no

Jueves, 23 de octubre de 2014

PABLI STEIN EXPONE EN ENSô

TE ROBARE UN COLOR

 Por Santiago Rial Ungaro

Ensô es un ideograma japonés que significa círculo, a veces relacionado con el budismo zen y con la caligrafía. Dicen que el Ensô (nada que ver con Francescoli, ni con Ferrari, aunque quizás un poco sí) simboliza la iluminación, l a elegancia, el Universo y el vacío primordial. Ensô es también el nombre de una nueva galería de artes plásticas que ha decidido darle al joven Pabli Stein, de 27 años, una primera muestra que tiene algo de manifiesto.

De tamaños grandes (de 2x1,3 y de 2x2,6 metros), las 16 obras que componen la serie La otra luz se expanden incluso desde los vidrieras de la galería hacia la calle. Con sus enigmáticas efigies de mujeres salidas de revistas de moda con rostros velados, los collages de Stein se valen de lo figurativo y lo abstracto en obras inspiradas quizás en iconos paganos, pero de una belleza universal. La otra luz, con sus fragmentos de mujeres a las que nunca se puede ver de cuerpo entero, “podría haberse llamado La otra mujer”, dice Stein.

La mujer misma parece por momentos una textura primordial, subyugada por las explosiones cromáticas que genera su propio magnetismo expansivo. “Soy de recortar todo el tiempo imágenes, a veces de mujeres, fragmentos de texturas o retazos de tela. Siempre voy armando imágenes con recortes, tapando y ocultando cosas”, cuenta. No es que Stein monta un rompecabezas con piezas construidas por él. Es un bricoleur: “Lo importante es lo que te sucede a vos cuando estás frente a la obra. Creo que las palabras a veces toman mucho protagonismo y la imagen después destruye todas las palabras. Yo busco que la contemplación de las obras destruya cualquier sentido. La gente que vio la muestra me dijo desde ‘pintaste mis problemas’, hasta ‘ésa soy yo rompiendo un espejo’. Una persona me dijo que quedó atrapada en la luz de las obras de abajo”.

En efecto, abajo, con la sala casi en penumbras, la luz parece salir de las obras: “Es una luz que sale de la oscuridad. Los colores que ves como negros están hechos con muchos violetas. Me gusta preparar mis propios colores y me tomo muchísimo tiempo en eso. Me anoto cómo los armé, me pinto el color al lado y le pongo un número”, dice. Y brinda otro secreto: “Muchas de las imágenes que uso provienen del diseño de moda, de los lugares donde se señala la belleza hoy en día. Si ves un catálogo de moda de Runway, no ves mujeres: ves objetos. Seres que cumplen cierta norma de peso, edad, estatura, forma y cara. A mí todo eso me nutre y me seduce, pero a la vez creo que hay que reformularlo”.

De lunes a viernes de 11 a 20 y sábados de 10.30 a 13.30 en Ensô, Arenales 1199.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.