libero

Lunes, 19 de octubre de 2009

FúTBOL › INDEPENDIENTE TODAVíA NO SE RECIBIó DE CANDIDATO

Le falta un golpe de horno

Mostró poco frente a uno de los equipos más débiles del torneo y reavivó dudas que los últimos resultados habían disimulado. Controló la pelota durante la mayor parte del partido, pero nunca supo muy bien qué hacer con ella.

 Por Daniel Guiñazú

Independiente desperdició una oportunidad más que buena de arrimarse a la punta del campeonato. Si le hubiera ganado a Chacarita, habría alcanzado a San Lorenzo en lo más alto de la tabla. Como empató un partido accesible ante un rival ordenado y empeñoso quedó más lejos de la cima de lo que le hubiera gustado y más cerca de lo que sus potencialidades le indican.

A diferencia de su victoria de hace siete días ante River, el equipo de Américo Gallego no exhibió ayer virtudes estimables que lo eleven al nivel de candidato. Presionó bien arriba en el primer tiempo, mostró la claridad y la pegada de Walter Acevedo en el primer pase desde el medio, la fe y la velocidad de Martín Gómez para encarar y pasar por la derecha, cierta tendencia a circular por los costados, y punto. Faltó fútbol de tres cuartos de cancha en adelante. Faltó limpieza para llegar hasta el arco de Cejas. Y faltaron, sobre todo, rendimientos individuales más parejos.

Hubo demasiados jugadores aplazados o con números poco alentadores en un imaginario boletín de calificaciones. Matheu y Galeano dieron ventajas que Matías Alustiza, metiéndose en diagonal entre ellos, supo explotar a la perfección. Por las bandas, ni Busse ni Piatti repitieron su actuación decisiva del Monumental. Y sin los espacios abiertos, ninguno de los atacantes dio la talla del partido. Un solo dato los define: Silvera, Gandín y Leonel Núñez (quien entró en el segundo tiempo por Busse) no participaron en ninguna de las pocas jugadas de peligro que Independiente consiguió gestar.

Si en el fútbol argentino de cada día, el talento y la creatividad son materias carentes, Independiente no fue la excepción. Los rojos tuvieron la pelota durante grandes tramos del partido. Pero a nadie se le ocurrió nada interesante para quebrar el nutrido esquema de espera que Fernando Gamboa armó para que Chacarita empatara o, en el peor de los casos, perdiera por poco. La idea que abundó fue cargar el juego a las puntas y desde allí cruzar el pelotazo para que llegaran Gandín o Silvera. No dio resultados.

En comparación con Estudiantes, Vélez y, en menor medida, San Lorenzo, Colón y Banfield, Independiente tiene bastante menos. Pero un dato obliga a no apartarle la mirada: no llegará desgastado a la recta final del campeonato. Estudiantes jugará siete partidos en noviembre, adelantando fechas para irse a disputar el Mundial de Clubes a los Emiratos Arabes, y Vélez y San Lorenzo tendrán la agenda recargada por su participación en la Copa Sudamericana. Acaso ese aire (y el envión anímico que puede llegar a significar la pronta inauguración de su nuevo estadio) le renueve las chances. Si ser o no ser campeón dependiera sólo de una cuestión futbolística, Independiente no está para grandes sueños.


Estadio: Lanús (local Independiente)

Arbitro: Rafael Furchi.

Goles: 28m, Galeano (I); 57m, Alustiza (CH).

Cambios: 55m, Ponce (5) por Centurión (CH); 59m, Cano (4) por Morales (CH); 65m, Nuñez por Busse (I); 77m, P.Rodríguez por Gandín (I); 85m, Mancuello por Piatti (I); 90m, Pereira por Zarif (CH).

Compartir: 

Twitter
 

Omar Zarif corta el avance de Walter Busse. Se repartieron todo.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.