libero

Lunes, 11 de marzo de 2013

FUTBOL › BOCA EMPATO EN RAFAELA Y ESO ES NOTICIA

El celular sonó en el final del partido

Después de un pobre primer tiempo, Bianchi movió el banco y encontró en Sánchez Miño al mejor jugador de su equipo y en Palacios al artífice de la jugada que derivó en el empate de Blandi, a siete minutos del cierre. Silva marró un penal.

Boca se conforma con poco en estos tiempos de vacas flacas y derrotas en continuado. Después de las caídas ante Unión por el campeonato y ante Nacional por la Copa Libertadores, rescató un punto en Rafaela y se fue satisfecho. Por su presente oscuro, por ese gol de Blandi sobre la hora y porque apareció Sánchez Miño, que hacía mucho tiempo que no jugaba y se convirtió en el mejor en los 45 minutos que estuvo en la cancha, Bianchi respiró aliviado. Boca empató y pudo ganarlo si Silva no hubiera reventado en el travesaño el penal que ejecutó en el segundo tiempo, si el pibe Palacios hubiera bajado un poquito la mira en un remate sobre el final, después de un doble enganche. Claro que también Atlético Rafaela, que jugó mucho mejor en el primer tiempo que en el segundo, también tuvo sus oportunidades.

Carlos Bianchi, como todo Boca, está mucho más preocupado por lo que pueda ocurrir en la revancha contra Nacional en la que Boca se juega su pase a la segunda fase de la Copa, que por este partido del torneo local. Por eso puso un equipo muletto, muy distinto a aquel que había perdido en la Bombonera tres días atrás. Ya se sabe, de todos modos, que muchos de los jugadores que entraron ayer serían titulares indiscutibles en muchos equipos. Con esos jugadores que alternan la titularidad se presentó Boca en el pequeño y coqueto estadio de Atlético Rafaela. Y Boca mostró dos caras.

En el período inicial fue desordenado, desprolijo y poco efectivo a la hora de cruzar la mitad de la cancha. Perdió el duelo en el medio y nadie se sorprendió cuando a los 26 minutos quedó en desventaja. En una jugada muy confusa, Magallán tocó la pelota con la mano y enseguida Caruzzo lo bajó a López. Pezzotta cobró penal. Tiró Eluchans, Ustari le adivinó la intención, pero la pelota llegó a la red y no a las manos de Ustari. Muy poco después, el arquero se lució ante un remate potentísimo de López que se le metía junto a un poste. Sobre el final de la etapa, Pezzotta compensó con otro penal. A Silva lo tocaron en el área, un empujoncito leve hizo que el uruguayo cayera desplomado como si le hubiese caído encima una mole de cemento. El mismo Silva tiró el panal, con fuerza, cambiando el palo al arquero, pero sin dirección: la pelota dio en el travesaño. En el rebote, dos defensores de Rafaela hicieron un sandwich con Silva, pero cobrar otro penal era demasiado y el árbitro dijo siga siga.

En el segundo tiempo, Boca mejoró notablemente con la entrada de Sánchez Miño, que jugó todas las pelotas redonditas y hasta se animó a pegarle al arco, después de una buena pisada. Recuperar al pibe Sánchez Miño es una de las pocas buenas noticias de los boquenses en los últimos tiempos. Cuando faltaban cinco minutos para finalizar el partido, Boca consiguió la igualdad por la que tanto había luchado y que sin dudas merecía. El pibe Palacios, otro que anduvo en buen nivel, se fue muy bien por la izquierda, metió un excelente desborde y levantó el centro hacia el segundo palo para la cabeza de Blandi, que la mandó a la red. Blandi, que no estaba en los planes y que estuvo a punto de emigrar, volvió a demostrar que merece algunas oportunidades. Esta que se le dio hoy no la desaprovechó porque hizo un gol y otros buenos aportes para el equipo.

No perdió Boca y lo curioso que eso es noticia.

Compartir: 

Twitter
 

n El uruguayo Silva desperdició un penal al final del primer tiempo. Blandi anotó el empate.
Imagen: Fotobaires
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.