no

Jueves, 14 de mayo de 2009

Fiebre de domingo a la noche

 Por Matias Cordoba

Decenas de frases vuelven a Los Simpson la serie animada más rockera de la televisión mundial. ¿O fueron, también, aquellos inadaptados que mataban el tiempo mirando televisión desde un sofá y que se llamaban Beavies and Butthead? Los amarillos fueron constantes: veinte años ininterrumpidos demostrando que son influencia. Pero, ¿existe una influencia, una manera de componer reflejada en la familia y los personajes que deambulan por la Springfield animada? No sólo los más jóvenes imitan gestos, chistes, chascarrillos o trampas de la serie, sino también adultos que adoptan los nombres y los transforman en bandas. Así surgieron Ned Flander (así, sin s final), Nadie quiere a Milhouse, Troimaclur (la argentinización de Troy McClur), Duff, Timmy O’Tool, Don Barredora rock y Encías Sangrantes.

“Siempre estuvimos influenciados por ellos. Ahora, la banda ya tiene diez años, y seguimos teniendo la misma chispa que desde los comienzos. Somos como Los Simpson, que tienen la misma gracia que hace veinte”, responde al NO Alejandro Zagrakalis, tecladista de Encías Sangrantes, un grupo de Berisso. Y su compañero, Juan Cruz Marciani, cantante y autor de la mayoría de las letras de la banda, dispara: “El día que empezamos a tocar, vimos el capítulo donde muere Encías Sangrantes, el saxofonista, y fue algo así como tomar la posta. Me acuerdo que Lisa se quedaba con el legado. Nos gustó el nombre porque en Los Simpson Encías es el personaje más musical y se nota su formación independiente: era justo lo que estábamos haciendo nosotros. Venía del under más bastardeado, algo como lo que sucede acá”, se enorgullece.

Y sin embargo, además de compartir una filosofía, en los recitales también hacen lo suyo: “Me acuerdo que en un show imprimimos las entradas con las caras de Los Simpson. Su humor siempre nos acompaña, por eso arriba del escenario nos tomamos las cosas más en joda”, cierra Juan Cruz.

Similar es el caso de Timmy O’Tool, un grupo aguerrido, a la Jane’s Addiction y Biohazard, más electrizante que Encías Sangrantes. “Empezamos a tocar en el ‘96 y sin nombre. Entonces apareció Timmy O’Tool. Por aquellos años, Los Simpson eran una Biblia para nosotros. Luego se fueron integrantes y quedé yo solo. Y empecé a buscar gente por radios y avisos”, cuenta Andrés “Rana” Medina, el baterista. “Cuando vi el mensaje ‘Timmy O’Tool busca bajista onda Red Hot Chili Peppers y Jane’s Addiction”, me volví loco. Era tal mi fanatismo por Los Simpson que estaba por formar una banda que se iba a llamar Los Borbotones”, detalla Gastón Fosati, bajista. “Hoy, Los Simpson no son una influencia musical, pero sí para la vida. Porque cuando sos pibe y ves los capítulos, ellos te brindan una ideología, un planteo social que no te lo dan otros. Eso los hace grandes. Porque es también un producto que acaparó a todas las generaciones. Chicos, grandes, nenes, adultos, todos crecimos con ellos. A veces estamos ensayando y copiamos modismos, o saltamos con alguna frase de Homero. Creo que ‘A la grande le puse Cuca’ es una de las mejores frases de todos los tiempos”, cuenta Gastón.

Es claro: Los Simpson invadieron generaciones enteras con sus ocurrencias y su manera de ver la sociedad. Fernando Báez, cantante de Don Barredora, una nueva banda de rock barrial, acaba de publicar su primer disco La semilla explosiva y que lo presentaron en ¡Cocodrilo!: “Para muchas generaciones, y para la nuestra todavía más, son como el clima, ayuda a generar conversaciones. Son la vida, porque nos la pasamos mirándolos por la televisión y es una fiesta. El humor es impresionante y es importantísimo para la banda. El grupo tiene el humor de Homero, por eso elegimos el nombre”.

Y si verlos por televisión es una fiesta, ¿cómo se traslada esa celebración al escenario? “Queremos que la gente se cope con la banda, no queremos pasarla bien nosotros solos”, dice el cantante, que tiene tatuado a Homero debajo del pecho. “Siempre metemos los latiguillos, las frases hechas de la serie”, cuenta entre risas.

Tedy, saxofonista de Don Barredora, vestido con una remera de la cerveza Duff hace la diferencia con Beavies and Butthead: “La gran diferencia es que Los Simpson meten diferentes temas sociales, y ahí, dentro de todo eso que te dan, está el rock. Ahí salieron The White Stripes, Sting, The Who, Ramones, y eso, para los pibes que los ven, es una enseñanza enorme. Atrapan gente de distintas clases sociales, es algo que no se logra fácilmente. ¿Qué serie animada puede unir a varias generaciones en un televisor? No hay muchas”, cierra.

Hay otros, mayores de treinta, que son los integrantes de Troimaclur, una banda de funk de San Fernando, que también predican el amor a Springfield. Juan Ortega, el cantante, dice: “Nos juntábamos siempre a tocar unos temas, hace diez años. Me acuerdo bien de ese día, estuvimos viendo Los Simpson toda la tarde, y habíamos terminado de tocar, y como estaba Troy McClure, le pusimos a la banda ese nombre, pero con la intención de cambiarlo. Sin embargo, quedó y ahora lo bancamos. Troy McClure es el fantoche, el chanta, el mentiroso. Nos gustaba eso del personaje, porque en ese momento acá en Argentina había muchos chantas. Pero lo que sí puedo decir es que ahora, después de tantos años de estar tocando, a Troy McClure lo relaciono más con la banda, con nuestro sonido funk, que con Los Simpson”, confiesa. Ouch.

Compartir: 

Twitter
 

DON BARREDORA ROCK
Imagen: Cecilia Salas
SUBNOTAS
  • Fiebre de domingo a la noche
    Por Matias Cordoba
 
NO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.