no

Jueves, 9 de abril de 2015

BITACORAS DE MUSICOS ARGENTINOS EN ESTADOS UNIDOS Y MEXICO

Hacer la Norteamérica

Agosto fue al SXSW y aprovechó para meter 14 fechas en un mes. Bonson Berner vive y toca un mes acá, un mes en Los Angeles. Carnavale di Vendetta compró una camioneta para hacer 50 shows en México. Y Surfistas del Sistema hace dieta mientras toca por tierra azteca.

 Por José Totah

CARNAVALE DI VENDETTA: A través del huracán

“La epidemia del baile” es el nombre de la tercera gira que Carnavale di Vendetta está haciendo por México. Venían de estar siete meses allá en 2012 y medio año más entre 2013 y 2014. En esta tournée, ya llevan 30 días en suelo azteca, con más de 20 shows encima, de los 50 que planean hacer en total. En un alto de la ruta, le cuentan al NO que “en México las cosas son muy diferentes que en la Argentina”. Y explican: “Acá se cobra por tocar. Aunque es cierto que el gasto inicial fue grande, porque tuvimos que comprar una camioneta para transportarnos. La primera gira fue en una casa rodante y vivíamos todos ahí. En la segunda, compramos o alquilamos vehículos más chicos y nos prestaban casas donde parar. Como ya vinimos un par de veces, hicimos un montón de amigos que siempre nos dan una mano”.

¿Se puede autogestionar una gira y empatar con los gastos o incluso ganar algo de plata por encima de los pasajes y el alojamiento?

–Depende de qué tipo de gira uno quiera hacer, dónde quiera parar y en qué lugares quiera tocar. Estamos convencidos de que se pueden costear los gastos, como base. Luego queda moverte para conseguir shows, notas y cualquier situación que ayude a difundir la banda. Si bien es importante el tema monetario, la realidad es que estamos siempre en la búsqueda de un show, más por el show mismo que por el rédito económico. Si pudiéramos, tocaríamos todos los días de la semana. La primera vez que vinimos casi nos fuimos hechos; la segunda, logramos pagar los pasajes y esta vez todavía no sabemos cómo va a terminar. Hacer más de sesenta shows en cada gira es la verdadera ganancia. Al ser una banda independiente, todo cuesta un poco más, pero preferimos tomar este camino.

¿Qué fue lo más extraño que les pasó en sus viajes a México?

–Siempre sucede una infinidad de situaciones totalmente bizarras y hasta tragicómicas. Recorrimos México en una casa rodante que se fundió y tuvimos que arreglarla para poder seguir la gira. Atravesamos un huracán en Puerto Escondido, que fue muy, muy fuerte. La experiencia de tocar en el Vive Latino es una anécdota en sí misma: pura felicidad y un gran show.

BONSON BERNER: El artytecto

A Lisandro “Pato” Aloi le iba muy bien como arquitecto en Buenos Aires pero parece que, en el fondo, se aburría un poco. “No estaba empujando mi lado arty”, dice. En 2009 armó las valijas para estudiar producción musical en Los Angeles y nunca terminó de volver. Se metía en los estudios a la medianoche y grababa canciones, hasta terminar molido a las seis de la mañana.

Con su proyecto Bonson Berner, que acá definen como indie-rock y en Estados Unidos como latin post-punk, sacó primero Indie, reeditado como Passport. “Le quisimos poner Cómo puedo ser un inmigrante si estoy en mi planeta, pero no pasó el filtro” de la discográfica, dice. Y ahora está haciendo rodar Reflection, su nuevo álbum, más oscuro, con influencias de Depeche Mode, Joy Division, Iggy Pop, Mark Lanegan, Air y Manu Chao.

Aloi pasa un mes en Buenos Aires y otro en Los Angeles. “Tengo mi estudio de arquitectura acá y toco allá. Ahora me voy a visitar una obra que estamos haciendo y a la noche tomo el vuelo a L.A.”, explica. En lo musical, tiene una sociedad creativa con el productor argentino Guillermo Porro, que pasa tres meses por año en Estados Unidos grabando y tocando con él.

Así pasaron por escenarios tradicionales de Los Angeles como el Roxy y el House of Blues, aunque Aloi dice sentirse más cómodo en el circuito indie que en las vidrieras para turistas: “Hay una movida independiente muy fuerte en zonas de la ciudad como Silverlake y Ecopark”, explica el músico, que dirige los videos, diseña el arte de los discos y viaja por el mundo con la chapa de arquitecto y fotógrafo.

Para presentar Reflection, los Bonson Berner alquilaron un galpón y pusieron a Beto Cuevas, el cantante de La Ley (que es hermano de Diego, que toca los sintetizadores, y amigo de la banda), a dibujar en vivo durante el recital. “Acá valoran mucho que te subas a un escenario y compartas lo que hacés”, dice sobre el público angelino, mientras su discográfica fogonea una gira que pronto lo llevará a Nueva York y San Francisco.

AGOSTO: Norte by Southwest

l“No tenemos a cien personas laburando para la banda. Lo nuestro es bien indie: sentarse y tener la caradurez de escribir a festivales y boliches hasta que alguien conteste”, jura Franco Rodrigues, cantante y guitarrista de Agosto, el clan indie-pop formado en 2005 en Chubut, que viene de aterrizar en Buenos Aires después de una gira de un mes por Estados Unidos.

A mediados de 2014 mandaron su material al South by Southwest (SXSW), el imnportantísimo festival de música y cine independiente que se hace todos los años en Austin, Texas. Y en octubre les avisaron que habían sido seleccionados para la edición 2015. Les pagaban un porcentaje del alojamiento y comida, pero no los aéreos. Igual, los amortizaron: “Cuando supimos que íbamos al SXSW empezamos a escribir a todos lados para tocar en donde fuera”, explica Rodrigues.

Una vez en Austin, le sacaron todo el jugo al festival. Tocaron dos días y el resto del tiempo fueron a charlas del estilo “Cómo posicionar tu video” o “Cómo hacer que tu banda se maneje sin manager”. “También vimos a bandas muy grossas, como The Zombies, de la que yo soy muy fanático, y conocimos a los productores de Justin Timberlake”, cuenta el cantante. Su tercer disco se llama Podríamos y fue publicado por el sello digital Twitin Records (fundado y curado por el músico y productor Tweety González), e incluye dos canciones en inglés: Let’s Keep on Fighting y Still Here.

Después de seis días en SXSW, armaron la gira a medida que iban pegando contactos (otra vez escribir y escribir). Terminaron pasando un mes entero en la ruta, con 14 fechas en ciudades como Nueva York, Nueva Jersey, Houston y Dallas. “La mayoría de los lugares nos pagaron, así que casi pudimos empatar lo que nos costaron los pasajes”, dice. El año pasado habían armado la misma movida para ir a Europa, en un plan más acústico y con pistas. “Sobre todo en Francia y España hay mucha movida indie para tocar”, avisa Rodrigues.

* Jueves 16 en Espacio 37, El Salvador 4607. A las 21.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Cecilia Salas
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared