m2

Sábado, 4 de julio de 2009

Seis para el patrimonio

En la sesión de este jueves, la Legislatura catalogó dos edificios notables, sancionó el APH Recoleta y dio primera lectura a otros tres valores porteños.

 Por Sergio Kiernan

Fue la primera sesión después del sacudón electoral y fue rendidora para el patrimonio. El jueves, los legisladores arrancaron bien temprano y con una agenda cargada que incluía nada menos que seis proyectos patrimoniales, la mitad en primera lectura y la otra mitad en segunda y final. La lista incluye nada menos que dos edificios del gran Virginio Colombo, el APH de Recoleta, el Hospital Ameghino, un impecable predio de los Estrugamou en San Cristóbal, la sede de los Veteranos de Guerra franceses y esa rareza anglificada que es la Iglesia del Cristo Científico en Plaza San Martín. Nada mal para un día.

Enrique Olivera será extrañado en la Legislatura y los patrimonialistas no son la excepción. El jueves se aprobó definitivamente su proyecto de catalogar con el grado cautelar a la vieja Asociación Francesa de Ex Combatientes en la calle Santiago del Estero 1435. Como se ve en la foto, la propiedad es del siglo XIX, fue comisionada originalmente por la familia Canale como una casa de huéspedes y es un tipo de edificio del que ya nos quedan poco ejemplares. Amablemente italiana, la casa es de las que se integraron sin peleas con sus vecinas criollas y sigue manteniendo un caudal de detalles de herrerías, frisos, vitrales, pavimentos y cerramientos de época. Y además se fue cargando de historia por ser sede de una de esas sociedades inmigratorias que hicieron este país.

También tuvo su segunda lectura un proyecto de alguien que ya no está en la Legislatura, pero no es en absoluto extrañado. Tal vez para compensar su agachada en la calle Membrillar, donde hizo lo indecible para que la iglesia pudiera demoler una casa catalogada, el obispo Santiago de Estrada dejó un proyecto para catalogar otra iglesia de otra denominación. Se trata de la muy hermosa, particular y valiosa sede en la cortada Sargento Cabral de la Segunda Iglesia del Cristo Científico, de Calvo, Jacobs y Giménez. El templo es un raro ejemplo entre nosotros de arquitectura inglesa de inspiración georgiana inaugurado en 1930, que no estaría fuera de lugar en un viejo campus norteamericano o en cualquier ciudad británica. tiene un frente de ladrillo con columnas monumentales de doble altura, tres puertas con pedimentos curvos ornados y un remate con entablatura y un pedimento triangular. Y es una belleza.

Marta Varela también vio un proyecto sancionado, uno grande. Es el APH de la Recoleta, que protege el polígono de Libertador, Pueyrredón, Las Heras, Ayacucho, Posadas y Schiaffino hasta volver a Libertador. El APH reconoce una zona comercial y gastronómica sobre Junín y Vicente López, un sector residencial sobre Schiaffino, el cementerio y los espacios verdes, culturales y la iglesia como objetos diferenciados. Dentro del APH se incluyen veintiún edificios catalogados individualmente y se dictan normas especiales para los no catalogados, lo que incluye la prohibición de marquesinas y toldos permanentes, la preservación de las veredas, la drástica reducción de carteles, la conservación del tipo de mobiliario urbano del barrio, entre otras corduras.

En primera lectura, arrancó el proyecto de preservar dos edificios de Virginio Colombo, el autor de Unione e Benevolenza, y de decenas de edificios de vivienda y comerciales, varios de los cuales ya están catalogados. Esta vez, Avelino Tamargo propuso catalogar dos fábricas en la calle Humberto Primo 2048 y 2060, lo que se puede definir como un paso más en su campaña personal para salvar lo que todavía no se demolió de este gran milanés que vivió apenas 42 años y dio tanto.

También se votó por primera vez la propuesta del Ejecutivo de catalogar el Centro de Salud Mental Arturo Ameghino, esa belleza cachuzona pero intacta que toma la esquina de Córdoba y Agüero, siguiendo hasta San Luis. El edificio tiene exactamente un siglo y fue inaugurado en 1909 por Francesco Garzia, que lo supervisó, como Sanatorio Modelo. Es uno de esos predios que alegremente ignoraron toda escuela y merecen la etiqueta de eclécticos por su mezcla de estilos y elementos. En este caso, muy exitosa. Por suerte, el hospital no fue “modernizado”, manera segura de arruinarlo.

Finalmente, la Legislatura votó otro proyecto de su diputada más activa en esto de salvar nuestra ciudad. La presidenta de la Comisión de Patrimonio Teresa de Anchorena –que será extrañadísima– encontró un segundo Palacio Estrugamou, que no está en Esmeralda y Juncal sino en Salta y Carlos Calvo. Quien pase por esa esquina se encuentra con un poderoso edificio que la abraza completa y se extiende por ambas calles con una fachada de gran empaque y elegancia. Construido en 1905, fue la casa particular de los Estrugamou hasta 1932 y tuvo una prolija restauración en 1983. El lugar es simplemente espectacular porque está preservado en sus revestimientos, herrerías, maderas, chimeneas, vitrales e infinitas columnas. Y porque es de una elegancia imparable, que se pone al hombro al barrio y lo lleva a mejores alturas.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Rafael Yohai
 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared