libero

Lunes, 19 de julio de 2010

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › EL PILOTO DE TANDIL, HIJO DEL EX FUTBOLISTA DE BOCA, GANó LOS 300 KILóMETROS DE TC 2000

Este Pernía está lejos de ser un aburrido

Con una ajustada estrategia que dio frutos en boxes, el equipo Petrobras metió tres autos en el podio de la carrera de Termas de Río Hondo, en la que el nuevo puntero del campeonato quedó delante de sus compañeros Altuna y López.

Fue una carrera distinta los 300 Kilómetros de Termas de Río Hondo para el TC 2000, pero el resultado tuvo poco de llamativo: el equipo Petrobras fue el que mejor pensó la competencia más larga de la historia de la categoría, y se quedó con el podio completo al cabo de 70 vueltas. Leonel Pernía se impuso sobre sus compañeros Mariano Altuna y José María López; para el tandilense, ésta fue su cuarta victoria en el TC 2000 y la tercera en la que el equipo hizo el 1-2-3. Además, el triunfo en el escenario santiagueño le permite tomar la punta del campeonato.

El reglamento especial y la extensión de la carrera fueron condimentos esenciales para los protagonistas, quienes debieron apostar sus chances a estrategias definidas de antemano y a la resistencia de los autos ante tan dura exigencia. El esfuerzo se sintió al final con apenas 11 autos (de los 32 que largaron), cumpliendo el total del recorrido.

“La carrera fue estrategia pura, usamos una para todo el equipo y salió muy bien –señaló el vencedor–. Cuando Ponce de León empezó a ir más lento, decidí entrar a boxes y cambiar las gomas. Al volver yo era más rápido. Después era cuestión de aguantar, por suerte salió todo bárbaro.”

Con dos paradas obligatorias en boxes (una para el recambio de gomas y otra para reabastecimiento de combustible), durante largos pasajes de la carrera el espectáculo se vio en la zona de boxes.

Sin Matías Rossi adelante (el pole-man dejó el primer lugar de partida para poder largar con los tanques llenos), Gabriel Ponce de León picó en punta y lideró la carrera hasta la vuelta 33. Hasta entonces, el piloto de Ford manejó la carrera, seguido primero por Pernía hasta la vuelta 10, en la que el piloto de Tandil ingresó a boxes a cargar combustible, lo mismo que López.

Después fue Emiliano Spataro (Fiat) el que se puso a los escapes de Ponce, aunque rápidamente Mariano Werner (Toyota) lo superó en pista con una marcha arrolladora, pero en el giro 22 el entrerriano fue a boxes para el cambio de los dos neumáticos delanteros. Al retornar a la pista, clavó el record de la carrera.

Spataro tomó la posta a partir del giro 34 y lo aguantó hasta el 47. En esa misma vuelta, Werner ingresó a boxes para cargar nafta pero, afectado por un problema eléctrico, el motor no quiso volver a arrancar. Ponce de León se retrasó en los boxes, con problemas para cambiar la cubierta delantera izquierda, perdiendo veinte segundos más de lo ideal y resignando sus chances de victoria.

Pernía, que no había sufrido el menor inconveniente en ninguna de sus dos detenciones, se erigió entonces en el piloto a vencer. “La segunda parada estaba prevista para unas vueltas más adelante, pero Ledesma y otros que iban adelante venían más lentos, y por eso decidí entrar a boxes a cargar combustible.” En la vuelta 54 pasó al frente y los relojes indicaban que le llevaba más de 10 segundos a Spataro, el único piloto que no manejaba un Honda entre los puestos de punta. Atrás venían Altuna y López.

Al cordobés le quedó la espina clavada, luego de que en la vuelta 8 Ledesma lo tocó de atrás y le hizo protagonizar un despiste sin consecuencias mayores, pero haciéndole perder una decena de segundos. Tras la bandera a cuadros, el marplatense le pidió disculpas, pero López adujo que de no haber mediado ese inconveniente, podría haber sido segundo. “No quiero que me consideren un llorón, pero por el toque que recibí de Ledesma me sentí perjudicado”, dijo.

Entre los grandes perdedores de la jornada, además de Werner –cuyo motor arrancó después de cinco vueltas y le permitió terminar 22º–, Rossi se quedó con las ganas cuando tenía un auto muy veloz, aunque la rotura de dos cubiertas le quitó totalmente las chances.

El más enojado era Spataro, ya que cuando intentaba superar a un rezagado Leonel Larrauri, los autos se tocaron y una cubierta delantera del Fiat sufrió las consecuencias. El de Lanús se enojó mucho con el santafesino, que fue excluido de la carrera. “Larrauri no vio las banderas azules, me tiré a pasarlo por adentro y se cerró –contó Spataro–. Pinché una goma en el toque, pero él debería haber visto que atrás venía un auto un segundo más rápido.”

Para Pernía, “la clave de la victoria estuvo en la clasificación y en cumplir el plan establecido. Ha sido otro gran día para la rica historia del equipo”, elogió. “El 1-2-3 ha sido un gran mérito de todos los que planificaron la estrategia –señaló Altuna, el segundo–. La idea era que teníamos que llegar con lo justo y fue así que terminamos la carrera con lo justo, prácticamente con el olor a nafta. Crucé la línea de llegada y el motor se paró, lo hizo justo en la raya.”

La Carrera

TC 2000. 6ª fecha, 300 Km de Termas de Río Hondo, 70 vueltas.


Piloto Auto Tiempos
1º Pernía Honda 1h53m14s257
2º Altuna Honda a 9s911
3º López Honda a 12s861
4º Silva Renault a 17s224
5º Fontana Ford a 18s443
6º P.de León Ford a 18s917


Promedio del ganador: 158,651 km/h.

Record de vuelta: Werner (Toyota) en la 24, 1m34s005, a 163,715 km/h.

Campeonato: Pernía, 77 puntos; Altuna, 62; López, 58; Fontana, 56; Ponce de León, 45; Girolami, 42.

Próxima competencia: 22 de agosto en La Rioja.

Compartir: 

Twitter
 

n El Honda de Leonel Pernía lideró el 1-2-3 del equipo Petrobras en los 300 Kilómetros de las Termas.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.