m2

Sábado, 16 de enero de 2010

Gadgets de diseño

De prototipos a productos terminados en venta en todo el mundo, objetos en los que el humor es la clave.

 Por Luján Cambariere

El humor es sin duda una variable para trabajar desde el diseño. Algunos estudios llevan este recurso hasta las últimas consecuencias. Y son, sobre todo los más jóvenes a través de sus blogs de diseño, quienes más les rinden pleitesía. Muchas veces porque son verdaderas genialidades en la creación de interfases para esas necesidades o gustos inconfesables por lo cursis o vergonzantes. O por lo opuesto: con sus creaciones se ríen de necesidades absolutamente banales o tratan de crear conciencia sobre hábitos nocivos. Ahora, además, se suman muchos de los que pertenecen al nuevo universo de los gadgets. Dispositivos tecnológicos pequeños, miniaturas ingeniosas. En todo caso, diseños que apuntan a sacarnos una sonrisa.

Pasen y vean

Fred and Friends es un estudio americano, especializado en este segmento. Para eso recluta designers de todo el mundo como nuestro compatriota Ignacio Pilotto, que nos deja bien parado con sus creaciones (publicadas en este suplemento). Sumadas a otras propuestas de todo el mundo bien disparatadas en las que podemos reconocernos como las Frozen Smiles, hieleras con formato dentadura (para reeditar ese instante entre gracioso y atemorizante del descubrimiento de la del abuelo en el vaso de agua sobre la mesa de luz). Innovaciones en vasos descartables como los Pick Your Nose, que te permite elegir una nueva nariz, por lo menos para lucir mientras estás tomando un trago y hasta micrófonos-esponjas para aspirantes a rock star o cantantes frustrados.

Por todo el mundo, los hay desde los más románticos, pasando por el humor negro a los más tiernos. En el extremo del romanticismo, un paraguas gigante con forma de corazón para resguardar de los temporales a almas gemelas. Aunque en versión paraguas (un tópico por otro lado bastante recurrente) existen otros más canutos que apuntan a indicar la ubicación personal desde el cielo como el de los Cabrecega Studios u otros más prácticos sobre todo para las calles porteñas que vienen con diversos dispositivos para transformarlos en “manos libres”.

Especial peques, el arquitecto Alex Michaelis ideó la escalera perfecta: de un lado el formato convencional y del otro, un tobogán para quienes prefieren deslizarse. Para el mismo target, la japonesa Clare Cen ideó la alfombra medidora de bebés. Una idea simple, pero práctica. Una mantita de algodón con regla para medirlos mientras se acuestan o juegan. En una versión similar, existe un felpudo que pesa a los invitados a la venta en Curiosite (un portal que se especializa en estas propuestas).

Mientras que para hacer realidad el sueño de muchas –tener el cabello largo–, Cen creó las Hair Tee Series. Una serie de camisetas con impresos gráficos que producen efectos visuales de alargado y volumen del cabello.

En plus, picaportes (los Hand-le) con forma de mano para ser bien recibido signé Noami Thellier. Una bandeja transparente para leer el diario o revista mientras se come diseñada por Yu-hun Kim. Y de nuevo, de otros compatriotas, Lisandro Napione, Javier Parra y Elías Krafczuk del estudio Sinapsis, una corbata que trae un abrebotellas ideal para el happy hour.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.