no

Jueves, 18 de marzo de 2004

EN “VITRINA ARGENTINA” ASOMA LO NUEVO

Por afuera de todo

POR EUGENIA GUEVARA
Desde Mar del Plata

Vitrina argentina, la sección dedicada a mostrar parte de la producción audiovisual argentina (generalmente en video) que no tiene posibilidades de estreno comercial, no existió en el catálogo oficial de la muestra. Tuvo el suyo propio, difícil de conseguir, pequeño, con una sinopsis ajustada de cada largometraje o mediometraje presentado. Sin embargo, las proyecciones tuvieron su público interesado, que en algunos casos llenó las salas de los cines Olimpia, La Subasta y del Paseo. Para programar la sección se utilizó un criterio de selección inclusivo, por lo que, finalmente, producciones muy diferentes integraron el mismo paquete. El único común denominador fue “no pertenecer a la industria”. Los jóvenes directores que presentaron su opera prima o su segunda película en esta sección comparten, sino las obsesiones estéticas o temáticas, un mismo modo de producción independiente, en algunos casos, artesanal. Aquí conviven tanto el que aspira a ser comercial, con influencias de la televisión y la publicidad, y aquellas obras que intentan ser de estilo clásico. También hay bastante de ejercicio de aprendizaje: largometrajes que parecen cortometrajes. Y, sobre todo, destacables intentos de búsqueda estética y expresión. Por ejemplo Lo nuestro no funciona, película experimental sin diálogos de Nicolás Alvarez (28) e Iván Wolovik (28), filmada en el 2002 en Costanera Sur y el Delta del Tigre; y En puntas de pie del rosarino Guillermo Barbieri (25), filmada en VHS –también en el 2002–, pero emulando al Súper 8.
Más de la mitad de la programación estuvo dedicada al género documental. Daniel Gagliano (27) presentó Solo de guitarra, sobre el jazzero Walter Malosetti. El documental (filmado en video, pero con una introducción en 16 mm) recoge historias y anécdotas del guitarrista enamorado del swing, de Django Reinhardt, de la guitarra y de la docencia. Como otros directores, Daniel pudo filmar su documental utilizando los equipos de su facultad. En cambio, el salteño Fernán Saravia Toledo (27), que estudió teatro, cine y música, conoció a Alejandro Arroz, su mecenas, que lo apoyó para filmar su opera prima, Consecuencias. La historia del joven romántico al que le hacen creer que está enfermo de sida fue rodada en el verano del 2002, se basa en la novela homónima de Fernán de 1996, y está protagonizada por el mismo director.
Este será el fin de semana de las chicas detrás de cámara. Desde hoy y hasta el sábado podrán verse otras producciones artesanales como el documental Retrato de la familia Aguirre, escrito, dirigido, producido, filmado y montado por María Florencia Alvarez. También se exhibirá Baño de sangre, el primer largometraje de Paula Pollacchi, quien se autodenomina, “la primera directora argentina de cine de terror”.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.