no

Jueves, 25 de abril de 2013

JULIETA Y LOS ESPíRITUS

Buscando un símbolo de paz

Desde sus 15, Julieta Brotsky le pone voz al under: pasó por Giradioses, fue una de las Ondas Martenot, cantó en Entre Ríos y tiene banda nueva.

 Por Santiago Rial Ungaro

Giulietta degli Spiriti es una emblemática película de Federico Fellini, un film surrealista estrenado en 1965 que narra la historia de una ama de casa que, dudando de la fidelidad de su marido, acude a reuniones espiritistas buscando quién sabe qué señal emocional. Desde hace un poco más de un año, Julieta y Los Espíritus es además el nombre de una simpática banda liderada por Julieta Brotsky, ex integrante de Giradioses, Ondas Martenot y Entre Ríos, instructora de Tai Chi Chuan y un buen ejemplo de lo importante que es saber irse, para después volver.

Por su aspecto adolescente y su jovialidad Julieta podría afirmar, como Bob Dylan alguna vez, que hace diez años era más vieja y que es mucho más joven ahora. Arrancó a cantar muy precozmente a mediados de los ‘90: “Los Giradioses vinieron a pedir mi mano a mi familia, porque yo tenía quince y ensayábamos en Ciudad Evita. Con ellos grabé dos discos, fue mi primera escuelita de rock”.

De los Giradioses pasó a Onda Martenot, pero la sensación era la misma: “No tenía mucha confianza interior. La década del 90 me generaba vacío. Con las chicas de Ondas Martenot –luego en Coco– éramos medio unas niñas mimadas de la escena: habíamos arrancado haciendo conciertos telefónicos que dejábamos en los contestadores pero al final terminamos haciendo un disco producido por los Estupendo y tocando con Babasónicos. Era lindo, sí, pero no tenía ninguna certeza: tenía que estar sola y buscar dentro mío. Sabía que había otro mundo que se estaba abriendo”.

Entre la Julieta cool y lánguida de entonces y la elegante hechicera que ahora se apropia de Cosas mías de Miguel Abuelo, se pinta la cara y prende incienso en escena, hubo una metamorfosis: “Me ayudó mucho Rob Conlazo (ex Reynols, artista plástico). Para mí fue un maestro. De hecho, empecé a improvisar y a hacer Tai Chi gracias a él, cuando me contó que Lou Reed también hacía Tai Chi y que le había cambiado su concepción de la música”, dice Julieta. Y menciona a Liu Ming, su joven y sabio maestro.

Y aunque comenta que volvió al ruedo cuando la invitaron a cantar en Entre Ríos (con los que en 2011 grabó Era, último disco de la banda), lo que la movilizó realmente y permitió que todo esos fragmentos de canciones que componía en bicicleta se convirtieran en temas fue la muerte de una amiga cercana, Marina: “Estaba grabando un disco y solamente le quedaban las voces sin grabar. Eso me tocó en una fibra muy profunda”.

En apenas un mes en encontró a Los Espíritus: Nico Porta en guitarra, Luciano Lasca en bajo y Samo en batería. La rompen. Y July, la ex niña caprichosa e insegura, ahora no lo duda: “Por primera vez en mi vida soy mi propia fan. Y como los temas son bastante bailables me gusta bajar del escenario y escucharlos desde abajo. Son la banda que siempre soñé”.

* Julieta y Los Espíritus tocará el martes 30 en el quinto aniversario de Undertones en Niceto Club (Niceto Vega 5510). Desde las 22 con Mompox, Krmpck y Cisco, entre otros.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.