m2

Sábado, 5 de noviembre de 2016

El túnel de Saavedra

 Por Sergio Kiernan

Para ser un partido creado desde y dedicado al marketing, el PRO no sabe hablar con la gente. Uno de los fenómenos más curiosos que le creó al macrismo en funciones esta sordera/mudez es la insólita situación de los vecinos de la ciudad movilizados y reclamando para frenar obras. Fuera del mundo del revés en el que viven los Larreta de este mundo, loa vecinos reclaman y se movilizan para pedir obras...

El nuevo caso que ilustra esta torpeza política está ocurriendo en Saavedra, donde hace una semana apareció de golpe un vallado de cuatro cuadras de largo de la avenida Balbín, identificado por los logos de Ausa y Construmex. De inmediato arrancaron los trabajos para hacer un túnel bajo la vía a la altura de la estación Saavedra, con el pequeño e ilegal olvido de no haber colgado ningún cartel de obra. Esto ocurría porque se había caído un amparo otorgado por el juez Andrés Gallardo.

Los vecinos se reunieron para hablar el tema en la plazoleta del mástil a la altura de Tronador para escuchar a los abogados del amparo. Eran muchos vecinos, más de 300, que terminaron hablando de un plan de lucha y quitando carteles y vallados de la obra. La cosa se puso complicada, tanto que el gobierno porteño aceptó participar de otra asamblea pocos días después, en parte para explicar la obra y en parte para escuchar el reclamo histórico por las inundaciones en la zona causadas por el arroyo Medrano. Los vecinos hasta contaban con una ingeniera hidráulica y esperaban poder hablar con alguien con poder de decisión, pero el Gobierno porteño esquivó el bulto: apenas fue un empleado del área hidráulica armado con un mapa planimétrico del barrio.

Los vecinos pidieron cosas muy específicas, como que el gobierno creara por computadora un modelo de comportamiento de la cuenca, en caso de que hubiera lluvias extraordinarias como las del 2 de abril de 2013. No será posible, porque el empleado admitió con pesar que la licencia del software está vencida y no se puede usar, al menos no legalmente. Tampoco hubo caso de pedirle precisiones sobre la capacidad de absorción de los desviadores de agua del túnel, dato que fue calculado a mano, sin software, pero que no tenía encima. Estas preguntas son de enorme seriedad y peso, porque ya en 2012 se habló del mismo tema cuando hicieron el “sapito” por abajo de la vía en la calle Arias. El macrismo, entonces encabezado por el actual presidente, no contestó y en abril del año siguiente hubo cuatro muertos, ahogados en pleno Buenos Aires por una inundación. Según los vecinos, el empleado municipal hasta les pidió que, ya que estaban tanto en tema, propusieran soluciones técnicas.

Este realmente generó bastante bronca y los vecinos se comprometieron públicamente a denunciar como penalmente responsables de cualquier muerte que ocurra en el barrio a toda la cadena de mando de la obra, del Jefe de Gobierno a su responsable directo.

Compartir: 

Twitter
 

 
M2
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.