no

Jueves, 6 de noviembre de 2008

EL GRAN GUSTAVO SALA INAUGURA MUESTRA

A los bifes

El día en que se vendan lentes con rayos X, quien mire el cráneo de Gustavo Sala (Mar del Plata, 1973) va a tener para entretenerse un rato. Lo malo es que verá a las chicas como radiografías ambulantes. Por eso en vez de esperar a que llegue semejante engendro tecnológico conviene darse una vuelta esta misma tarde a las 19 por el Centro Cultural Recoleta. Ahí, en Junín 1930, el historietista que ya es número puesto del NO (De La Flor acaba de publicar el compilado de tiras de “Bife Angosto”), Barcelona y Fierro inaugurará una exposición con sus mejores obras, y presentará al dúo de pop-rock que acaba de fundar, Los Dentistas Tristes.

–¿Cuándo te diste cuenta de que los demás se cagaban de risa con tus viñetas?

–Fue una sorpresa. No tuve un plan: me di cuenta de a poco de que en este espacio me sentía cómodo. Después me encontré con Robert Crumb y toda la movida medio under, a lo que se sumó lo que sacaba Editorial Fanta-graphics. No sé si precisé que los otros “se cagaran de risa”. A veces creo que me persigue esa presión de la carcajada como medida de la calidad de un laburo. Lo loco es que mu-chas veces elaborás un personaje, le ponés muchísima pila y cuando le das la página a alguien para ver si funciona... ¡al forro le causa gracia un detalle completamente inesperado!

–“Baby Echecopar y los enanos de jardín drogadictos” y “Felipe Solá, el florista convincente” son sólo dos de los personajes reales-ficticios que usás semana a semana. ¿De dónde sacás esas ideas?

–Tengo recursos inconscientes. Salgo a caminar, escucho conversaciones ajenas o voy a bares. Si hay pesca llega una imagen y hay que empezar a desarrollarla. Suele pasar que me siento, completo el primer cuadro y no sé dónde voy a terminar. Aunque lo más cómodo es cuando ya asomó el final y la historia se va conduciendo sola. En “Bife Angosto” me concentro principalmente en situaciones. Como los personajes duran una sola tira, agarro un diario y elijo un chabón al azar, y me entusiasmo pensando que se va a sorprender al verse dibujado.

La muestra, que arranca hoy en el Recoleta, se podrá visitar hasta fin de mes y es el primer recorrido integral de Sala como autor. Aparte de las perlitas semanales que se han convertido en vicio, hay afiches, gigantografías y hasta realizaciones dedicadas al público infantil. La frutilla del postre será el concierto antológico (y odontológico) de los Dentistas Tristes. “Van a conocer el proyecto que inventamos junto a un demente conocido como Gonzoide. Sin embargo, no es que haya estado oculto. Uno tiene ciertos principios que desarrolla en diversas disciplinas. A veces hago guiones de monólogos, por ejemplo. Y lo que une a todas esas expresiones es que siempre hay una actitud medio a lo Tom Waits: hacer más con menos recursos. A mí no me interesa el virtuosismo, sino transmitir por donde encuentre caminos.”

–Muchos no registran tu cara. ¿Tenés pánico escénico?

–Puede ser y es entendible. En definitiva, corro peligro de que me caguen a trompadas.

–Ante ese riesgo, ¿qué mensaje dejarías?

–¡Aguanten los Redondos!

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.