no

Jueves, 18 de octubre de 2012

VIENE SIMPLE PLAN

Simplemente por dinero

Si hay algo que no se les puede negar a estos astutos y laboriosos canadienses es que han llevado a cabo su plan a la perfección: “La verdad es que me siento muy afortunado”, dicen.

 Por Santiago Rial Ungaro

“Keep It Simple”, que en criollo significaría algo así como “mantenlo simple”, es un slogan que usan los coachs en los call centers cuando adiestran a los agentes: parece que mantener un discurso breve, claro y simple facilita las ventas. Después de más de 20 minutos de estar hablando con Sébastien Lefebvre, guitarrista rítmico de Simple Plan, nos viene a la mente este slogan marketinero, lo cual ayuda a reprimir un inevitable bostezo: escuchar lo que cuenta el guitarrista de esta banda hace pensar que tocar en una banda de rock puede llegar a ser una salida laboral más que interesante. Los Simple Plan (Pierre Bouvier en voz, David Desrosiers en bajo, Chuck Comeau en batería, Jeff Stinco en guitarra y Sébastien, al teléfono) tenían un plan simple: armar una de esas bandas de rock instantáneas, un producto musical de rock convencional más influido por la pantalla de la MTV que por cualquier disco o banda.

Si hay algo que no se les puede negar a estos astutos y laboriosos canadienses es que han llevado a cabo su plan a la perfección: “La verdad es que me siento muy afortunado: ¡Me siento el hombre más afortunado del mundo! Y si me preguntas por qué después de 10 años aún seguimos tocando juntos, creo que el secreto es que realmente disfrutamos de lo que hacemos”. Con una música melódica pero con tics rockeros, los Simple Plan se conocen desde mediados de los ‘90, época en que iban al colegio juntos. Claro que lo que aún parece una estudiantina no tiene nada de ingenuo: sus 6 discos (cuatro de estudio y dos en vivo, uno de ellos en Japón y el otro para la MTV) nos llevan a pensar en la sutil diferencia que hay entre una canción y un jingle: hay un millón de bandas casi iguales a estos canadienses, al punto tal que resulta inevitable pensar en que lo suyo es rock de clonación: esta exitosa banda de “rock alternativo” es un ejemplo de cómo el mercado se las ingenió para que lo “alternativo” se haya convertido en un enorme segmento del mercado.

Simple Plan lleva vendidos siete millones de discos en 10 años, y son uno de los mejores exponentes de una nueva generación de jóvenes “inclinados”: pibes y pibas que crecieron interactuando, más o menos pasivamente, con pantallas de todo tipo: no es casual entonces que el sexto integrante de la banda sea Patrick Langlois: “Sí, Patrick hace ya 5 años que nos sigue con su cámara a todos lados y nos ayuda con el web site. Al principio me parecía un pesado, siempre ahí en el backstage, pero ahora ya lo consideramos un amigo más, y va a venir a Argentina con nosotros”. Pero hay más: además de ser fotógrafo y camarógrafo, Langlois se encarga del merchandising y se complementa con otro proyecto de los Simple Plan: Role Model Clothing, una marca de ropa que comparten Bouvier y Comeau con el bueno de Langlois.

Sébastien destaca que la clave de su éxito son sus incansables giras por todo el mundo (a lo que también le podemos sumar experiencias como haber hecho el tema de la película de Scooby Doo, Grow Up): “Los shows son algo salvaje. Todos se vuelven locos y a nosotros nos contagia toda esa energía de la multitud”, comenta al No Sébastian y aclara: “Nosotros somos un grupo de rock y realmente amamos lo que hacemos. Estuvimos viajando por Indonesia, Japón, Chile, Hong Kong, Malasia, Singapur”.

Mientras Sébastian enumera pienso en que, de alguna manera, con sus canciones directas y pegadizas, los Simple Plan se armaron un proyecto de vida que conjuga el turismo, la administración de empresas y tocar un poco la guitarra, un proyecto que incluye la creación de MYPlash, una tarjeta de regalo recargable para los usuarios de Master Card Debit, que sirve “para familiarizar a los adolescentes con las experiencias financieras”. En estos 10 años los Simple Plan ya fueron disco de Oro en Japón, Disco de Oro en Canadá y organizan por todo el mundo tours en los que se agotan las entradas. “Yo disfruto mucho de tocar, pero más disfruto del estudio”, comenta este guitarrista que afirma “no tener un guitarrista favorito” (¿?), pero que, sin duda, tiene las ideas claras: “Lo importante es estar seguro de lo que haces”, afirma y uno ya está dispuesto a odiarlo cuando se entera de que junto a sus amigos crearon la Simple Plan Foundation, para ayudar a chicos o familias con ciertas discapacidades o enfermedades. Y es que, además de tener las ideas claras, los Simple Plan saben lo que hacen: toda empresa suele tener su institución benéfica y los canadienses no son la excepción.

* Simple Plan toca el 20 de octubre a las 21 en el Estadio Cubierto de Malvinas, Gutenberg 350.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.