libros

Domingo, 9 de julio de 2006

NORAH LANGE: OBRAS COMPLETAS. TOMO 2

Estimados lectores

El segundo tomo de la obra completa de Norah Lange completa un trabajo editorial tan loable como infrecuente. Recupera para el público general a una autora que había quedado encerrada en el museo de la crítica, y permite empezar a leer su obra no al margen, pero sí separada, del mito de su figura de esposa célebre.

 Por Leonor Silvestri

Obras completas. Tomo 2
Norah Lange
Beatriz Viterbo
652 páginas

La producción de Norah Lange puede ser entendida como uno de los problemas de la literatura argentina, no tanto por su estilo, aunque presenta una fuerte apuesta estética, sino por su invisibilización artística dentro de las letras, puesto que en general no ha habido una disposición a analizar su obra más allá de los límite socio-económicos o de pertenencias a cierta estirpe como esposa de un poeta consagrado perteneciente a las clases altas, o como la hermosa colaboradora de la revista Martín Fierro, amiga de Borges, con una vida sin complicaciones en lo que hace a lo económico y también, al menos en apariencia, a lo sentimental. De hecho, ha sido el género (literario, pero también la identidad como mujer) el criterio para juzgar las primeras obras de Lange, especialmente las poéticas, y así domesticar su imagen y definir valores estéticos y sociológicos en sus primeros trabajos, porque ocurre que ha sido frecuentemente vista como objeto de escritura (Solveig en Adán Buenosayres de Leopoldo Marechal) más que como escritora; en síntesis, su visibilidad como personaje de las letras argentinas obstruye la legibilidad de su escritura.

Sin embargo, su prosa permite plantear y analizar cómo las mujeres, en los círculos literarios, operan dentro de esos grupos de varones como la diferencia que vuelve más fuerte ese lazo entre hombres. Para colmo de males, sus textos, dispersos y muchas veces inhallables, tuvieron que esperar largo tiempo hasta llegar a estar nuevamente en circulación.

La editorial Beatriz Viterbo lanza el tomo II de las Obras completas de Nora Lange con ánimo de finalizar “una historia de postergaciones y desencuentros en la comunicación con su público lector”, tal como dice María Elena Legaz en el epílogo de este volumen. Si el tomo I publicaba los libros editados entre 1925 y 1935, es decir hasta su famosa obra de memorias infantiles llamado Cuadernos de infancia, el tomo II incluye Estimados congéneres –una compilación de discursos que Lange pronunciaba en los banquetes literarios en los que participaba, especialmente las tertulias organizadas en su casa de la calle Tronador, relacionados con el precepto vanguardista de volver el arte a la praxis vital–, las novelas Personas en la sala, Los dos relatos y El cuarto de vidrio, su novela inédita e inconclusa que, de algún modo, retoma lo comenzado en esa especie de libro/cuaderno/diario/notas llamado Antes que mueran, también publicado aquí. Este tomo agrupa, entonces, toda una serie compleja de textos que parecen escrutar “la verdad” de lo que se mira hasta subyugar al lector; escritos fascinantes, pero de difícil clasificación, entendiendo difícil como aquello que se torna más gozoso: recorridos retrospectivos, re-escrituras de otros textos de la autora, textos ambiguos y abstractos repletos de huecos y vacíos, pérdidas y voyeurismo, despojos, inestabilidad y lo imprevisible, además de la práctica de una estética del misterio mediante una escritura que desconfía de la representación de lo real y de la linealidad, manteniendo la apariencia de una secuencia narrativa, una ilusión de continuidad. En este tomo se encuentran los escritos más sui generis y experimentales de esta autora, que la muestran en toda la dimensión de su talento, que puede transitar sin mayores problemas por la poesía, la novela, el relato, el discurso simposíaco. Su prosa la acerca a otras escritoras como Silvina Ocampo o Marosa di Giorgio por no parecerse en un punto a nadie.

Si bien Lange ostenta una imagen estereotipada de buena “esposa de”, su afán estético no se agotó en la figura de la poetisa de sus primeroslibros y llega más allá, hasta un proyecto de prosa inclasificable que causa estupor, asombro y también incomodidad porque, a diferencia de las fotografías de rostro feliz y las descripciones almibaradas de una mujer de recursos con una vida sin dificultades, sus novelas no permiten el confort de la lectura fácil u ociosa. Su literatura logra reacomodar la realidad en constelaciones personales, ritualizar lo insignificante (“Sólo acudió el salero que conocía desde mi niñez, la canilla reluciente donde mi cara se repetía boca abajo, el vidrio roto de una ventana que, durante las noches de viento, repetía una palabra parecida al comienzo de una frase misteriosa”), casas y recuerdos que dan cuenta de la necesidad de poner orden (“No me dejes sola frente a los ceniceros, a la mesa, a los libros abiertos, al ajedrez en su estuche, porque todo está allí esperando tu ausencia para vigilar mi asombro”), dar vida propia al lenguaje e incorporar sin tabúes o inútiles dramatismos la muerte y apropiársela desde esa dimensión íntima, nunca vista como una conmoción inaceptable sino como un detalle trascendente de la condición humana que permite reflexionar –tanto a sus narradoras como a sus lectores– acerca de la privacidad.

Norah Lange es una escritora cabal, siempre consciente de su oficio, que produjo una estética cuya recepción estuvo marcada por la incomodidad. Sin embargo, no sólo gracias a la calidad de sus escritos sino también a su búsqueda literaria innovadora, se las ingenia para construir una sensibilidad femenina desde donde forjar la imagen de su propia diferencia y despojar así su nombre de un conjunto de atribuciones con las que su escritura ha sido atribulada, siempre confundiendo narrador con autor. El tomo II de las Obras completas de Norah Lange irrumpe y augura así una aproximación por parte de nuevas generaciones de lectores no necesariamente especialistas, que no han tenido acceso a los textos de esta gran escritora que no tuvo que sufrir, aparentemente, un calvario para ponerse a trabajar.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR LIBROS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared