no

Jueves, 28 de marzo de 2013

EL TERCER ADVENIMIENTO DE HOT CHIP

“La música es nuestro evangelio”

El violero del grupo inglés que tras la separación de LCD Soundsystem se convirtió en el referente dance por excelencia habla de su nuevo disco, In Our Heads, y de la importancia de ser honestos: “Los grupos pop dicen cualquier zaraza”, denuncia.

 Por Yumber Vera Rojas

”Bien ahí por el nuevo Papa”, felicita Al Doyle, con ese exquisito humor que distingue a los ingleses, por la asunción de Francisco, apenas se pone al teléfono desde Londres. “Nos criamos en hogares católicos, pero nunca fuimos muy seguidores de la religión. Somos devotos de las canciones que hacemos; podría decirse que la música es nuestro evangelio. Nos lleva casi todo el tiempo que tenemos, así que no hay chance para ir a la iglesia. Cualquier situación extra que aparezca es in viable.”

El rubio violero y corista de Hot Chip atiende esta entrevista mientras su banda toma un descanso del ensayo en el que preparan el repertorio que presentarán en su tercer asalto a Buenos Aires. “El último show que dimos allá, en 2010, fue muy bueno. En general, en Sudamérica siempre nos fue estupendo, sobre todo en Argentina. El público es de los mejores. Además, me encanta ir porque tienen muy buenas tiendas de antigüedades. La vez anterior compré muchos libros grandes. El problema fue que tuve que cargarlos en el resto de la gira... ¡y pesaban un montón!”

Luego de la disolución de LCD Soundsystem, Hot Chip se convirtió en la banda referencial de la música dance contemporánea. ¿Cómo lo viven?

–LCD Soundsystem siempre fue una gran banda. Pero nunca tuvimos intención de hacer las cosas de una sola manera. Desde los inicios de Hot Chip, no nos sentimos obligados a seguir estilos. Creo que lo que nos hace especiales es que nos presentamos como grupo: es complicado ser muchos y tener tanta instrumentación. Ahora se ven proyectos de pibes que hacen electrónica con casi nada. De manera que estamos complacidos por cómo evolucionamos, y agradecemos y valoramos el apoyo que nos dan los fans.

Si bien en su disco One Life Stand (2010) experimentaron con el calipso, eso es lo más cerca que estuvieron musicalmente de América latina. ¿Se interesaron por algún otro ritmo de la región?

–Es muy divertido tocar calipso. Al mismo tiempo, nos gustan ritmos brasileños como el samba, al igual que la instrumentación latinoamericana y los sabores que produce. Cuando salimos de gira, queremos conocer bandas locales y comprar la música de cada país. Muchas veces, eso es inspirador.

Regresan a Buenos Aires para mostrar In Our Heads, su más reciente álbum y quizás el más orgánico. ¿Qué los animó a dar ese giro en su sonido?

–En este disco sentimos que los temas son más ricos y llegamos a eso porque quisimos crear otro tipo de cuerpo para ese espacio bailable. Pero más que orgánica, buscamos llevar adelante una propuesta llena de capas, al igual que compleja. Si escuchás el álbum varias veces, descubrirás cosas profundas en la mezcla. Nos gustan los discos que se renuevan a medida que los disfrutás. Fue deliberado. Aparte, sumamos a otros músicos para que toquen con nosotros en los recitales, como la baterista Sarah Jones. El próximo material de Hot Chip posiblemente no sea así, sino reducido a batería, bajo y guitarra. O algo por el estilo.

A pesar del semblante festivo de sus canciones, ¿por qué los tópicos que abordan sus letras, también las nuevas, a veces lindan con lo taciturno?

–Yo no las escribo. Sin embargo, ciertamente mucha gente cree que, porque la música va para arriba, son positivas. Y sucede todo lo contrario. Capaz depende del estado de ánimo. Siempre nos interesó componer temas honestos. Hablamos de lo que nos interesa, a diferencia de los grupos pop que dicen zaraza. Vamos teniendo hijos, estamos en otra, y eso se refleja en el sonido de la agrupación. Pero que no se entienda mal: no porque somos más grandes nos convertimos en aburridos. Para nada. Muchas de nuestras canciones pueden hablar de cosas estúpidas como la comida prefabricada o la ropa de moda, lo que nos lleva a pensar a veces que deberíamos hacer temas más serios o relevantes.

En sencillos como I Feel Better parecieran plantear, incluso en lo estético, la segregación del nerd. Aunque la ironía con que lo manejan le da un condimento humorístico, ¿qué importancia le dan en el fondo? Alexis Taylor, su cantante, es considerado un icono no sólo hispter, sino geek...

–Me parece genial que nos consideren nerds, pues no nos interesa la apariencia. Menos mal que somos hombres, así no les prestamos tanta importancia a la ropa o a la estética.

* Hot Chip tocará el miércoles 3 de abril en el Pepsi Music El Festival (España y Pareja). A las 19.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.