m2

Sábado, 22 de marzo de 2014

El misterio de los adoquines

El lector regular de m2 sabe que este suplemento no comulga con las leyendas urbanas sobre los adoquines porteños. Estas piedras deben quedar donde están en las calles donde sobreviven, que deben ser reparadas por las reglas del arte y no tienen que ser ni asfaltadas ni parodizadas con eso de hacerles una cama de hormigón y luego mal poner las piedras por encima. Las leyendas urbanas arrancan cuando se afirma por ejemplo que los adoquines son retirados para venderlos a Europa, donde los pagan en dólares, una tontera insostenible.

Lo que no quita que los adoquines sí sean un material de construcción y tengan un valor de mercado, lo que lleva a mantener los ojos puestos en los baldíos donde el gobierno porteño los anduvo tirando todos estos años. Es lo que hizo la comunera Gabriela Martínez, de la comuna 9, que el 10 de este mes recibió la llamada de una vecina preocupada por lo que pasaba en el depósito de empedrados de Perito Moreno y la bajada Lacarra de la autopista 25 de Mayo. Según la vecina, se estaban llevando por lo menos quince volquetes por día de la montaña de adoquines. Al día siguiente, la comunera pasa por el lugar y ve cuatro camiones haciendo cola para retirar volquetes, que están siendo cargados con una pala mecánica. Para el miércoles 12, ya eran directamente camiones volcadores los que se llevaban las piedras, y la montaña original estaba visiblemente reducida. Los camiones que esperaban tenían los calcos amarillos que identificaban unidades trabajando para el gobierno porteño.

Como el baldío no tiene identificación alguna, el cerco está lleno de agujeros y el personal de vigilancia se rehusó a dar explicaciones, la comunera se fue directamente a la Unidad Especial de Patrimonio de la Defensoría General, donde la atendió Javier Barraza. Se hizo un acta con el relato de la funcionaria y se pidió intervención al fiscal de turno.

¿Por qué tanta alarma? Porque según la ley, los adoquines sólo pueden ser utilizados para reparar calles empedradas, para crear nuevas (difícil) o para intervenir en espacios verdes. Que se sepa, el macrismo en funciones no está haciendo reparaciones en ninguna escala que justifique semejante volumen de material, ni remotamente está adoquinando calles a nuevo y no tiene ningún parque a esa escala donde intervenir, más teniendo en cuenta que tiene a cementar las circulaciones y no a adoquinarlas. La comunera Martínez pide que cualquiera que haya visto y fotografiado este tipo de movimientos en otros rincones de la ciudad se sume a la denuncia.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice
  • Nota de tapa
    Picaresca y reclamos judiciales
    la Justicia le pide al CAAP que explique sus actos, mientras frena trucos de especuladores
    Por Sergio Kiernan
  • El misterio de los adoquines
  • CON NOMBRE PROPIO
    Aquí Bolivia
    Por Luján Cambariere

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared