no

Jueves, 8 de abril de 2010

12º BAFICI > ENTREVISTA AL DIRECTOR CHRIS PETTIT

“Fui el peor periodista musical posible”

La ópera prima de Chris Pettit se llama Radio On, y se trata de una road movie de culto que reunió a Kraftwerk, David Bowie, e incluso Sting aparece en la cinta nacida de las brumas y los sonidos de 1979. “Al tipo que se le ocurrió poner una radio en un auto es un genio”, dice Pettit.

 Por Federico Lisica

Radio On, de Chris Pettit

En 1982, Julio Cortázar y Carol Dunlop se subieron a una vieja furgoneta para unir París-Marsella en poco más de 30 días; luego contarían la experiencia en Los autonautas de la cosmopista. Y si ese trip daba en la tecla emocional, europea, ensoñadora y hasta realista del escritor, algunos años antes, y un poco más al norte, Chris Pettit lo hizo con el recorrido Londres-Bristol. ¿El resultado? Una ficción de un blanco y negro asfixiante donde el rock de entonces toca un nervio vital. “Manejando te encontrás a vos mismo”, asegura el director en charla exclusiva con el NO, antes de llegar al país.

En Radio On alguien viaja de la capital inglesa hasta una ciudad portuaria, atravesando autopistas brumosas para investigar el suicidio de su hermano. Lo acompaña una radio enfermiza con el Bowie berlinés, el pub rock de Ian Dury, la electricidad monótona de Kraftwerk y los escapes guitarrísticos de Robert Fripp. Con el soundtrack perfecto para un alma errante, va conociendo a personajes tan particulares como él, incluso a Sting haciendo ¡de violero! La road movie de Pettit, quien se había desempeñado como periodista de rock y crítico de cine en la Melody Maker y Time Out, hoy es considerada una obra de culto. Se dijo que da con el quid de la Inglaterra pre-Thatcher, posee un existencialismo cinético y se apropia de los códigos de Jean-Luc Godard y las visiones de J.G. Ballard.

“La ruta es algo que siempre vuelve en mis películas, su sentido de movimiento, un argumento entre la palabra y la imagen, el sonido y la visión.” Sound & Vision –del disco Low del Duque Blanco– no aparece en la cinta, pero Pettit –amante de Céline, Burroughs, Fassbinder y Wenders–- logró plasmar imágenes muy cercanas al espíritu de Heroes, Always Crashing in the Same Car, Radioactivity de Kraftwerk o el Satisfaction biónico de Devo.

–Para lograr la atmósfera intensa de Radio On, ¿qué estuvo en primer lugar, la música o la historia?

–Los huesos de la historia fueron lo primero, luego el título; y cuando la plata la pusieron ingleses y alemanes, el soundtrack fue obvio. El film nace de la experiencia de manejar, de la idea de tener a la ventanilla como una pantalla de cine mientras escuchás música. Al tipo que se le ocurrió poner una radio en un auto es un genio, y al que se le imaginó sumar un reproductor es más genio todavía.

–Radio On fue tu debut. ¿Cómo lograste ese soundtrack y que aparezca Sting en un film independiente?

–En realidad no fue tan difícil porque éramos novatos. Como teníamos tan poca plata, todos fueron muy buenos con nosotros. Sabía que no podía tenerlos de la manera formal, fui el peor periodista musical posible y así entrevisté a Kraftwerk. El productor, Keith Griffiths, conocía a Bowie por las escuelas de arte y el resto fue por un arreglo con Stiff Records, que tenía un catálogo muy bueno. El único que se negó fue Elvis Costello.

–¿Te comentaron sus impresiones sobre el film?

–A Kraftwerk les pareció muy divertido. Y Bowie aceptó, pero antes de dar el ok pidió ver unas imágenes. A Sting llegamos por su agente, que quería lanzarlo como actor. Y entre la filmación y el estreno se hizo enormemente famoso.

–¿Con qué artistas de la actualidad podrías hacer Radio On?

–Content, uno de mis últimos films, es una suerte de continuación de Radio On. Quise llegar a Kraftwerk, pero no me respondieron. Creo que, 30 años atrás, la escena era mucho más pequeña y cualquiera entre 15 y 25 años podía acercarse a lo que pasaba. Ahora está todo fragmentado, funciona en guetos. En Content llegué a AFG a través de Internet, pero no sabría bien cómo hacer Radio On en la actualidad.

–¿Por qué te decidiste a hacer dos décadas después Radio On Remix?

–Es fácil de responder. Mi editor me dijo: “Sería una buena idea meternos en un auto”. Me interesó hacer algo pequeño, sólo dos personas con una cámara de Hi-8. En el soundtrack estuvo Bruce Gilbert de Wire al que le pedimos que haga sonidos de un coche en movimiento. Y lo hizo muy bien.

–Cuando hiciste Radio On, el cine independiente no era una marca como en la actualidad. ¿Tenés alguna recomendación para los nuevos realizadores?

–Antes no había nada, era como un cementerio. La gran ventaja de la actualidad es la tecnología. No hay ningún impedimento para no hacer películas. Aunque soy un poco pesimista de tener demasiado de todo, creo que si algo es lo suficientemente bueno, va a hallar su audiencia. Mi consejo sería: ignorá el 90 por ciento de lo que te dicen, pero prestá mucha atención al 10 por ciento restante, hacé tu propio trabajo y confiá en que va a funcionar. Cada film que hice pensé que iba a ser el último, pero me las arreglé para seguir adelante.

* Radio On se da el 11 de abril a las 21.30 y el 13 de abril a las 14 en Hoyts Abasto, y el 17 de abril a las 13 en Atlas Santa Fe.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.