m2

Sábado, 9 de agosto de 2008

Bronca y renuncia en el Tigre

Hay bronca en el Tigre: el ahora jefe de Gabinete nacional, Sergio Massa, no movió ni un dedito para frenar la demolición de la Quinta Cobo antes de renunciar a la intendencia y mudarse a Buenos Aires. Para peor, quedó clarísimo que su iniciativa de crear una Comisión de Recuperación del Patrimonio era nomás un cortinado para no hacer nada. La Asamblea de Tigre por el Patrimonio Urbano y Ambiental acaba de renunciar por escrito a la Comisión y acaba de criticar duramente las políticas de Massa en la intendencia.

La Asamblea presentó su renuncia ante Eduardo Devrient, director coordinador de Patrimonio Cultural y Museos del municipio. La decisión “se funda en la inoperancia que ha demostrado dicha Comisión”, dice la carta, “ya que a seis meses de su creación, aún no ha logrado ningún hecho positivo, no habiéndose concretado ni dado curso a ninguna de las propuestas que A.T.P.U.A. (la Asamblea) presentó. La inminente demolición total de la Quinta Cobo sin que la Comisión haya sido siquiera informada y no habiendo tenido en cuenta los informes técnicos oportunamente presentados y la incertidumbre sobre el futuro uso del predio, nos compromete a tomar esta determinación”.

Efectivamente, otros miembros de la Comisión coinciden en que el resultado neto de este semestre es perfectamente nulo y vacío. Todo resultó como en los viejos chistes en que los políticos, enfrentados a un problema que no quieren resolver, forman una comisión para ganar tiempo.

La Asamblea emitió un comunicado explicando su angustia por la inminente demolición de la Quinta Cobo, vieja sede del Club Tigre, que ya fue medio demolida y le causó a Massa el principal papelón de su breve gestión. Tal vez porque un problema municipal ya le quedaba chico a sus aspiraciones nacionales, el intendente no percibió que su primera oposición nacía por un tema patrimonial. Reaccionó, pese a su juventud, como un político de poncho y sombrero, ninguneando el tema. La Asamblea cuenta que “durante más de seis meses hemos luchado, solicitado a las autoridades audiencias, hemos presentado proyectos, informes técnicos realizados por arquitectos, hemos participado en la Comisión de Recuperación Patrimonial, en busca de lograr que la administración municipal actual cumpliera sus promesas y protegiera nuestro patrimonio urbano, que se cuidase y preservase el estilo urbanístico tan característico de Tigre, y se evitara que se modificasen las alturas y los usos del suelo, vía ordenanzas de excepción. Presentamos el día 2 de junio un proyecto para la implementación de Audiencias Públicas en el HCD de carácter obligatorio, entre otros temas, para las excepciones al Código de Zonificación. Reiteradamente hemos solicitado audiencias con los bloques y las comisiones, no habiendo logrado ser recibidos por el bloque FPV, ni por las comisiones intervinientes. Se reiteró el pedido, acompañado por firmas de vecinos el 25/7/08”.

Los vecinos destacan que Devrient, que recibió la carta de renuncia, les dijo el 23 de mayo que se iba a firmar un decreto, protegiendo todas las casas anteriores a 1930 que existieran en Tigre. Todavía no ocurrió.

Como se ve, la resistencia a hablar del tema trasciende a Massa y abarca a todo el Concejo Deliberante local. Esto indica que el poncho lo llevan puesto los políticos de Tigre con rara unanimidad. En Buenos Aires era igual y hasta esos prohombres del progresismo municipal, Aníbal Ibarra y Jorge Telerman, resultaron una pared para la agenda patrimonial, que avanzó sólo a fuerza de acciones legales y movilizaciones. Parece que la curva de aprendizaje en Tigre resultará igual de dura, por lo que los vecinos de la Asamblea lanzaron como consigna que la Quinta Cobo sea la última demolición en su ciudad. Amén.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sandra Cartasso
 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared