no

Jueves, 9 de julio de 2009

NUEVA GENERACION DE COCINEROS TELEVISIVOS

Chefs 2.0

 Por Federico Lisica

El gran cocinero, viajante y filósofo Anthony Bourdain, además de ser un rocker incurable que le dedicó su libro Sucios bocados a Joey, Johnny y Dee Dee, y que dijo haberse “destetado con MC5 y The Stooges”, rezonga cada vez que puede contra lo que denomina “chef estrella de TV”. Y él sabe de lo que habla, ya que es uno de ellos. De trabajar codo a codo con el bachero, los cocineros pasan a preocuparse por el maquillaje en cámara o por firmar best sellers. Por edad y órbita, Soledad Nardelli, Matías Panizza y Alexis Cataldi no ostentan esos vicios. De hecho, al tener entre 28 y 30 años todavía podrían preguntarte con una sonrisa: “¿Ya decidiste qué vas a pedir?”, como hacen tantos para pagarse los estudios o simplemente rebuscárselas. Eso sí, transitan el crossover delineado por Bourdain (de entregar un plato a tiempo en un restaurante a cocinar frente a las cámaras) gracias a Nueva Generación, el flamante programa de la señal El Gourmet. En cada emisión, y de a uno por vez, expondrán una receta en el formato convencional para este tipo de programas.

“Venimos con nuevas ideas. En los platos está a la vista, creo que la onda que ponemos lo hace distinto”, señala Panizza, un amante de lo dulce que en 2008 ganó un reality del mismo canal. Cataldi, el especialista en comida francesa, cree que “la cocina de la nueva generación se expresa de una manera más cosmopolita”. “En lo que respecta al programa, hacemos recetas que se puedan realizar en casa.” O sea, tanto platos para impresionar a amigos y parejas en reuniones como para dejar de pedirle a San Delivery. Y aunque todas sus fórmulas destilen un aroma sofisticado, hay un tubérculo todo terreno. “¡Cualquier preparación con papas me puede!”, se sincera Nardelli. Panizza opta por el asado “con papas caseras, no cualquier papa frita”. Cataldi, para rematar la pataleta al hígado, elige “milanesas con fritas y huevo a caballo”. “Cada uno tiene su estilo y los tres nos esforzamos por formarnos”, cuenta Nardelli, quien cambió la carrera de Derecho por los guantes y los trastos. De chicos eran los que se colaban en la cocina antes de una comilona familiar entre las piernas de abuelas y tías (“metía la mano en donde me dejaran”, recuerda Cataldi), y en la actualidad se reconocen como enérgicos y meticulosos en lo que hacen, “aunque siempre con buena onda”. “Siento que no sé hacer a otra cosa mejor que cocinar”, suspira Nardelli.

El programa es casi una decantación de un sector que no deja de crecer entre los jóvenes como hobby u oficio, emergente de una ciudad transformada para turistas 2.0 y comensales porteños de nueva gama. Una publicidad lo grafica bien, en el medio del derroche de Pecsi se habla de “los mozos de antes y los de Palermo Julivud (sic)”. ¿Hay chefs palermitanos versus chefs de fonda? ¿Hay vida para la gastronomía d.P. (después de Palermo)? “Lo que sucede es que Palermo sigue de moda y por el momento no hay señales de que esto vaya a cambiar”, dice Cataldi. Aunque opina similar, Panizza lanza: “La gastronomía no es un barrio”. “Obvio que se puede salir del circuito de Palermo”, se planta Nardelli. “Muchos excelentes restaurantes no están en polos gastronómicos”. Donde no hay (tanta) concordancia es en la música que suena en sus lugares de laburo, un ítem tan relevante como saber hacer un corte a la juliana. Si los varones optan por cumbia (“porque levanta los ánimos”), Nardelli expone: “En nuestra cocina la disputa se da entre rock nacional y el pop ochentoso. A mí, para cocinar, me gusta U2”. OK. Además de en Nueva Generación podrían trabajar con Bourdain, quien prohíbe so pena de expulsión poner música de Grateful Dead o Billy Joel.

* Nueva Generación se emite todos los miércoles a las 20 y los viernes a las 22.30 por la señal El Gourmet.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.