no

Jueves, 11 de enero de 2007

HERNAN MARTINEZ PRESENTA “EL PRESTIDIGITADOR”

Contra el regodeo melancólico

Integró Voltura, que renovó la escena indie local. Enfrentado a Radiohead, propuso a la Velvet Underground como “modelo a seguir”, y admira a Yo La Tengo.

 Por Juan Manuel Strassburger

No hace mucho (entre el fin del menemato y los estertores del corralito), la escena indie local vivió un contrapunto. Así como The Strokes y la movida post punk en Nueva York desnudaron la festividad sobreactuada de las raves (la evidencia de que hacía rato habían dejado de ser un lugar de experiencia vital), el indie argentino tuvo su pequeño temblor cuando Radiohead sacó Amnesiac (2001) y Hail to the Thief (2003) y la sensación fue que ya no conmovía como con Ok Computer (1997). Que por ejemplo Jaime Sin Tierra (JST) espaciaba sus shows y al poco tiempo se separaba. Y que los nuevos grupos que aparecían ya no se referenciaban en Thom Yorke.

Uno de los que participó de ese proceso de recambio fue el ex guitarrista y cantante de Voltura, Hernán Martínez. Al frente de esta banda (y junto a otras como El Tío Pastaflora, El Mató Un Policía Motorizado y Vermearder), Hernán participó de la situación que se registra hoy: que ya casi no haya bandas que abreven ciento por ciento en la sofocación existencial, el regodeo melancólico y el entramado post rock que imponía Radiohead a fines de los ‘90.

Encaramados en la siempre pródiga herencia de Velvet Underground (las guitarras repetitivas y machacosas reemplazando las acumulativas e in crescendo del post rock) y deslumbrados por Yo La Tengo (algo así como unos Velvet universitarios y minimalistas, ver nota central), Voltura enseguida llamó la atención por el uso del humor y la serenidad en vez del drama y la angustia, y por fijarse en lo pequeño y cotidiano y no en lo ominoso y universal. “Estábamos en los antípodas de los que apuntaban directo a la tristeza. En lugar de sensibilizar desde acordes menores o letras sufridas estilo qué sólo que estoy, nos parecía más interesante hacerlo desde imágenes cotidianas. Lo que por ahí sucede frente a tus ojos y no te diste cuenta”, detalla Hernán desde su casa en Almagro.

El recambio se nutría del viejo y olvidado indie americano de los ‘90: Luna o Magnetic Fields, entre otros. “La cultura americana en general es chata, pero hay unas perlitas que son realmente interesantes: Warhol, Sonic Youth, Yo La Tengo, el alt-country, cosas que no tienen nada que ver con la medianía americana y lo que aparece en MTV. A veces hay prejuicio entre las bandas de acá para ver eso”, señala el ex Voltura (completaban Matías Campo en bajo y Diego Arango en batería).

Si bien a mediados de los ‘90 bandas como Perdedores Pop, Massacre, Menos Que Cero, habían acercado algunos sonidos del under americano, lo cierto es que las distintas oleadas brit pop, trip hop, ¡jungle! (¿alguien se acuerda hoy del jungle?), rápidamente borraron cualquier descendencia. Ahora, con el flamante El prestidigitador, Hernán continúa de algún modo esa sensibilidad, pero matizándolo en los shows con alguna que otra joya del cancionero local. Versiones de Calamaro y, créase o no, ¡Ratones Paranoicos! “Juanse tiene muchas cosas de Lou Reed. Canta recitado y hace canciones buenísimas con tres acordes, imágenes simples y una melodía que no vuela mucho sino que queda ahí. Si encuentro los mismos elementos que en bandas de afuera, ¿por qué no me va a gustar?”

Entre las canciones, se destacan el tema que da nombre al disco (un Lou Reed suave y sereno) y Tu nombre se fue con mis recuerdos, una melodía por demás animada y alegre que engalana el relato de una separación. Curioso: la producción estuvo a cargo de Juan Stewart, ex bajista de JST. “Juan en general se preocupa más por el sonido de los temas que por la parte artística. El es muy respetuoso del autor.”

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared