no

Jueves, 15 de enero de 2009

LA HISTORIA DE LOS GAUCHOS DE ACERO

Metal precoz

 Por F.G.

Leo Montero anuncia a los chicos de Salta que son “furor en Internet” y la cámara se desplaza a unos pocos metros, al plató donde tres niños posan con sus instrumentos. Lo que se ve en el monitor transcurre en 2006, pero la historia de Los Gauchos de Acero comenzó en 1992, con el nacimiento de Emilio. Tres años después llegó Agustín y al siguiente Martín. Quizás haya tenido que ver el contacto con el teclado que Víctor, su padre, utilizaba para experimentar, o tal vez fue la musiquita narcótica del Doom I, que jugaba sin esfuerzo, pero lo cierto fue que a Emilio se le dio por la música cuando tenía apenas 8 años. Entonces comenzó a probar programas para componer en la compu y luego aprendió algunos acordes en la criolla de su padre. Pero no sería el único en demostrar tal interés: Agustín le puso el ojo a la batería y Martín, al bajo.

Por entonces, el dinero no le sobraba a la familia Jorge, pero sí el entusiasmo: el padre cambió computadora por batería y más tarde compró la Accord azul, la misma que Emilio utiliza en los primeros videos que se pueden ver en YouTube. En 2005 se enteraron de que ShowMatch probaba pibes y fueron con la madre a la audición. “Listo, ya los llamaremos”, les dijeron. Pensaban que el llamado nunca llegaría, pero una mañana sonó el teléfono: “Necesitamos más material, pero que no sea metal”, advirtieron. Por eso grabaron algo de Vox Dei y Soda Stereo... y también algo de ¡Sepultura y Iron Maiden! Pero, eso sí, fueron sumamente precavidos: Emilio advirtió que era mejor no vestir de negro en el video. “No hay que asustar a Tinelli”, les dijo a sus hermanos. ¿Y qué paso? “Fueron seleccionados, pero no van a entrar porque Marcelo se va al 13”, les dijeron.

Como sucede con tantas bandas, el proyecto se pinchó y cada cual se dedicó a lo que más le gustaba: “Martín es un fanático de los juegos y Agustín es más apuntado a los fierros, le gusta ese tema. También estar con los amigos... Yo estoy más tirado a lo que es tecnología, edición de video y masterización”, le cuenta Emilio al NO. Así, hasta octubre de 2006, cuando un amigo del barrio tuvo la idea de subir uno de los videos a Internet y papá decidió uplodearlos a todos. “Mi viejo es como un manager para nosotros. Siempre nos da su opinión y una gran mano con la organización”, indica el mayor de los tres hermanos. Pronto las visitas treparon a 7 mil, luego a 50 mil y, de un día a otro, estaban en el sitio web de Sepultura, y en las hojas de los diarios. Los pedidos para que toquen se multiplicaban y ellos no tenían ensayado ni el Arroz con leche.

Finalmente, entre tantas invitaciones, salió un viaje a Buenos Aires. Los chicos hicieron su presentación “oficial” en Antes del mediodía, conducido por Verónica Lozano y Leo Montero. “Fue un cambio muy repentino porque, que una actividad que se tiene como hobby pase a ser cotidiana, es algo muy grande. Nosotros seguimos yendo al cole y haciendo las cosas que nos gustan”, asegura el violero y cantante de Los Gauchos. También 2008 les dejó grandes satisfacciones: participaciones en una publicidad de Motorola y en un documental sobre la última gira de Iron Maiden, el podio en Talento argentino y el lanzamiento de su primer álbum, Sembrando el metal. “Siempre nos dijeron que si no poníamos el gancho, si no firmábamos contrato, no grabábamos, pero lo hicimos en casa. Ver que ahora vive es una emoción muy grande”, señala Emilio.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.