no

Jueves, 23 de junio de 2016

ANDANDO DESCALZO NO SE AMPOLLA

Sin cadenas sobre los pies

Latinos y rockeros, los de Mataderos celebran 20 años con DVD en vivo y giran el país.

Hubo un tiempo que fue hermoso y en el barrio cantaban los pajaritos, los rolingas correteaban con sus flequillos al viento y las bandas de rocanrol zapaban en la calle o en cualquier boliche con enchufe de tres patas. Estaban las minitash, la birra y, como siempre, la yuta. “Vieja, hoy no sé a qué hora vuelvo de ensayar, dejame algo a calentar, ya tenemos siete temas. Creo que en un mes tocamos por primera vez, quiero que estés, que puedas ver en qué invierto tanto esfuerzo”, dice la letra de Mi arte, del cuarto disco de Andando Descalzo. Otra, Simplemente, de su último disco de estudio, escrita por el percusionista Maxi Suppa, habla de la esquina Corvalán, en Mataderos, porque ahí se juntaban siempre a tocar a fin de año. “Después la gente se quedaba bailando con las calles cortadas”, recuerda Juani Rodríguez, cantante de este grupo que ya tiene dos décadas.

No hay tanta añoranza de esa entidad difusa que era “el barrio” hace 20 años, pero sí melancolía. A la pregunta de si Andando Descalzo es sobreviviente del rock barrial de mediados de los ‘90, Juani contesta a medias: “Sí y no. Formábamos parte de la esquina, parábamos ahí y hacíamos cosas que estaban buenas para los vecinos. Trajimos a Karamelo Santo para un Día del Niño que organizamos hace 15 años...”. Pero, en verdad, la banda arrancó en serio cuando el punto de encuentro pasó a ser la sala de ensayo, donde coincidían todos los días a la salida del colegio. “Después fuimos padres y juntarse a ensayar no volvió a ser tan fácil”, bromea el vocalista, que hace unas semanas fue papá por segunda vez.

De todos modos, por más que Andando Descalzo tenga ese origen de rock barrial, no es el género que define su música. Tal vez el disco que más los represente sea La quinta armonía (2010), porque se siente cómo el latinaje avanza sobre el rock, con vientos muy presentes, percusión y teclados a contratiempo que empoderan el ska. “Siempre fuimos muy Madness”, define Rodríguez.

El color local está muy presente en este grupo que durante los jueves de la temporada primavera-verano es banda estable de una tanguería en Cochabamba y Jujuy, con un repertorio “íntimo arrabalero”. En esos shows, se lookean como compadritos y tanguerizan sus temas, con rumbas y salsas incluidas. La otra versión de Andando Descalzo, la “Madness rockerizada”, es la que celebrará sus 20 años replicando su CD y DVD en vivo 20 años andando este sábado en La Trastienda, previo paso a una gira por todo el país.

* Sábado 25/6 en La Trastienda Club, Balcarce 460. A las 20.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.