no

Jueves, 14 de agosto de 2014

ROBIN WILLIAMS POR SIEMPRE

Mr Chispa

Actor único, personaje maravilloso, capo del humor, niñera, alien y robot.

 Por Lucas Kuperman

Al cierre de esta edición, hacía apenas unas horas que un astro del cine había subido la escalera al cielo a unos –en él todavía– jóvenes 63 años. Robin Williams, el gordito mofletudo de nariz colorada que te hizo reír, enternecerte y emocionarte hasta las lágrimas, dejó un mundo bastante denso para las almas sensibles. Se habla de un posible suicidio por asfixia, pero eso no es lo que convoca. Para los sub 30, Robin fue un maestro de la risa, el humor y el drama: de sus comienzos en el stand up y el programa Saturday Night Live, junto a John Belushi, Dan Ackroyd y Chevy Chase, hasta su última sitcom, The Crazy Ones, junto a Sarah Michelle Gellar (sí, Buffy, la cazavampiros), pasaron casi cuatro décadas. En el medio, gozadas por chicos y grandes, su debut en Popeye, la genial peli de rinocerontes, monos, cazadores medio limados y juegos mágicos Jumanji, la tan abrazable señora Doubtfire en Papá por siempre, el eterno niño Peter Pan en Hook.

Y eso tan sólo en lo que refiere a comedias. La versatilidad de un genial y a veces conflictuado actor le permitió romperla en La Sociedad de los Poetas Muertos, Buenos días, Vietnam y El Hombre Bicentenario, o en dramones increíbles como la historia real de (Hunter) Patch Adams (donde además hacía su presentación ante el público masivo la otra gran pérdida esencial del cine en este año, Philip Seymour Hoffman), la excelente Despertares, la tenebrosamente controversial Retratos de una obsesión. Y hasta se dio el gusto de trabajar con Monty Python en Las aventuras del Barón Munchausen.

Además de ser un actor eximio, prestó su payasesca voz a personajes tan queridos como el genio de Aladín, se reconoció gran fanático de la saga Zelda (de hecho, así nombró su hija) e incluso apareció en un capítulo de Padre de familia, donde todo el pueblo se convertía en él. Y, como si fuera poco, da unas impecables clases de stand up en Weapons of Self Destruction.

Más allá del curioso dato de que sólo recibió un Oscar por actor de reparto en la peli En busca del destino, Robin Williams se erigió no solamente en un actor único sino en un personaje maravilloso. “La vida sólo te da una pequeña chispa de locura. No debes perderla”, recomendó alguna vez. Habrá que hacerle caso. Chapeau, maestro. Buen viaje.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.