libero

Lunes, 17 de marzo de 2008

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › CHRISTIAN LEDESMA GANO LA CARRERA DE TC EN EL AUTODROMO DE BUENOS AIRES

Chevrolet se quedó con el superclásico

Fue una fiesta del automovilismo en el Oscar Gálvez, con el clásico duelo de la popular categoría más vigente que nunca. Al final, con el abandono de Ortelli, el campeón se quedó con su primer triunfo de 2008.

 Por Pablo Vignone

No son pocos los colados en los boxes que aseguran, estableciendo una suerte de paralelo entre el automovilismo y el fútbol, que una carrera de TC en el Autódromo de Buenos Aires es a los fierros lo que un Boca-River a la pasión tribunera. Por lo que significa, por lo que convoca, por lo que despierta. Por la repercusión y por el calor. Es la carrera que, de este lado de la tribuna, nadie quiere perderse; la competencia que, en el asfalto, todos esos disfrazados de buzo antiflama y casco se desesperan por ganar, acaso más que cualquier otra.

Si la carrera de ayer no fue todo lo vibrante que suelen ser las competencias en el tendido largo del circuito Nº 12 del autódromo, con promedios cercanos a los 200 km/h, al menos conservó esas características de superclásico, en más de un sentido. Porque una vez que se diluyó la primera pelea fuerte de la final (un entrevero entre los coches anaranjados de Ramos y Castellano hijo que reavivó recuerdos de hace 15 años, cuando el Pincho Castellano era el Zorro y Ramos, su escudero), lo que quedó a la cabeza de la prueba fue una expresión concentrada del doble duelo que surca al TC actual, uno ancestral, el otro reciente.

La brigada que no se daba respiro eran Ortelli (Chevrolet), Silva (Ford), Ledesma (Chevrolet), Ramos (Ford). Los Chivos contra los Fores, mano a mano y con final abierto. Con una curiosidad: los dos primeros, integrantes del JP Racing, eran asediados por el campeón, líder del Haz Racing. Los dos súper equipos del TC, el más reciente superclásico de la categoría, también se encontraban sobre el asfalto. A los hinchas de Ford acaso no les cayera bien que Silva no le peleara la punta al Chevrolet de Ortelli, pero el JP tenía la firme intención de no dejarse escamotear la carrera por sus ahora acérrimos rivales.

El plan venía cumpliéndose, mientras pasaban las vueltas y el ritmo del pelotón de punta era hasta nueve décimas de segundo más veloz que el resto de la carrera, que se perdía entre los pastizales. Ledesma devoró las chances de Silva con una maniobra peliaguda pero previsible, en la medida en que el Chevrolet campeón puede haber perdido parte de su ventaja 2007, reglamento mediante, pero no toda. Daba la sensación de que el marplatense cargaba toneladas de paciencia para rematar la carrera, que a 10 vueltas del final ya había definido en términos de rendimiento uno de los duelos: Chevrolet superaba a Ford.

Y el JP habría vencido al Haz si a un cilindro de los seis del motor de Ortelli no lo hubiese atacado la tuberculosis. La tos se llevó la risa, Ledesma se quedó con la primera victoria del año, Chevrolet se anotó el primer superclásico de TC de la temporada.

LA CARRERA

TC. 3ª fecha, Buenos Aires.

25 vueltas, 141,355 km


Piloto Auto Tiempos
1º Ledesma Chevrolet 42m57s339
2º Silva Ford a 1s593
3º Ramos Ford a 7s247
4º Rossi Chevrolet a 23s192
5º Martínez Ford a 26s290
6º Alaux Chevrolet a 28s267


Promedio del ganador: 197,331 km/h.

Record de vuelta: Ramos, en la 6ª, 1m42s649 a un promedio de 198,186 km/h.

Ganadores de series: Silva; Ortelli (Chevrolet); Castellano (Dodge).

Campeonato: Silva, 63 puntos; Ponce de León, 54,50; Martínez, 46,50; Ledesma, 36; Ortelli, 32.

Próxima competencia: 6 de abril en San Luis.

Compartir: 

Twitter
 

Bandera a cuadros sobre el Chevrolet de Ledesma; más atrás el Ford de Silva, en un marco multitudinario.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.