m2

Sábado, 26 de abril de 2003

CON NOMBRE PROPIO

Filosofía industrial

Desde su estudio La Mano, los diseñadores industriales Raquel Ariza y Tomás Benasso cosechan premios a fuerza de un diseño sencillo y funcional que pone el foco en los demás.

Por Luján Cambariere

l“No hay nadie en este mundo que no pueda hacer algo un poco peor para venderlo un poco más barato. Y la gente que sólo se fija en el precio, constituye el grupo de sus víctimas naturales.” No es casual que esta frase de John Ruskin (1819-1900) salte a modo de introducción desde la página web de la dupla de diseñadores industriales formada por Raquel Ariza y Tomás Benasso. Egresados de la FADU (UBA), los primeros trabajos proyectuales en conjunto llegaron en los primeros años de la facultad, la concreción de su romance cuando egresaron y los galardones al diseño para su próspero estudio La Mano poco tiempo después.
¿Su fuerte? “La Mano surge de una misma actitud frente al hacer. De demostrar que el diseño no es esa cosa frívola ni fashion que algunos quieren endilgarle, sino que es una herramienta efectiva en la resolución de los más diversos problemas. Suma a distintas áreas y, sin dudas, hace la vida más llevadera”, coinciden quienes se abrieron al ruedo primero mediante un competente taller de prototipos y maquetas, y hoy, realizan todo tipo de trabajos de encargos de diseño, desarrollo y realización de productos, realizaciones para cine y TV y utilería.

El año de los premios
¿Qué hace un diseñador cuando no está corriendo tras un encargo? Crea prototipos, participa en concursos, o ambas cosas a la vez. Este por lo menos es el caso de esta pareja para la que el 2002 fue un año de cosechar premios. Primer premio en el Concurso Homenaje al BKF con un sillón de multilaminado torsionado de guatambú y lona (hoy comercializado para el exterior). El Segundo Premio ex aequo del Concurso Nacional de Mobiliario Escolar para Aulas Comunes del EGB por unos bancos. Y el Primer Premio del Concurso Diseño Argentino para Exportar de Casa FOA 2002 gracias al sillón de jardín Abanxa de fundición de aluminio y madera que viajará en septiembre a la muestra inglesa 100% Design auspiciada por la Embajada Británica.
“Este sillón es cómodo, desarmable, liviano, tiene innovación y a la vez es clásico”, explica Benasso. “Así es nuestro diseño. Simple, atractivo para el consumidor en general, adaptado a la realidad, mayoritariamente liviano y plegable”, suma Ariza.
¿Los premios? “Estimulan, siempre sorprenden y, en este caso, al darnos la posibilidad de viajar al exterior a participar de uno de los eventos más importantes del diseño, generan un compromiso y un crecimiento mayor”, señalan quienes ya tienen en mano nuevas líneas de mobiliario, incluso como la que entre sus piezas suma un banco facilitador de alturas en multilaminado y goma eva moldeada que funciona como silla y escalera y un asiento para bañarse.

Diseño para todos
“Ese es el nombre que recibe un tipo de diseño que estudia cómo abarcar a todo el espectro de consumidores –adultos mayores, niños, discapacitados, embarazadas–”, cuenta Benazzo, quien acaba de terminar un posgrado en la materia. ¿El diseño tiene que tener una función social? “El diseño es para la sociedad en su conjunto, no para una elite. El diseño no es sólo Palermo Hollywood. Puede ser eso y mucho más. El diseñador investiga, analiza, sintetiza, resuelve, piensa en cantidad. Esa es la filosofía industrial”, rematan.
Estudio La Mano: 4702-2930, www.lamano.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.