no

Jueves, 8 de noviembre de 2012

SITIO PLASMA CUMPLIó SUS PRIMEROS 10 AñOS

“De músicos, para los músicos y por la música autogestionada”

Luego de una década marcada por la post crisis, Cromañón, los festivales masivos y la consolidación de un entramado de boliches que concentra casi todo, el local de Piedras al 1800 sigue mostrando lo mejor de lo nuevo.

 Por Luis Paz

Nacho Perotti maneja un local de música en vivo hace diez años y, sin embargo, sigue atrasándose con el pago del alquiler de su casa y apenas pudo comprarse un cochecito destartalado que pone a punto a medida que puede. A diferencia de lo que propusieron The Mothers of Invention, el combo lisérgico liderado por Frank Zappa, en su histórico disco, Perotti no está en esto sólo por el dinero. De hecho, no está en esto ni siquiera por el dinero: “Si bien hay dueños de boliches que son más especuladores que otros, un espacio de música como Plasma no es ni será nunca un buen negocio”, afirma el joven de 28 años que pasó 14 craneando, creando o coordinando Sitio Plasma, el local de la calle Piedras al 1800 que el pasado martes 6 de noviembre cumplió 10 años albergando a lo más notable, rico y novedoso de las escenas emergentes de las músicas metropolitanas.

“Trabajamos como una gran familia con los músicos, con el público y entre los que estamos dentro de la casa, luchando contra los viejos paradigmas del bolichero, estigma del cual nunca nos hicimos cargo”, asegura Perotti. “Creo que algo que nos caracterizó y que nos mantuvo en actividad durante tanto tiempo es tratar no sólo a los músicos sino a todos como iguales, como pares. Plasma es pura autogestión: un lugar hecho por músicos para los músicos y por la música autogestionada”, dice. Que el local haya sobrevivido a Cromañón y al coletazo de cierres de boliches luego de lo ocurrido en Beara (el local de Palermo en el que en 2010 se desplomó un entrepiso, provocando la muerte de dos chicas) indica, a la vez, que Perotti y equipo se lo han tomado con seriedad y responsabilidad. Asimismo, Plasma ha salido bastante indemne de la proliferación de los festivales y la consolidación de un grupo de boliches y teatros porteños pulpos, que concentran casi todo lo que pasa en el mainstream y las primeras filas del under.

El local de Barracas, desde el culo de la ciudad de Buenos Aires, fue una plataforma de despegue para una cantidad increíble de bandas de todos los estilos y con algunas cosas en común: “Calidad, riesgo artístico, novedad y trabajo autogestionado”, indica Nacho, quien también le puso su guitarra a las poesías que Enrique Symns entregó en un EP junto a su libro Big Bad City. El programa de artistas que desde el comienzo de la primavera y hasta el final del año participan del Ciclo Plasma 10 Años da cuenta: pasaron o pasarán Go-Neko!, Morbo y Mambo, Tremor, La Orquesta Antropofónica, La Patrulla Espacial, Gabo Ferro, Violentango, Tulús, Prietto viaja al cosmos con Mariano, Sergio Pángaro, Lucas Martí, Francisco Bochatón, Javi Punga, Fútbol, La Cosa Mostra, Sofía Viola y Utopians. “El ciclo no es sólo un festejo, sino que quisimos mostrar la diversidad de nuestra programación. La esencia de Plasma siempre fue descubrir y darles visibilidad a distintas corrientes artísticas, y creo que con el ciclo lo estamos reflejando con una programación contundente y simbólica, invitando a los artistas más representativos que pasaron por el escenario de Plasma durante esta década”, suma el gestor cultural.

Desde que tenía 14 años y ya coqueteaba con la música, Ignacio Perotti tuvo en mente la creación de un espacio dedicado a la música en vivo. Inauguró Plasma con apenas 18 años y tuvo que bancar que funcionarios de habilitaciones, inspectores y proveedores le dijeran una y otra vez que era muy pendejo como para ocuparse de un lugar, que Plasma se le iba a ir de las manos, que no iba a durar nada, que iba a ocurrir una tragedia en el lugar. Nada de eso ocurrió y hoy Plasma sigue rodando, ya como un emprendimiento que aumenta la sala de conciertos con un estudio de grabación y sala de ensayo, una productora de encuentros y contenidos culturales, y una participación constante en la búsqueda de mejores legislaciones para la música en vivo, sus artistas y locales donde ocurre.

“Al comienzo de todo, pensamos en cerrar, pero me puse a estudiar Gestión Cultural y se aclaró el panorama. Volvimos a la carga justo un mes antes de Cromañón. A partir de ahí, todo cambió. Ya no era sólo sostener el proyecto propio el desafío, sino que la situación se transformó en algo mayor: mantener viva la cultura subterránea en la ciudad”, cronica Perotti. En respuesta a la situación que vino luego de lo ocurrido en el boliche de Once, él y su equipo trabajaron en el marco legislativo de la actividad musical en vivo, con el objetivo de ir cubriendo los vacíos legales, conseguir leyes de fomento a la actividad (como BAMúsica), armar una red de espacios culturales y trabajar de forma cooperativa. “Hemos generado fuertes vínculos a nivel internacional desde la producción de giras de bandas. Y, por último, un proyecto que nos encantó hacer fue la Musicleta. Luego de 10 años de gestionar un espacio físico, con todas las dificultades que conlleva, hicimos un escenario móvil que funciona a pedal de bicicleta fija, donde el público genera la energía pedaleando con la que luego se alimenta el sistema de sonido para que salga la música”, cierra Perotti. Pero Plasma no, no cierra.

El Ciclo Plasma 10 años continúa este viernes 9 con Enrique Symns & El Niño de los Puentes y Sergio Pángaro; y el sábado 10 con Symns y Tom Lupo en Sitio Plasma, Piedras 1856. A las 22.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.