libero

Lunes, 27 de septiembre de 2010

FUTBOL › RIVER ENTRO A JUGAR CON GANAS DE PASARLO POR ENCIMA A QUILMES

Salió con un sabor amargo en la boca

El gol de Pavone, el primero que convierte con la camiseta de la banda, parecía poco premio para la diferencia de rendimiento entre uno y otro. El equipo de Cappa terminó pagándolo caro, con el empate de Caneo en tiempo de descuento.

 Por Adrián De Benedictis

Lo que estaba preparado para el regocijo y el entusiasmo finalmente se convirtió en fastidio y desazón para River. El gol de Caneo en tiempo de descuento para sentenciar el empate en uno fue un golpe duro al espíritu de alegría que reinaba en el estadio Monumental. El equipo pagó muy caro la falta de claridad en la definición, y el reparto de puntos dejó la sensación de derrota. Esa fue la cara negativa que River mostró ayer ante Quilmes, luego de la superioridad que tuvo sobre su adversario, sobre todo en el segundo tiempo.

Y el que recibió los mayores reproches por esa situación fue el chico Rogelio Funes Mori, quien no pudo aprovechar ninguna de las cuatro situaciones claras que tuvo para convertir. Más allá de que es el principal goleador del equipo en este torneo, con cuatro tantos, el mendocino careció ayer de resolución cuando se encontraba frente al arquero, quien se terminó convirtiendo en uno de los más destacados de la noche.

En la primera, a los 25 minutos del primer tiempo, Funes Mori se encontró con la pelota luego de un rebote en un jugador de Quilmes, encaró, se acomodó, y cuando se encontraba ante Trípodi remató cruzado y salió al lado del palo. En la siguiente, su cabezazo fue rechazado por el arquero. Sin duda, la mejor opción fue a los cinco minutos del segundo tiempo: Funes Mori recibió la pelota de Ortega, pero perdió el mano a mano con Trípodi. En la última, el delantero se preparaba para definir, pero Gioda pudo desacomodarlo con el cuerpo y el árbitro acertó en no marcar el penal que se quedó reclamando el jugador.

Funes Mori no tuvo su mejor versión, y entonces su compañero de ataque, Mariano Pavone, fue el que pudo convertir el gol de River. El ex Estudiantes definió tocando la pelota de derecha para cruzarla al otro palo, luego de un corner ejecutado por Ortega. Precisamente, el jujeño ingresó en el inicio de la segunda parte y le imprimió otra dinámica a la ofensiva del local, algo que le había faltado en el primer tiempo. De todas maneras, River no termina de conseguir el dominio total de la pelota para adueñarse del desarrollo y, curiosamente, las opciones que tuvo en ese segundo tiempo fueron a través del contraataque.

Un nombre que aportó para los mejores momentos de River fue el de Erik Lamela. El joven volvió a exhibir seguridad para manejar la pelota y encarar hacia adelante, a pesar de que algunas de sus acciones no terminaron de generar riesgo.

Quilmes repuntó en sus intenciones, cuando pudo, de hacer circular la pelota con pulcritud respecto de los encuentros anteriores, pero le sigue costando provocar peligro serio en el área de enfrente. Por ello, haber acertado una de las pocas posibilidades que tuvo para convertir fue recibido como un premio extra. Los del Sur todavía no ganaron en el campeonato, pero aquel gol fue como un triunfo, sobre todo para River.


Estadio: River.

Arbitro: Juan Pablo Pompei.

Goles: 47m Pavone (R); 90m Caneo (Q).

Cambios: 45m Ortega (7) por Ballón (R); 56m Varela (5) por Núñez (Q); 63m Caneo por D. Torres (Q); 64m Acevedo por Almeyda (R); 77m Garnier por Cerro (Q); 79m M. Díaz por Buonanotte (R).

Recaudación: 731.210 pesos.

Compartir: 

Twitter
 

El grito de Caneo tras el empate agónico de Quilmes. Había marcado un gol similar jugando para Boca en 2005.
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.