libero

Lunes, 25 de febrero de 2002

SUERTE DISPAR PARA LOS DE AVELLANEDA

Independiente recuperó el alma, pero a Racing se le fue al piso

Los rojos le ganaron a Belgrano con dos goles en los últimos cinco minutos, pero el campeón volvió a caer, esta vez con Newell’s en Rosario. Merlo no quiso hablar.

Sufrió 85 minutos, se desahogó en los últimos cinco, dándole unos días más de aire a su técnico, Néstor Clausen. Con una gran actuación del ex Argentinos Federico Insúa, Independiente penó más de lo necesario para lograr una victoria que en el plano de los merecimientos se había adjudicado mucho antes. Pero recién a cinco minutos del final, cuando el entrerriano Claudio González conectó un rebote que dio Olave, respiró aliviado, y más un minuto después, cuando Insúa tocó al arco vacío.
El partido fue íntegramente rojo. Belgrano dispuso dos líneas de cuatro encimadas para resistir el asedio, y el primer tiempo se fue entre la tibieza de los atacantes locales y los rechazos celestes favorecidos por el blando desarrollo. Los cinco mil hinchas de Independiente que asistieron al partido comenzaron a hacer sentir su disgusto desde temprano.
La zurda de Insúa llevaba el compás, pero cuando lograba perforar el blindaje de Belgrano, se encontraba con Olave, el arquero cordobés, que sacaba todo lo que le tiraban.
En la última media hora, Insúa se adelantó y Belgrano no volvió a pasar la mitad de la cancha, pero Vuoso y Cuba se enredaban entre los marcadores y el cero parecía tan fija como los silbidos.
Cuando se acababa la paciencia de los hinchas, hubo un tiro libre de Insúa desde la derecha, Olave rechazó con los puños, pero para arriba, y cuando el balón caía lo conectó González y marcó el 1–0. Belgrano salió a buscar el empate, pero en el contragolpe González encaró y cuando salió Olave el delantero cedió a Insúa, quien liquidó la cuenta.

Racing no se recupera: perdió 20 de los últimos 30 puntos que jugó, quedó irremediablemente último (aunque con un partido menos) en la tabla de posiciones del Clausura, en el que todavía no ganó un partido, y aquel “paso a paso” que hizo célebre a Reinaldo Merlo parece haberse transformado en un “pozo a pozo”. Newell’s contribuyó ayer a la tormenta con una victoria justificada.
Merlo se escapó para no hablar, Fernando Marín se fue enojado por la producción del equipo, pero el capitán Claudio Ubeda radiografió la situación: “La derrota no es para dramatizar, pero sí para el alerta. Tenemos que volver a ser un equipo compacto y agresivo”.
Ponzio tomó una pelota suelta en el mediocampo y, luego de avanzar unos metros hacia el arco de Racing, sacó un fuertísimo remate desde afuera del área que superó la estirada de Campagnuolo: 1-0.
Hasta el empate pareció más responsabilidad de Newell’s que del campeón: Bedoya mandó un tiro libre desde la izquierda, la defensa tiró mal el achique y Milito saltó solo, sin marca, para igualar de cabeza. Era mucho premio.
Zamora hizo el cambio de la fecha: mandó a la cancha al pibe Sacripanti a juntarse con Maxi Rodríguez y Ponzio, y el trío superó al medio racinguista.
Llegó el desnivel: Vella recibió un pase de Domizi por la izquierda y envió un centro, Campagnuolo no se decidió a salir y Sacripanti aprovechó con la cabeza. Al rato, otro más del pibe (20 años, de Casilda) que remató a la carrera un centro de Rodríguez desde la izquierda.

Compartir: 

Twitter
 

Insua celebra con pernia y vuoso el segundo gol de independiente.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.