m2

Sábado, 8 de marzo de 2014

CON NOMBRE PROPIO

Mensajes

En el Día Internacional de la Mujer, la diseñadora Anita Hechtlinger lanza una colección de ocho mujeres intervenidas con collage, para crear conciencia sobre el maltrato, la trata y la violencia doméstica.

 Por Luján Cambariere

A Anita Hechtlinger la conocemos por su original marca de indumentaria y accesorios Bienes Gananciales, que supo mantener en el mercado a fuerza de cuidada factura y sensibilidad para atender cuestiones que la rozaban, como el cuidado personal y (su mamá padeció la enfermedad) el cáncer de mama. Campañas de concientización y prevención de enfermedades que imprimía en su ropa. Hace un año cerró las puertas de sus dos locales, pese a su éxito, pero sigue en ella intacta la sensibilidad para abrazar causas desde lo que sabe: concientizar desde el mundo material, comunicar con productos e imágenes.

Puntualmente, esta vez, fue la invitación de una amiga, la periodista y escritora cubana radicada en nuestro país Claribel Terre Morell, a participar del II Encuentro Internacional ¿Qué hacés por mi vida?, ocho horas de lectura ininterrumpida contra la violencia y la trata que organiza junto a Nancy Monzón en DAIN, Usina Cultural (desde las 12 en Nicaragua 4899), donde Anita presenta sus ocho collages de Mujeres de pie.

“Por once años, de 2002 a 2013, desarrollé una marca propia de indumentaria y accesorios, conocida como Bienes Gananciales, y una segunda marca, Bien de Familia –cuenta–. La primera estaba dirigida a la pareja: hombres y mujeres, y la segunda, a niños. En ese tiempo, mientras realizaba la actividad comercial, decidí incorporar mensajes que quedaran impresos en cada uno de los productos que diseñaba y fabricaba, referidos por un lado, a la idea de generar conciencia sobre el cuidado personal, y por el otro, a temas relacionados directamente con los vínculos. Inspirados en el amor, los sueños, los logros y el respeto. Hoy, lo más visible de aquella época se refleja en estos objetos de arte, representados por la misma silueta, que en su momento reflejó la imagen de bienes, pero con la única diferencia de que ya no sigue unida de la mano. Decidí despegarla y trabajarla en forma separada.”

“Mi propuesta se basa en continuar con el mismo espíritu de la marca, sólo que en esta etapa tomo distancia de la industria textil para acercarme al arte. Mientras la gran mayoría de los artistas trabajan sobre el lienzo, yo elijo tomar como base estas siluetas, interviniéndolas. A través de la técnica del collage, utilizo diferentes materiales: nuevos y de descarte; de uso cotidiano y hasta comestibles. Bauticé a mi primera colección como Nuevo Mercado de Valores. En ella intento hacer visible lo que muchas veces resulta indecible... expresar sentimientos, emociones... como somos, o como nos ven las personas que nos rodean. Voy al rescate de valores y cualidades que todos poseemos a pesar de que muchas veces las olvidemos. Así surgen las primeras piezas, menudas de tamaño, no más de 18 cm de alto, pero inmensamente poderosas en su significado. Puro Corazón. Buena Semilla. Buena Madera. Sos de Fierro. Valés Oro, entre otras...”

¿Para el Día de la Mujer?

–Ya desde el año pasado había empezado a trabajar tímidamente, experimentando desde algún lugar en el arte, y empecé a construir la idea. A ver qué quería hacer. Yo sabía que quería trabajar con estos personajes de Bienes, que fueron súper representativos dentro de la marca y que a su vez transmitieron más cosas. Generaban siempre algo positivo en el otro. En Bienes funcionaban como pareja, pero ahora es otra etapa. Otra etapa la mía, y por eso me gusta trabajarlos por separado y si tienen que estar juntos es porque se van a elegir.

¿Cómo fue para vos, que abordaste otras problemáticas, trabajar con ésta?

–Al trabajo siempre le tuve que encontrar un sentido más allá de un rédito comercial. En Bienes me di el permiso de hacer algo más que confeccionar un producto determinado. En ese momento, que hacía ropa interior, que tiene relación directa con lo más íntimo de nuestro cuerpo, me parecía que estaba bueno recordar que además de vestirnos, necesitamos protegernos. Y me encuentro en otra etapa de mi vida y tal vez por eso que uno transmite de compromiso, de preocupación por el otro, me llegó la propuesta de pensar algo con motivo de esta problemática tan triste y grave y que involucra a tantas mujeres.

¿Estudiaste el tema?

–Cuando Clari me lo propuso, al no ser un tema en el que estuve involucrada directamente, si bien me solidarizo desde el dolor, me puse a investigar. Además, los anteriores los abordaba desde un lugar positivo, del cuidado, y acá el tema es tan tremendo, oscuro, que el lugar es otro. Sufrí mucho sólo leyendo. Investigué mucho y como ya había tomado la decisión, me ocupé de pensar cómo plasmar todo en mi silueta. Ocho de marzo, ocho horas de lectura, entonces dije: “Ocho mujeres de pie que comuniquen y transmitan algo”. Empecé a desmenuzar. Y a elegir donde yo visualizaba la materialización de algo. Todo era dolor, sentimiento, emociones. Y así llegué a una síntesis donde tenía por un lado una marioneta, por otro una margarita, por un lado permanentemente este mensaje de abrir los ojos, hablar, la personas prisioneras, las leyes aprobadas el año pasado. Todo resumido básicamente, además, en este mensaje: “No sos marioneta de nadie”, “No cierres los ojos”, “No hay duda de que no te quiere”, “Reciclá”, “Construye una vida mejor”, “Siempre hay salida”, “Existe la justicia”, y “participá para ayudar a otras”.

¿Con cuál empezaste?

–La marioneta, la más teatralizada desde lo estético para señalar algo obvio, pero difícil muchas veces de entender para quien lo padece, de que nadie tiene que manejar los hilos de tu vida. Para “No cierres los ojos” realicé un collage de ojos en papel. “Construye...” es de mi colección personal y la hice con rastis, algo tan básico también esto de entender que cada cambio, cada ladrillito que pongamos en nuestro bien, nos va a colocar en otro lugar.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Cómo es en La Plata
    un informe de Defendamos La Plata muestra las falacias de una industria
    Por Sergio Kiernan
  • El inglés de los trenes
    Por Jorge Tartarini
  • CON NOMBRE PROPIO
    Mensajes
    Por Luján Cambariere

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.