libero

Lunes, 23 de junio de 2008

FUTBOL › RACING DEBERA JUGAR LA PROMOCION DESPUES DE CAER POR 1-0 EN UN PARTIDO QUE PUDO GANAR

Todo es historia: pasó Colón y ahora toca Belgrano

El equipo de Avellaneda necesitaba ganar en Santa Fe para evitar la Promoción frente a los cordobeses y, pese a que se quedó con 10 en la mitad del segundo tiempo, tuvo ocasiones para ganar. Sobre la hora, Rivarola –de contraataque– metió el tiro de gracia.

El resultado es mentiroso: Racing no mereció perder el partido, hasta casi podría decirse que debió ganarlo si se pone el foco en la última hora, cuando arrinconó a su rival, a pesar de haberse quedado en inferioridad numérica. Lo que no miente es la tabla de los promedios, que mandó a estos equipos al hondo bajo fondo. Si se analiza el nivel técnico que tuvo el partido, queda claro por qué Colón y Racing están donde están.

El encuentro fue malo, pero tuvo una enorme intensidad emotiva, especialmente en el último tramo, cuando Racing se lanzó con todo a la búsqueda del golcito salvador y tuvo un par de chances muy claras. Mientras Colón amagaba con un contraataque que liquidara todo, el cuadro de Llop, desarmado y desesperado, iba al ataque una y otra vez hasta que Rivarola puso el definitivo golpe de nocaut cuando se cumplían los 90 minutos reglamentarios.

Recién con el gol de Rivarola y la pitada final de Collado llegaron los gritos de desahogo de la multitud local y se apagó el aliento de los 2500 hinchas de Racing que soñaron con el gol con los centros de Maxi Moralez y el Chanchi Estévez, y vivieron como una pesadilla la falta de definición de Sava y compañía.

El partido, como quedó dicho, fue técnicamente malo, pero deben marcarse notables diferencias con lo ocurrido en el primer tiempo y en el segundo. En el primero, todos los jugadores estuvieron tensos, nerviosos, cautelosos, cuidadosos en exceso y por eso la pelota casi no salió de la zona central. A un pase impreciso, seguía una pelota voleada, un rechazo a cualquier parte, un foul y un remate apurado. Mucha marca y poco juego.

En medio de todo eso hubo un poco más de agresividad de Colón, que pudo llegar al gol con un cabezazo de Ramírez que salvó Cáceres con el arquero vencido y una excelente atajada de Martínez Gullota ante un tremendo cabezazo de Ramírez. Del otro lado, poco. Una insistente búsqueda por arriba, y un par de llegadas aisladas. El déficit principal de Racing fue su falta de imaginación para atacar, su incapacidad para enhebrar alguna jugada de peligro al llegar al área rival.

El amor propio hizo que se empezaran a disimular sus defectos. En la mitad del segundo tiempo se quedó con diez jugadores por la expulsión de Menghi (no se entendió muy bien la segunda amarilla) y duplicó entonces su esfuerzo y su vocación ofensiva. Colón, por su parte, con el oído atento a lo que ocurría en Bahía Blanca y en Jujuy, empezó a meterse atrás. El empate le servía y además contaba con la posibilidad de abrochar a Racing con un contraataque.

Las agujas del reloj empujaban cada vez más a los jugadores de Racing, que estuvieron muy cerquita con un remate de Cáceres y con un par de cabezazos de Sava. Repasadas en frío, no fueron tantas las llegadas de Racing, pero en el contexto caliente de lo que estaba en juego parecía un aluvión.

La última, la más clara, fue una jugada en la que, llegando por la izquierda, Estévez le apuntó a la cabeza de Sava que quedó solo, con tiempo para elegir el palo. Sava cabeceó fuerte y Blázquez alcanzó a meter la punta de los dedos para salvar el gol. No fue gol y ni siquiera corner, porque el árbitro marcó saque de arco. Sava se quejó de este arbitraje (y de los de todo este campeonato), pero la verdad es que falló cuando la victoria estuvo en su cabeza. Después de todo, él es sólo un eslabón más de una cadena quebrada y oxidada.

Con poco y con algo de suerte, zafó Colón. A Racing le queda una chance más: dos partidos contra Belgrano, el miércoles en Córdoba y el domingo en Avellaneda. La condena a la B está en suspenso.


Estadio: Colón.

Arbitro: Javier Collado.

Gol: 90m, Rivarola (C). Cambios: 56m, Romero (5) por Iriarte (C); 63m, Fernández por Sánchez (R); 70m, Cardetti por Gandín (C); 74m, Estévez por Shaffer (R); 78m, Carignano por Ramírez (C); 86m, Caballero por Bonet (R).

Incidencia: 69m, expulsado Menghi (R).

Compartir: 

Twitter
 

Antonio Mohamed, el entrenador de Colón, trata de contener a los jugadores luego de la caída en Santa Fe.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.