no

Jueves, 22 de agosto de 2002

EL EFECTO REALITY SHOW EN TRES EPISODIOS

Idolos de los quemados

Era otro país aquel, cuando ellos vivieron su cuarto de hora... Ahora todo cambió. Pero la vida sigue, y las de ellos, también. Aquí, tres historias listas para ser contadas.

 Por Javier Aguirre


Tamir El Bar 2
Boludos
Seis días después de la caída de De la Rúa, el histriónico mexicano Tamir Gerstein caía a su vez en la final de El Bar 2. Ahora, lejos de las cámaras 24 horas, y también lejos de sus ex empleadores de Cuatro Cabezas, Tamir conduce un programa de radio dedicado a bandas under en FM La Tribu, junto a Guadalupe Luna y Leila Campos. Todo oídos convoca a las bandas a enviar sus demos, explora el under y organiza recitales. “Yo ya había trabajado con bandas under desde antes de la tele –asegura Tamir–, organicé recitales en un bar irlandés, y managereé a tres grupos; así que no soy un recién llegado.” Sin embargo, la (¿re?)inserción de Tamir en la escena de bandas independientes no fue del todo simple después de su experiencia televisiva: El Bar fue un torbellino mental, y me costó mucho reintegrarme a la vida normal. Yo sé que todos los ex van a Cuatro Cabezas lloriqueando ‘Mario, Mario, Mario...’ para que Pergolini les dé un trabajo o les ponga un programa, pero hay que acostumbrarse a que la golosina de la tele ya terminó. Yo he dormido en plazas, he vendido latas en la calle, así que sé lo que es romperse el culo. Reconozco que la tele me abrió algunas puertas, sí, como poder llamarlo a Andy Kusnetzoff o a Pergolini, o como haber podido disfrutar de la lujuria y de varios otros pecados capitales; pero me cerró otras. Ahora me idolatran los boludos. Voy a un boliche y siempre salta uno que me dice ‘Eh, loco, aguante Tamir, loco, ¡qué capo!’. Y yo pienso ‘¡Vete de aquí!’”

“Todo oídos” va todos los jueves (¡hoy!) de 17 a 18 por FM La Tribu, 88.1 Mhz. Para mandarle demos, escribir a todooidoslatribu–arroba-yahoo.com.ar


La Colo Gran Hermano 1
Idiotas
Para que el tímido Gran Hermano 1 empezara a llamar la atención pública, Verónica Zanzul hizo mucho. En realidad, no se sabe cuánto hizo en realidad, pero su decidida irrupción en la cama de otro participante y los posteriores movimientos de ambos bajo las sábanas, se convirtieron en el primer arrumaco/polvo (tachar lo que no corresponde) televisado en vivo de la era de los reality show. Ahora, junto a otros ex participantes del programa (entre ellos, la popular Tamara Paganini, con quien vivió hasta hace unos meses) está en plena batalla legal con el canal y la productora del programa: “Estamos en juicio para que Telefé reconozca la nulidad del contrato que firmamos y para que Gran Hermano 3 no salga. Queremos que se sepa que el programa fue un fraude. Las votaciones eran falsas, las ediciones eran horribles, sacaban nuestras charlas sobre política o educación, y sólo nos ponían hablando de sexo o de pavadas... nos hacían quedar como idiotas”.
Después de quedar eliminada, Verónica pasó durante una semana por los sets de Susana Giménez, Tinelli y todo Telefé, tuvo algunos trabajos como RR.PP., pero empezó a sentirse mal. Ahora está sin trabajo. “El canal se llenó de plata usándonos, y yo soy de las que más sufrí. Hace poco estuve unas semanas casi sin salir de mi casa. Ni pienso en ir al psicólogo, bastante nefasta fue mi experiencia con los psicólogos del programa”.


Daniel El Bar 1
Héroes
Daniel Granelli protagonizó el primer superclásico de los realities contra Eduardo Nocera; enfatizando un choque “antagónico” de noche contra noche: el bardo vs. la bohemia. A su vez, fue eje de la primera avalancha de rumores: que iba a ganar porque era el primo de Pergolini, que estaba zarpado en cámara, que era violento... “Si no hubiera hecho todas las que hice, no me habrían elegido en el casting”, desafía. Y enumera: “Ibiza, los problemas con la cocaína, la noche, el matrimonio, el trabajo, la partuza, saludar a Jagger en una disco, ser trucho a conciencia, compartir unas copas con Redondo, caer preso por defender causas justas... Todo lo que aprendí en la vida me sirvió para estar donde estoy; yo estoy del lado de las decisiones heroicas”.
Cercano a los dos metros de altura, con gorrita de visera, sobretodo negro y vozarrón de bluesman, Granelli saluda y parece copar cualquier parada con naturalidad. Recuerda, cual gesta, su intervención en El Bar 1: “Uno generó muchas pasiones, hay gente que me tiene bronca y otros que me tratan de ídolo”, resume. Quedó peleado por problemas de dinero con Eduardo y Federico Blanco, el ganador del programa. Ahora trabaja en la barra del Roxy y tiene un bar (“Mi Bar”, en El Palomar), pero su proyecto principal es la música. Guitarrista, cantante y compositor de rock, su banda La Negra Nelly tiene listo su disco. Dice haber tenido más síndrome de abstinencia por la tele que por la cocaína (de hecho, grabó un piloto para la TV uruguaya), y se saca el sombrero cuando habla de Pergolini: “conocerlo fue lo más, pura emoción. De adolescente, yo tenía cuatro ídolos: Jim Morrison, Perón, Gandhi y Pergolini”. n

La Negra Nelly toca todos los viernes (¡mañana!) a la medianoche en Mi Bar, Av. Marconi 225, El Palomar.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.