no

Jueves, 4 de agosto de 2005

CUCHá, CUCHá

Cuchá, cuchá

Discos para escuchar, discos para quemar, discos para scratchar.

 Por Cristian Vitale

[email protected]

Desde que Galápagos se transformó en trío (Sepi en guitarra, Lalo en bajo y Tata en batería), es más cristalina la intención de mechar la vieja y querida costumbre de sonar setentistas con una notoria inclinación hacia el stoner-rock. Igual, el aura retro permanece. No sólo en el título del disco (1 9 7 9) sino en temas aptos para dejar pipones a barbones de pelo largo: el poderoso Rompehielos es un buen ejemplo, pero también algo de eso hay en la claroscura densidad que sobrevuela en el tema En la galaxia, el riff de matriz zeppeliniana que despunta Sepi en Tal vez de otro planeta y el rescate de Pescado Rabioso –dicen que Spinetta es fuente de inspiración infinita– que proponen en Algo se mueve. La pata stoner va por el lado del tema rotulado igual que la banda. Disco muy recomendable. www.galapagosrock.com.ar

Es paradójico que el track seis de Callejón de pocas luces, disco debut de 9Luigis, se llame No mires atrás. Tal vez algún anclaje “psicológico” exista en la letra (“No mires atrás, ya no sigas resistiendo / No mires atrás, no ves que te estás cayendo”), pero el sonido es lo más sixtie que propone el grupo nacido a fines de los ‘80. Y reciclado musicalmente las veces necesarias como para, al fin, lograr cierta madurez. Por supuesto que la retentiva no explica la totalidad: los pibes proponen variedad, prolijidad sonora y algunas gemitas que no pasarán a la historia ni mucho menos, pero ameritan cierta atención. Llaman a lo suyo rock versátil y lo justifican salteando temas de impronta piojosa (Luigi), con baladas taciturnas (A tu lado) y bellas canciones para escuchar si estás deprimido (Cosas buenas). www.9luigis.com.ar

“Dime quién es el salvaje / el porqué de esta masacre / tanta tierra hay sin dueño / por qué arrebatar lo nuestro.” Rey Caníbal (los auténticos) insisten con ponerle música a su urbana militancia pro-pueblos originarios. Ya en el disco anterior (Aborigen, 2002) testimonian una inclinación ideológica, que refrendan en su compacto reciente (Laberinto) con un tema llamado igual. Lo rescatable que puede escucharse en él, sin embargo, va por otro lado: el rockero y melodioso No necesito más, y otro sostenido por la misma esencia, aunque un tanto más inflamado: Sólo en mi mundo. El resto ni suma ni resta, sólo está.

Compartir: 

Twitter
 

 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.