no

Jueves, 23 de octubre de 2014

MELIAN Y EL AUGE POST-HARDCORE

ANTIPLASTICO

 Por Mario Yannoulas

Esa mezcla de distorsión con melodía azucarada en función emo hace hoy del post-hardcore un género de tracción en el under porteño. Vale el caso de Melian, que actualmente cierra detalles de su tercer disco. Según el bajista Nacho De Tommaso, resume con madurez a los anteriores: “Vemos la madurez como el intento por hacer discos cada vez mejores, no como envejecimiento o estancamiento. Por eso no queremos encasillarnos en ningún género. Si mañana hacemos un tema más pesado o más pop, estaría buenísimo que no nos vieran como la banda post-hardcore que se vendió. Cuando uno escucha otra música y tiene distintas influencias, las quiere implementar”.

Epitafios fue producido por Javier Casas, a esta altura el gurú local del estilo. “No buscamos algo en particular, sí sonar lo mejor posible dentro de nuestra esencia –explica Nacho–. La idea es que tenga fuerza, quizá suene más rockero, pero al estilo Melian.” Sin embargo, hay mecanismos que a esta altura son bandera: “Afinaciones bajas, juegos de voces limpias y sucias. No va a ser algo pop, ni jazzero”.

Un elemento inherente al auge del género –más que nada entre los sub-20– es el rol distributivo y comunicativo de las redes sociales virtuales, cuyas pantallas no sólo documentan estadísticamente la crecida de bandas como Melian sino que sirven, en términos de ellos mismos, como suplemento perfecto del boca en boca. “Nos gusta mucho interactuar con la gente, sea a la salida de un show o charlando un rato por Facebook. Las redes sociales también ayudan a construir un público distinto, porque suman gente que jamás te hubiera escuchado”, lanza Nacho. Para registrar esa base de seguidores, este sábado grabarán un DVD en el Teatro Vorterix.

Hace poco dijeron que, con excepción de bandas como Shaila, el hardcore melódico había muerto, y que de alguna manera el post-hardcore había tomado su lugar, ¿cómo ven eso?

–No sé. Además de Shaila, que te explota Vorterix, hay otras bandas que siguen su camino. Creo que los que fueron pioneros y tocaron la cumbre van a seguir. Supongo que si el post-hardcore se hizo más fuerte en estos años y tiene más convocatoria, es por ese vacío que dejaron algunas bandas. Shaila toca una o dos veces al año, entonces mientras tanto esos pibes no tenían adonde ir. Empezaron a escuchar otras bandas, vieron un circuito copado que más o menos tiraba para el mismo lado, les llamó la atención y apostaron.

¿Y qué ofrece el estilo para cautivarlos?

–Hay muchos factores. Desde las letras hasta las melos, pasando por la forma de vestirse. Otra gente se suma sólo porque es moda, y eso pasa con muchas bandas. Algunos ven al post-hardcore como algo real en contraposición a lo plástico, como pueden ser el pop o la electrónica.

Sábado 25 en Teatro Vorterix, Federico Lacroze 3455. A las 18.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.