libero

Lunes, 4 de noviembre de 2002

FUTBOL › SE CALIENTA EL APERTURA

Diez claves para doce puntos

El empate de Independiente y las victorias de Boca y River le pusieron emoción al
campeonato, cuando faltan jugarse cuatro fechas. A partir de ahora se abren múltiples posibilidades, aunque el gran candidato sigue siendo el cuadro de Avellaneda.

 Por Juan José Panno

1 Independiente tiene todo a favor. El equipo del Tolo Gallego, que ha sido hasta aquí el mejor del campeonato, no sólo el que logró más puntos, no depende de los resultados de los demás y hasta puede darse el lujo de perder un partido y empatar otro y de todas maneras salir campeón. De los 12 puntos que quedan en disputa, le sobrará con conseguir 7, ya que les lleva 6 a Boca y a River. Sus rivales en los próximos partidos son éstos: Unión de local, Banfield, Boca de local y San Lorenzo. Una ventaja adicional es que Independiente va a sacar a Banfield de su cancha y casi con seguridad el partido de la 17ª fecha entre ambos se jugará en el estadio de Huracán.

2Boca está agrandado. Hace un par de semanas nadie daba dos guitas por la suerte del cuadro de Tabárez, pero las victorias ante River y Huracán, sumadas al resbalón de Independiente ante Chicago, variaron el panorama. Ayer podían escucharse encendidos pronósticos optimistas entre los hinchas que se apoyan en un eventual triunfo ante Independiente en la penúltima fecha para alimentar la ilusión del título. Boca, que tiene 30 puntos, contra los 36 de Independiente, debe jugar con: Arsenal (casi seguramente en Lanús), Talleres de local, Independiente en Avellaneda y Central en la Bombonera.

3River está vivo. Después de la derrota contra Boca parecía que River daba las hurras y se despedía del campeonato, pero se reivindicó en el clásico contra San Lorenzo y se volvió a meter en carrera, compartiendo el segundo puesto con Boca, a 6 puntos del líder. A River le falta jugar con Lanús, Gimnasia en La Plata, Olimpo y Racing en Avellaneda. Es, en teoría, el que tiene el programa de partidos más fácil entre los tres que pelean por el título. La victoria de ayer se cotiza al doble porque una derrota o un empate iban a ser tomados en la consideración general como la consecuencia de la caída de la semana anterior en el Superclásico y ya se sabe cuánto duele eso.

4Independiente les teme a las lesiones. Ante Chicago, Independiente sumó a los dos puntos perdidos un elemento más de incertidumbre por el futuro: la lesión de su máxima figura, Daniel Montenegro, quien tuvo que irse de la cancha por un esguince en el tobillo izquierdo. Una lesión similar había sufrido en un amistoso de pretemporada disputado en Salta ante el mismo rival, lo que lo obligó a jugar infiltrado las dos primeras fechas del campeonato. Habrá que ver si se recupera a tiempo para el encuentro de este fin de semana contra Unión. Desde el momento en que se retiró lesionado Montenegro, el rendimiento del equipo decayó bastante y por eso Gallego dice estar preocupado. Otro que el sábado salió lastimado es Insua, pero por un golpe y no se duda de su pronta recuperación. Mientras tanto, Serrizuela se restablece de su tendinitis, aunque no se sabe si llegará a tiempo para el cotejo con los santafesinos.

5Boca no juega bien. Le costó demasiado ganarle a Huracán, que es un equipo débil, limitado, frágil en defensa y sin mucha polenta ni variedad de recursos arriba. El 3 a 1 parece indicar que los boquenses ganaron con cierto aire, pero la verdad es que luego del 1 a 1 mostraron bastante impotencia para generar peligro y para resolver situaciones favorables que se daban como producto de la presión ejercida y la falta de solidez del adversario. Es más: sobre la mitad del segundo tiempo, el equipo de Babington tuvo un par de situaciones muy claras que pudieron cambiar la historia del partido. Si Boca navega en los mares de la confusión, como le ocurrió en una parte de su partido de ayer, no le va a resultar fácil sumar los 12 puntos que le faltan.

6River no juega bien. Le ganó ajustadamente, muy apretadito y con susto a San Lorenzo, que reservó a varios titulares para jugar en Bolivia por la semifinal de la Copa Sudamericana. Manuel Pellegrini hizo varios cambios, pero el nivel del equipo no levantó en relación con el Superclásico. La duda es saber si a River le alcanzará con jugar de esta manera para ganar los partidos que le faltan, por más fáciles que resulten a priori los rivales.

7Independiente le tiene miedo a la presión. Los números deberían darle mucha tranquilidad, pero en las instancias decisivas es cuando más influye la presión. Américo Rubén Gallego sabe muy bien que tendrá que trabajar mucho con los jugadores más jóvenes y los menos experimentados para que no se duerman en los tramos finales del campeonato. El entrenador sabe también que, más que a los rivales, hay que tenerle miedo al bajón anímico de sus propios jugadores, y en esa cuestión pondrá el acento. Lo central será hacerle entender a este grupo, que no está acostumbrado a ganar títulos precisamente, que necesita, además de ganarle a Unión, jugar bien y recuperar la confianza.

8Boca depende de demasiados resultados. Es verdad que ya estaba pensando en el campeonato que viene cuando de pronto entró un rayito de esperanza, pero lo cierto es que se tienen que dar demasiadas coincidencias para que pueda llegar al título. En el plano de las especulaciones, si se parte de una victoria ante Independiente, la cosa no parece tan difícil porque la distancia se reduciría a 3 puntos, pero Independiente deberá perder 4 puntos más y, lo que es más complicado aún, Boca está obligado a ganarle a Arsenal, Talleres y Central, y encima tiene que mirar de reojo lo que pase con River.

9 River depende de demasiados resultados. El caso de River es parecido al de Boca, pero con esta particularidad: no tiene que jugar con Independiente y por lo tanto depende menos de sí mismo. Según como se den los resultados en las próximas fechas, hasta es probable que River necesite de un empate entre Independiente y Boca para mantener sus posibilidades o, lo que sería peor para sus hinchas, podrían verse en la disyuntiva de tener que festejar goles de Boca si quieren salir campeones. La obligación primera para los de Pellegrini es ganar 12 puntos y, a partir de ahí, esperar.

10Todo es posible. Si el punto de referencia es matemático, todo es posible: que salga campeón cualquiera de los tres directamente, que dos de los tres empaten el primer puesto, que los tres empaten el primer lugar y hasta que Chacarita, que está a diez puntos, salga campeón. Sería casi un milagro, pero los números lo permiten. Para que se produzca un triple empate entre Independiente, River y Boca, tendría que suceder que Boca y River ganen todos los encuentros que restan e Independiente pierda con Boca y otro partido más. En definitiva, todo es posible; pero hay uno solo que paga dos pesos y es el gran candidato: Independiente.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.