no

Jueves, 20 de marzo de 2014

ROCKEA CAMP, COMO EN LOS SIMPSON

Escuela de rock

Corvata, Tano Marciello, Ale Kurz, Leo de Cecco y Cristian Aldana dieron charlas y clínicas en el Delta.

 Por Lucas Kuperman

¿Qué fanático de Los Simpson no pensó en acceder a un campamento de rock donde fuera recibido por Mick Jagger y Keith Richards, y que músicos de la talla de Tom Petty, Lenny Kravitz, Brian Setzer y Elvis Costello (aunque ofrezca el bajo, sin mucha aceptación, como a Homero y compañía) den las mejores clínicas? Más allá de la imposibilidad de que eso ocurra, ocurrió el fin de semana una notable iniciativa. Así como a una pyme se le da un crédito, el Grupo Provincia apostó por esas pymes más pequeñas que, en este caso, son las bandas de rock. Mediante un concurso llevado a cabo por segundo año, Rockea BA busca promover e incentivar la actividad artística en los jóvenes. Seis de las bandas más votadas del año participaron del Rockea Camp en el Delta del Tigre: dos días de capacitación con músicos, managers y productores que dieron tips para llevar adelante una banda.

Los chicos de Rompecabezas Trío, Mal de Sambita, C-1, Como Títeres, Demacrados y Unleashed Lion accedieron a clínicas de batería con Leo De Cecco, de Attaque 77; de guitarra con Diego Mizrahi; de management, de shows en vivo, ensayos y afinación, de derechos de autor y cómo organizar una banda por Cristian Aldana; una brillante charla de María Peluffo sobre prensa y difusión seguida de una a dúo entre Corvata y Ale Kurz (de Carajo y El Bordo, respectivamente); y un cierre a cargo del Tano Marciello, que con su dialéctica tangible de barrio porteño (contó que más de una vez su viejo le dio “una patada en el culo” por quedarse tocando con amigos) llenó de data a los chicos, que escuchaban atentos y hasta le alcanzaron una viola al guitarrista de Almafuerte para que la descosiera.

Si bien en principio la idea de la charla de Corvata era una de clínica de bajo (“Como no conocía bien de qué se trataba, me hice machetes sobre el instrumento y aprendí un montón sobre su historia”, admitió), terminó hablando sobre cuestiones importantes a la hora de llevar a cabo un proyecto: “La propuesta me pareció muy buena. Si a los 15 años, músicos mayores me hubieran contado distintas cosas, habría sido muy interesante. Lo lindo que se llevan es saber que nosotros, que supuestamente somos ‘bandas grandes’ y ‘llegamos’, lidiamos con las mismas cosas, o más, que cuando empezamos”, comenta. El cantante de Carajo bajó conceptos como la importancia del estudio, herramienta principal y siempre necesaria, o de grabar los ensayos para escuchar lo que a uno no le gusta; hizo hincapié en que “el ser humano no está preparado para la idolatría”, y que hay que tratar de mantener la misma visión y las ganas de cuando se empieza; y por ejemplo comentó que ir a fuentes como Beatles, Zeppelin o Floyd, donde se escuchan canciones hasta con errores, ayuda a entender lo que se hizo después.

Kurz también dejó consejos interesantes, principalmente sobre el rol del cantante: “La voz es el instrumento más difícil de cuidar; y hay que estudiar para cantar de forma correcta y cómoda”. A su vez explicó que hay que perder el miedo al ridículo para calentar la voz, y dijo entre risas que Chizzo, de La Renga, le enseñó “la posición del león” (arrodillarse gesticulando todo lo posible), que ayuda a relajar los músculos de la cara para lograr una fonética adecuada. Pero también alertó sobre los cuidados que tiene que tener un músico, ya que tuvo una lesión jugando al fútbol y estuvo cerca de no poder volver a tocar. Después de un asado despedida, Zulú, la banda ganadora de la edición anterior de Rockea BA, tocó algunas canciones a modo de jam session. ¡Vamos, vamos los pibes!

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared