libero

Lunes, 5 de septiembre de 2011

FúTBOL › EL EQUIPO DE FALCIONI SE IMPUSO A INDEPENDIENTE Y SIGUE CERCA DE LA PUNTA

Boca y Viatri tuvieron vía libre y casi llega la goleada

El equipo de Avellaneda la sacó barata porque, especialmente en el segundo tiempo, Boca dispuso de ocasiones como para alcanzar una estrepitosa goleada. El único gol lo marcó Schiavi, a la salida de un corner. Assman fue figura.

 Por Juan José Panno

Sin Riquelme, lesionado, el técnico de Boca le dio la cinta de capitán a Schiavi y la llave de la conducción a Viatri. Y la apuesta le salió redonda porque Schiavi, además de ordenar al fondo, hizo el gol que valió tres puntos y Viatri se erigió en la figura del equipo. Ellos dos fueron puntos altos de una formación que tuvo a varios candidatos al podio y que dispuso de oportunidades como para imponerse por una diferencia mucho más amplia que ese mentiroso y mezquino 1-0.

Viatri no es un clásico referente de área. Cabecea bien, se aguanta la lucha en la troya, tiene olfato goleador, pero da la sensación de que disfruta más cuando es parte importante del juego asociado, por lo cual suele tirarse mucho hacia atrás. Ayer, con Mouche y Cvitanich claramente por delante suyo, hizo importantes aportes para que Boca resultara claramente superior a su rival. En los momentos más complicados del primer tiempo, ganó de arriba casi todos los saques de Orion; y en los momentos más favorables, con el equipo plantado de contraataque, metió un par de pases de gol a la manera de su admirado Riquelme, e intervino en otras jugadas que pusieron en aprietos al vapuleado Assman. Estuvo cerca del gol en el primer tiempo cuando metió una tijera (apenas desviada) en la mejor jugada colectiva del partido; tuvo otra en una corajeada para ganarles a los centrales de Independiente que salvó bien Assman y desperdició una tercera por jugar con cierta displicencia un mano a mano. En los pies de Palermo esa jugada terminaba en gol con un remate directo, pero Palermo anda dando trompos por ahí y Viatri, engolosinado, la quiso hacer de lujo; lo reconoció al final.

Ojo, tampoco se le puede adjudicar a Viatri toda la responsabilidad de que Boca no hubiera ganado por goleada. Cvitanich desperdició increíblemente un mano a mano, a Mouche le sacó un gol cantado Julián Velázquez y Chávez, sobre el final, también hizo su aporte en la carrera de los goles malogrados.

Independiente, que dejó una impresión muy pobre en el balance de los 90 minutos, había arrancado bien el partido, ocupando mejor los espacios, abriendo bien la cancha, aunque sin potencia ofensiva. Pudo marcar el gol en un macanazo de Orion (un débil rechazo con los pies), pero Marco Pérez se apuró a rematar y Orion salvó las papas quemantes.

El equipo de Mohamed enloqueció después del gol de Schiavi (remate fuerte que no pudo tapar Assman, luego de un corner) y limitó su búsqueda a intentos individuales, mientras cometía toda clase de errores en el fondo. Milito entregó varias pelotas a los rivales y se mostró lento. Tuzzio falló increíblemente en el cálculo de un pique y los demás acompañaron.

Curiosamente, cerca del final, Tuzzio metió un buen remate que pudo ser gol, pero se encontró con el cuerpo de Orion y no hubo milagro. Ganó bien Boca y dibujó un futuro colorido sobre los restos de un Independiente pálido, cansado e impotente.


Estadio: Independiente.

Arbitro: Héctor Baldassi.

Gol: 49m, Schiavi (B).

Cambios: 59m, Clara (5) por J. Velázquez (I); 68m, Defederico por Villafáñez (I); 73m, Ferreyra por I. Pérez (I); 78m, Chávez por Mouche (B); 88m, Araujo por Cvitanich (B); 89m, Sánchez Miño por Erviti (B).

Compartir: 

Twitter
 

Schiavi remata al arco a la salida del corner: será el único gol del partido.
Imagen: Jorge Larrosa
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.