visto a los Globetrotters, él, que ya había disfrutado de los Albañiles, dos generaciones de futbolistas que no pudieron coronar su juego con el premio mayor, prefirió ser cauto.

El partido empezó y Argentinos marcó presencia. En el arranque mismo, Hauche tuvo su chance, definió suave ante la salida de Bossio pero la pelota dio en el palo. “Suerte de campeón”, dijo el señor de la radio, que no habló más en toda la tarde.

El esquema de Gorosito fue flexible, dinámico pero con un par de premisas a respetar: Mercier era el encargado de tomar a Valeri, y lo corrió siempre de cerca, lo neutralizó bien sin cometerle faltas; Scotti y Caruzzo, en tanto, serían los que llevarían el difícil trabajo de aguantar al correntino Sand y también cumplieron, con forcejeos y agarradas de las camisetas de por medio. Así el equipo visitante fue cerrando los caminos de Lanús hacia Navarro.

Lo del equipo local fue bastante menos que en otras ocasiones.

Con Valeri tapado y con Acosta impreciso, el que tomó la posta fue Sebastián Blanco, que comenzaba por derecha pero rápidamente explotaba cualquier sector que estuviera libre en el frente de ataque.

Pero Lanús no encontraba los espacios, todo era confuso, enredado. El partido se iba y los hinchas se miraban sin saber bien qué hacer. Por un costado, aquel veterano de la radio dejaba la cancha. Se iba tranquilo, como había estado durante todo el juego. Así también era el mensaje que devolvían los jugadores durante todo el campeonato. Así llegaron a dónde llegaron.

En definitiva, mientras muchos sacan cuentas y miran rivales, él sabe bien –ellos lo saben también– que el próximo domingo en La Bombonera o, quién dice, dentro de un par de días ante Gimnasia, este equipo puede alcanzar la gloria, aquella a la que no llegaron Globetrotters ni Albañiles. Para eso debe estar más tranquilo que nunca, sin dejarse aturdir por tanto ruido.


Estadio: Lanús.

Arbitro: Javier Collado.

Cambios: 67m G. Pérez por Delorte (A); 77m Biglieri por Acosta (L); 80m Franco Niell por Hauche (A); 90m Romero por Pereira (A).

Compartir: 

Twitter
 

Sand intenta escapar de la marca de Scotti, que se quiere quedar con su camiseta.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.