libero

Lunes, 30 de diciembre de 2013

FACUNDO REGALIA AUTOMOVILISMO

La sorpresa vino en coche

El piloto argentino con mayor proyección internacional asombró con su subcampeonato.

 Por Pablo Vignone

Más allá de que Facundo Regalia es el piloto argentino con mayor proyección internacional del momento, lo que desde ya ameritaría su inclusión en esta galería, lo realmente destacado del chico de las dos orillas, nacido en la Argentina pero radicado en España desde pequeño, fue su producción durante la temporada, sorprendiendo a la cátedra. Será hora de desnudar la desatención, porque ningún especialista fue capaz de prever lo que el pibe de 21 años terminaría haciendo: pelear el campeonato de la GP3 (a la que sólo la GP2 separa de la Fórmula Uno) hasta la última carrera.

Eso termina de hacerlo merecedor de este lugar. Hace rato que el automovilismo argentino no palpitaba un título internacional como vienen saboreando, por ejemplo, el básquetbol o el hockey femenino. Regalia les dio eso a los fanáticos en el mismo año en el que el último prócer del automovilismo, José Froilán González, detuvo irremediablemente su motor. El comienzo olvidable pareció dar razón a los prospectos: un chico voluntarioso con poco más para ofrecer. Sin embargo, su tesón y cierta cuota de habilidad fueron amasando los resultados que llamaron la atención.

Segundo en Valencia, tercero en Silverstone, victoria en Nurburgring (y la punta del campeonato), cuarto en Budapest, dos terceros puestos en Spa-Francorchamps, otro tercer lugar en Monza, desembocaron en la posibilidad de la consagración en Abu Dhabi. “Maduré mucho, pienso más arriba del auto, estoy más sólido y un poquito más rápido.” En el rush final terminó imponiéndose el ruso Daniil Kvyat, que del título saltó derecho a la Fórmula Uno palanqueado por RedBull, y a Regalia le quedó el consuelo de haber batido a sus compañeros Conor Daly (hijo de Derek, ex F-1) y Jack Harvey.

Seguramente no sea un talento natural, y es probable que haber nacido en la Argentina conspire contra su voluntad de arribar a la Fórmula Uno, especialmente en esta época de escasez de reservas y dólar restringido. Pudo haber ganado el título así como se le escapó de las manos, pero el resultado en el fondo fue secundario, porque ninguno de los pilotos que compitió contra él fue dominante a lo largo de toda la temporada. Si además de la regularidad y la constancia existe un plus de velocidad en sus manos y en sus pies, habrá que verlo. Aunque para eso precisa de la oportunidad y esa se cotiza en euros, que todavía le están faltando en el balance de su ilusión. La GP2 lo espera en 2014, ojalá que pueda subirse a ese tren y demostrarnos una vez más que estábamos mirando otro canal.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.