no

Jueves, 17 de enero de 2013

EL GLAM CRISTIANO DE STRYPER

Jesús con calzas de leopardo

Antes de su nueva visita a la Argentina, la banda de los hermanos Sweet aclara los tantos: “No somos predicadores”.

 Por Javier Aguirre

Si creías que el mensaje de fe cristiana podía generar cortocircuitos con una ochentosa banda de glam rock –con todo lo que ese subgénero supone en términos de maquillaje, indumentaria y ambigüedad sexual–, los veteranos de Stryper aseguran que “ni a palos”. A un mes de su nueva visita a la Argentina (tocará el 16 de febrero en El Teatro, Flores), la californiana banda de los hermanos Michael y Robert Sweet lleva casi tres décadas, con algunas interrupciones, sugiriendo que es posible que un predicador lleve campera con tachas, una plumosa boa turquesa en el cuello y un crucifijo con lentejuelas. Mensaje de fe y citas bíblicas, pero con estética glam. Y mientras anuncian para junio la aparición de su noveno álbum, Second Coming (más un guiño a una eventual llegada de un mesías que al disco homónimo de los más terrenales Stone Roses), el cantante Michael Sweet asesoró al NO sobre cómo lograr, en el nombre del rock, la armónica coexistencia entre la rígida moral cristiana y –llegado el caso– un poco de rímel y unas estrechas y reveladoras calzas de terciopelo.

–¿Cómo se lleva la estética del glam rock con los puntos de vista represivos sobre, por ejemplo, la ambigüedad sexual, que puede haber en los sectores más religiosos?

–Por suerte, Dios nos juzga por lo que hay en nuestros corazones, y no por la ropa que usamos o por cómo es nuestra apariencia. Así que creemos que, en ese sentido, el look no es importante. Aunque sí lo sea para subirse a un escenario.

–¿Qué piensan de los artistas –entre ellos, muchas bandas de metal– que en sus canciones incluyen temáticas satánicas?

–No me molesta, no es problema mío. Cada artista tiene derecho a escribir y cantar acerca de lo que quiera. Nosotros creemos en Jesús, y no aceptaría que nadie me prohibiera cantar sobre Dios; del mismo modo, no voy a prohibirle a nadie que cante sobre Satán. De todos modos, me pone muy triste ver tanto odio y tanta violencia. Dios ama, es pacífico, nos salva. Por eso me resulta tan difícil entender a los músicos que componen o cantan sobre cosas que no son positivas. Pero, aunque no esté de acuerdo, respeto el derecho a hacerlo. Yo no elijo eso. Sólo preferiría que los músicos se dieran cuenta de que hay un mejor camino.

–¿Alguna vez temieron que el mensaje de fe de sus canciones pudiera hacer que personas no religiosas se sintieran rechazadas, alejadas de su música?

–Tenemos montones de fans no cristianos, son buena parte de nuestra base de seguidores. Cuando empezamos, compartimos escenarios regularmente con bandas como Ratt o Mötley Crüe, que nada que ver con la religión. La buena música es buena música. Aspiro a que las personas religiosas se sientan cómodas en nuestros shows. Nosotros no predicamos, simplemente compartimos nuestra fe a través de las canciones. Y damos la bienvenida a todos, con amor, según nos enseña la Biblia. Alentamos a que vengan tanto los cristianos como los no cristianos. No importa en qué creas, te vas a divertir en nuestro show.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.