libero

Lunes, 17 de diciembre de 2012

LA ACTUACION ARGENTINA EN LOS JUEGOS OLIMPICOS DE LONDRES

Los aros del éxito

Cuatro medallas y diez diplomas jalonaron la participación nacional en el regreso a Londres después de 64 años, con momentos de enorme emotividad.

Oro para entrar en la historia

El correntino Sebastián Crismanich se convertía el 10 de agosto en el héroe de la delegación argentina de los Juegos Olímpicos tras colgarse la medalla de oro en el torneo de Taekwondo, categoría hasta 80 kilos, tras vencer sucesivamente al neocelandés Vaughn Scott (9-5), al afgano Naser Bahawi (9-1), al armenio Arman Yeremyan (2-1) y, en la final, al español Nicolás García Hemme por un ajustado 1-0. Crismanich había soñado con el primer puesto del podio y lo concretó a base de técnica, estrategia y convencimiento. Lloró cuando izaron la bandera nacional. Con su conquista, Argentina volvió a ganar una medalla de oro en competencias individuales, tras 64 años de sequía. Crismanich defendió el apoyo del Estado en su conquista.

La tristeza y el bronce

El bronce fue una alegría para el tandilense Juan Martín Del Potro, que venía de perder las semifinales por la medalla de plata frente a Roger Federer en una batalla épica, 3-6, 7-6 (5), 19-17. Dos días después, el 5 de agosto, venció al actual número uno del ranking, el serbio Novak Djokovic, 7-5, 6-4, en un fin de semana que hizo vibrar a la Argentina.

Con garras de plata

Era el último torneo de Juegos Olímpicos para la mejor jugadora del mundo, Luciana Aymar, pero no pudo ser. El seleccionado argentino de hockey sobre césped, Las Leonas, cayó en Londres en la final del torneo, el 10 de agosto, ante Holanda por 2-0, tras terminar sin goles la primera mitad del partido. Las chicas argentinas, dirigidas por Carlos Retegui, se quedaron con la medalla de plata y subieron al podio olímpico por cuarta vez consecutiva, ya que lo habían logrado en Sydney 2000 (plata), Atenas 2004 (bronce) y Beijing 2008 (bronce). Los aplausos todavía se escuchan...

Filhos nuestros

Como tantas otras veces, entre un objetivo y la Generación Dorada se interponía Brasil. Y como en el Mundial de Turquía y el Preolímpico de Mar del Plata, el rival clásico llegaba potenciado en su banco de suplentes con Rubén Magnano, el DT del despegue consagratorio del equipo. Pero para llegar a las semifinales de los Juegos Olímpicos, el 8 de agosto había que derrotarlos, a Brasil y a Magnano. Como siempre, ante el capitán Luis Scola como bandera, los talentosos y jóvenes brasileños tuvieron que presentar la rendición tras otra batalla perdida, esta vez 82-77.

En ruta a la medalla

Juan de la Fuente y Lucas Calabrese fueron de menor a mayor en la Medal Race de la clase 470 de los Juegos Olímpicos y se colgaron la medalla de bronce, y así el yachting argentino sumó una medalla más a las que logró consecutivamente en los últimos cinco ediciones de los Juegos. El tribunal del mar deportivo siempre falla a favor de la Argentina...

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.